Economía y Empresas > INVERSIÓN

El exestratega de Trump que apuesta fuerte al bitcóin

Steve Bannon confía en que las criptomonedas puedan perturbar la banca tal como lo hizo el presidente con la política de EEUU

Tiempo de lectura: -'

16 de junio de 2018 a las 05:00

Por Jeremy W. Peters y Nathaniel Popper
New York Times News Service

A diez meses de que lo despidieran de su trabajo como principal estratega del presidente Donald Trump y a cinco de su salida del sitio de noticias archiconservador Breitbart News, Steve Bannon está apostando a que el bitcóin y otras criptomonedas puedan perturbar la banca tal como lo hizo Trump con la política estadounidense.

Bannon no revelará mucho sobre sus planes con las criptomonedas: le preocupa que la controversia que conlleva su nombre pueda tener un mal impacto en los proyectos que apenas están levantando el vuelo.

Sin embargo, ha sostenido reuniones privadas con inversionistas de criptomonedas y fondos de cobertura donde ha discutido trabajar en las llamadas ofertas iniciales de monedas (OIM) por medio de su negocio de inversiones, Bannon & Co. Además, en su primera entrevista sobre este asunto, Bannon señaló que tendía una "buena participación" en el bitcóin.

Esta primavera, en una pequeña reunión de académicos de la Universidad de Harvard, Bannon incluso sugirió la posibilidad de crear una nueva moneda virtual, la "moneda deplorables". El nombre es un guiño a la descripción que hizo Hillary Clinton de los seguidores de Trump: "una cesta de deplorables".

El trabajo de Bannon en el entorno de las monedas virtuales sigue en sus primeras fases. No obstante, ha expresado interés en ayudar a los emprendedores e incluso a los países que busquen crear sus propias monedas virtuales... en general fuera de Estados Unidos.

Interés de todo tipo y color

En los últimos años, el mundo poco convencional de las criptomonedas ha llamado intereses de todos tipos, desde narcotraficantes y artistas del engaño hasta las empresas más grandes de Silicon Valley y las instituciones más formales de Wall Street.

No sorprende que Bannon, de 64 años, haya elegido planear su reaparición desde esta plataforma. Las criptomonedas tienen muchas de las características que lo llevaron a la política del Tea Party: rompen las viejas reglas, existen en la periferia y son un peligro para las figuras y las instituciones poderosas que han estado a cargo desde hace mucho tiempo.

"Es un populismo disruptivo", comentó Bannon en la entrevista que dio en su mansión de Capitol Hill en Washington. "Es una forma de recuperar el control de las manos de las autoridades centrales. Es revolucionario".

No quiso tocar el tema de un posible regreso a la política. Aún sigue demasiado fresca su ruptura conflictiva con la Casa Blanca por las críticas que hizo de algunos colegas y Donald Trump Jr. en el libro "Fire and Fury" de Michael Wolf. Sin embargo, sí percibe un componente político en la moneda virtual.

"Me pareció muy evidente que, si no tienes al menos un poco de control sobre tu moneda, todos estos movimientos políticos estarán en deuda con quien la controle", comentó Bannon.

Su visión de la moneda virtual tiene elementos de su ideología poco ortodoxa. Suena como un libertario declarado que quiere al gobierno fuera de su vida y a la vez como un progresista que quiere que se responsabilice a Wall Street al insistir en que las monedas virtuales pueden ayudar a los ciudadanos a tomar el poder de los bancos centrales que "corrompen tu moneda" y hacer que los ciudadanos sean "esclavos de las deudas".

Su objetivo de crear nuevas monedas digitales, las cuales suelen ofrecerse por medio de ofertas iniciales de monedas, lo colocan de lleno en la parte más provocadora y más llena de estafas del negocio de las criptomonedas.

Hay nuevas empresas que han recaudado miles de millones de dólares por medio de estas OIM, las cuales les permiten evitar a los reguladores y otros intermediarios para llegar de manera directa hasta los inversionistas. Esto también ha producido muchas estafas, y las autoridades de todo el mundo están comenzando a tomar medidas enérgicas.

La participación de Bannon en las criptomonedas ha causado sorpresa entre la gente que intenta mover el negocio hacia un espacio más convencional. Temen que Bannon consolide la reputación que tiene la tecnología de ser un juguete de elementos periféricos.

"Parece casi como una progresión natural que un hombre que obtuvo notoriedad por desenterrar conspiraciones infundadas ahora embauque a un público inversionista poco sofisticado en una tecnología e instrumentos financieros complejos", comentó Colin Platt, un investigador y asesor de criptomonedas.

Los bitcoines se almacenan y se mueven en una red global de computadoras que permite que el sistema trabaje sin depender de una autoridad central. Esta falta de supervisión ha hecho que el bitcóin sea uno de los métodos de pago favoritos de los mercados de drogas en línea y de los esquemas de cibersecuestro de datos.

Popularidad en auge

El bitcóin ha sido popular entre las comunidades de extrema derecha y nacionalistas porque les ha brindado una manera de recibir donaciones en línea y evadir restricciones que les pusieron los bancos y las empresas de pagos. El año pasado, PayPal y Apple Pay, por ejemplo, cerraron las cuentas de algunos grupos de derecha.

bitcoin

Las criptomonedas también están generando un interés más convencional. Hace poco tiempo, Goldman Sachs, donde Bannon trabajó en la década de 1980, señaló que estaba creando una operación comercial con bitcoines. La empresa matriz de la Bolsa de Valores de Nueva York está en busca de crear una bolsa para las monedas digitales. Y Facebook ha puesto a algunos de sus altos ejecutivos en un proyecto que explora el uso de la tecnología.

Por lo general, estas grandes empresas intentan sacar la tecnología de sus raíces políticas radicales. Sin embargo, Bannon guarda la esperanza de acoger esas raíces. "El control de la moneda es el control de todo", comentó.

Timothy Lewis, un administrador de fondos de cobertura que se reunió el mes pasado con Bannon para conversar sobre las criptomonedas, afirmó que estaba impresionado con el grado en el que Bannon había indagado los detalles de la tecnología y los desafíos que enfrenta.

"No sabía qué esperar, pero es evidente que ha hecho su tarea", comentó Lewis, quien es cofundador del fondo de cobertura Ikigai, el cual invierte en proyectos de criptomonedas. Lewis mencionó que habían platicado sobre las leyes que gobiernan las nuevas criptomonedas y respecto de algunas ofertas iniciales de monedas que habían recaudado dinero de inversionistas hace poco tiempo.

En particular, Bannon está interesado en la posibilidad de que los países puedan crear monedas relacionadas con la riqueza nacional: una moneda italiana ligada con los depósitos de mármol que hay en el país, por ejemplo.


REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...