13 de junio 2024
Dólar
Compra 38,05 Venta 40,45
26 de enero 2023 - 5:04hs

El ejército ucraniano admitió este miércoles que la ciudad de Soledar, tras duros combates, cayó en manos de tropas rusas y las milicias del Donbás. Mientras Kiev mantenía silencio desde hace dos semanas, Moscú había afirmado que esa ciudad del este ucraniano estaba en su poder.

“Después de meses de duros combates, las Fuerzas Armadas de Ucrania abandonaron esa ciudad para retirarse a otras posiciones”, publicó la agencia AFP este domingo reproduciendo lo dicho por el portavoz militar ucraniano para la zona este Sergi Tcherevati.

El vocero de Kiev, sin embargo, no precisó cuándo se produjo la retirada. “Nuestras fuerzas cumplieron su tarea principal: no permitir que el enemigo pudiera irrumpir sistemáticamente en dirección a Donetsk”. Tcherevati reconoció este retroceso por la cadena estatal de su país y agregó que las tropas ucranianas se encuentran en la periferia de la ciudad.

Más noticias

Tanto el ministerio de Defensa de Rusia como el Grupo Wagner, que opera bajo la órbita de Moscú, habían anunciado la toma de Soledar el 11 de enero. El control de esa ciudad, que forma parte del Oblast de Donetsk, en la República del Donbás, tiene especial importancia porque se trata de la retaguardia que el ejército ruso necesitaba para avanzar sobre Bajmut.

Soledar quedó reducida a una ciudad fantasma. Con 11.000 habitantes antes de la guerra, la mayoría de ellos fueron evacuados y la electricidad estuvo cortada mientras se disputaban combates muy cruentos.

La batalla por Bajmut, tanto para Kiev como para Moscú, es posiblemente la batalla más cruenta desde que se inició la guerra hace 11 meses. Ambos bandos tuvieron bajas importantes desde que hace al menos tres meses se libran batallas por el control de esa ciudad.

Los efectivos rusos ingresaron por el flanco norte y, según los jefes de las tropas Wagner, un grupo de élite que funciona como ejército privado contratado por Moscú, Bajmut ya está en manos rusas. El grupo Wagner fue el que tomó parte decisiva en la batalla por Soledar.

Según Kiev, sus tropas tienen una línea defensiva que conecta Soledar con Bajmut y a su vez con la ciudad de Sloviansk, una ciudad que está a 45 kilómetros de Bajmut hacia el noroeste y en la cual también hay intensos combates. Hasta el momento, el Ministerio de Defensa ucraniano no confirmó que Bajmut haya caído en manos rusas.

Por el contrario, afirman que la retirada de Soledar se realizó de forma “controlada, sin cerco ni captura masiva de nuestros soldados”, según el portavoz militar. Tcherevati también afirmó que no hubo “fuga” de militares ucranios y que las tropas “infligieron grandes bajas” a los rusos.

Desde el bando ruso afirmaron este miércoles que sus tropas avanzaron en el frente de Bajmut, citando la captura de Soledar como factor determinante.

La CNN informó este martes que cada vez hay más presión desde Washington sobre Kiev para que finalice su defensa de Bajmut, porque, pese a que está provocando un enorme agotamiento de la fuerza Wagner, también está diezmando los recursos ucranianos en un enclave que, si se pierde, no supone un cambio significativo en la guerra.

El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Ucranias, Valeri Zaluzhni, por el contrario, dijo que cada kilómetro que se pierde, luego cuesta más recuperarlo.

El administrador pro ruso de Bajmut, Denís Pushilin, reconoció que todavía hay fuertes enfrentamientos pero con avance de los efectivos rusos.

"En Artiómovsk (nombre ruso de Bajmut) continúan enfrentamientos bastante fuertes. Las unidades rusas, en particular Wagner, avanzan", aseveró, al indicar que "en algunos lugares se combate en las afueras, en otros, en los barrios que hasta hace poco estaban bajo control enemigo", afirmó Pushilin en un mensaje por redes sociales.

Según Pushilin, las fuerzas rusas buscan ahora cortar las rutas de suministro de las tropas ucranianas en esta ciudad y cercarlas. A su vez, abriría el camino del Ejército ruso a Sloviansk y Kramatorsk, los principales bastiones ucranianos en el este del país.

Respecto del envío de los tanques alemanes Leopard 2 y los estadounidenses Abrams, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que esos blindados "arderán" si son entregados a Ucrania.

Occidente "sobrestima el potencial que los tanques podrían darle al Ejército ucraniano", declaró Peskov. "Esos tanques arderán, al igual que todos los demás. Son demasiado caros", enfatizó. Advirtió, en este escenario de recrudecimiento de los combates y del abastecimiento de material bélico a Ucrania, que “no hay perspectivas de distensión".

A su vez, el miércoles, el embajador ruso en los Estados Unidos, Anatoli Antonov, dijo que la entrega de tanques es “una burda provocación contra Rusia” y agregó que "justificarlo con argumentos de armas defensivas ya no será posible".

La guerra ya ingresa en el mes doce y no hay cifras de bajas provistas por ninguno de los dos bandos. El domingo, en declaraciones a la televisora noruega TV2, el jefe de Estado mayor noruego, Eirik Kristoffersen, dio las estimaciones que manejan los mandos militares en ese país: "Las pérdidas rusas se acercan a 180.000 soldados muertos o heridos".

A su vez, dijo que serían 100.000 las bajas del lado ucraniano entre muertos y heridos, además de 30.000 civiles fallecidos.

Temas:

Ucrania Guerra en Ucrania ejército ucraniano Soledar} Rusia

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos