13 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 39,00 Venta 41,20
23 de enero 2023 - 11:30hs

Pese al masivo rechazo expresado por la sociedad en general y las centrales sindicales en particular,  el gabinete del presidente Emmanuel Macron aprobó y giró a la Asamblea Nacional, el legislativo francés, el proyecto de ley que retrasa la edad de jubilación de 62 a 64 años para 2030 y adelanta a 2027 el aumento de 42 a 43 años la cotización necesaria para cobrar una pensión completa.

Ambas medidas, que cristalizan la oposición a la iniciativa que busca equilibrar las cuentas del sistema previsional y de esta forma recortar el déficit fiscal primario, son rechazadas por seis de cada 10 franceses, según un sondeo concretado por la consultora OpinionWay. Sin embrago, y siempre según el resultado del trabajo, un 61% de los encuestados considera "necesaria" una reforma, pero no la que impulsa Macron, mientras que el 58% apoya la protesta.

"Las medidas de edad que adoptamos son las que nos permitirán equilibrar el sistema de previsional en 2030", defendió en rueda de prensa el ministro de Trabajo, Olivier Dussopt, quien reconoció un "desacuerdo" con los sindicatos, luego que más de un millón de personas se manifestaran el jueves pasado en las calles de las principales ciudades del país, protestas que se esperan aumenten con el inicio del trámite parlamentario.

Más noticias

Pese al rechazo mayoritario de la opinión pública, el gobierno confía en que el pleno de la Cámara Baja comience a debatir el proyecto a partir del 6 de febrero, antes de su llegada al Senado y en un contexto en el que tanto los partidos de izquierda como la oposición de extrema derecha ya anunciaron que votarán en contra.

Para aprobarlo, el oficialismo, que perdió su mayoría absoluta en las elecciones legislativas de junio del año pasado, podría contar con el apoyo de los liberales de Republicanos (LR), favorable a una reforma; o bien podría recurrir al polémico procedimiento que limita el tiempo del debate a 50 días. Si las ambas cámaras no votan la reforma antes del 26 de marzo, podría aplicarla mediante un decreto, corriendo el riesgo de aumentar su imagen autoritaria y alimentar así mayores protestas.

"Deseo que el gobierno con los legisladores puedan trabajar el texto y ajustarlo", afirmó Macron, quien llamó no obstante a "avanzar" en el debate, al tiempo que señaló que la iniciativa actual difiere de la original al retrasar la edad jubilatoria a 64 años y no a 65 como propuso durante la campaña electoral que lo llevó a la presidencia, iniciativa que debió posponer debido a la pandemia de covid-19.

Los ocho principales centrales sindicales que se oponen al proyecto convocaron a una nueva jornada de protestas para el 31 de enero, luego de las masivas manifestaciones del jueves pasado cuando al grito de “resistencia" y "estamos acá, aunque Macron no lo quiera" miles de personas desfilaron convocadas por las centrales de trabajadores, una decena de asociaciones juveniles y el partido de izquierda La Francia Insumisa (LFI).

"Esperamos hacerlo mejor", dijo el a los medios locales el líder de la CGT, Philippe Martinez, con relación al plan de lucha anunciado contra el proyecto que, de ser aprobado, acercaría la edad de jubilación en la segunda economía de la Unión Europea, una de las más bajas de Europa, a los 65 años que rigen en España y a los 67 de Dinamarca.

Temas:

Francia Reforma previsional Francia Reforma seguridad social Francia Emmanuel Macron Parlamento Francia

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos