Nacional > cambio cultural

El nuevo mapa del delito

El sistema acusatorio redujo a minutos procedimientos penales que hubieran llevado meses, eliminó términos como el procesamiento y creó otras figuras

Tiempo de lectura: -'

08 de noviembre de 2017 a las 05:00

El 1º de noviembre el sistema de justicia penal uruguayo vivió una transformación que el fiscal de Corte Jorge Díaz calificó de "cambio de ADN". Se pasó de un sistema inquisitivo -donde el juez investiga y juzga-, a uno acustorio -en el que un fiscal acusa y el juez solo juzga-, de los expedientes de papel a las audiencias orales y de un proceso mayormente secreto a uno público.

Tanto Díaz, como el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Chediak, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y la amplia mayoría de la academia están de acuerdo con que el nuevo sistema es más "garantista" con los acusados, y da más potestades a la víctima.

Procesados vs Formalizados

Antes, el juicio comenzaba con el procesamiento del indagado, que podía ser con o sin prisión. Para llegar a la sentencia de condena o absolución, la Justicia podía demorar meses o años. Por eso el 68% de los presos no tenía sentencia.

Ahora ya no se habla de procesamiento. En lugar de eso, se formalizan o no procesos penales. La formalización es la etapa en la que un juez de garantía define si una persona será sometida a juicio. Puede ser enviada a prisión preventiva.

Etapa de acuerdos

En la etapa de formalización, la fiscalía puede proponerle acuerdos a la defensa como el llamado "proceso abreviado" y la "suspensión condicional del proceso". En el primero el acusado recibe una sentencia directamente en la audiencia de formalización, luego de asumir su responsabilidad en el delito a cambio de recibir una reducción de la pena; en la segunda el proceso se detiene mientras el acusado se compromete a cumplir con determinada condición. Además, la victima puede proponer la vía de la "reparación" –devolución de lo robado y pedido de disculpas-.

¿Delincuentes liberados?

El fiscal de Corte, Jorge Díaz, dijo que el nuevo código es un "cambio más cultural que normativo", porque si antes la lógica del sistema penal era de "persecución de esa quimera que es la verdad material" para aplicarle una sanción, ahora se busca resolver un conflicto entre el Estado y la persona acusada. Por esa razón se tienen en cuenta aquellas soluciones como la "reparación", y la "suspensión condicional del proceso". Sin embargo, ninguna de estas opciones se aplica en delitos graves en los que se sigue aplicando prisión preventiva mientras dura el proceso.

Fiscal de flagrancia

El fiscal es el encargado de dirigir la investigación, una tarea que antes recaía en los jueces. Cuando toma conocimiento de un hecho presuntamente delictivo debe promover su persecución penal. En Montevideo hay nueve fiscales de flagrancia -encargados de atender aquellos delitos en el momento en que ocurren-. Si los delincuentes son detenidos, este fiscal es el encargado de llevar el caso a una audiencia de formalización, de lo contrario el tema pasa a manos de un fiscal especializado (en homicidios, drogas, delitos económicos y de corrupción, sexuales o de género, y de violaciones a los Derechos Humanos).

Defensa

Los fiscales no pueden tomarle declaración a los acusados sin presencia de su abogado defensor. Además, la defensa puede acceder a la carpeta de investigación del fiscal. Antes era habitual que la Policía interrogara a los detenidos sin abogado, por lo que estos no sabían nada de lo que investigaba la Justicia.

Juez de garantía

Se separó al juez que resuelve en las etapas previas al juicio del que resuelve al final si condena o absuelve. El juez de garantía aprueba o rechaza los pedidos de la Fiscalía de allanamientos, escuchas telefónicas u órdenes de detención. También participa de la audiencia de formalización, en la que define si se inicia o no el proceso penal y si decreta la prisión preventiva mientras se investiga.

Víctima

Puede conocer las actuaciones desde el inicio de la indagatoria (excepto cuando se disponga su reserva), proponer prueba, solicitar medidas de protección en caso de amenazas o agresiones contra ella, sus familiares o allegados, oponerse a la decisión del fiscal de concluir o no iniciar acción penal, y evitar que se ponga fin al proceso, si aporta pruebas.

Extenuados

Los fiscales de Montevideo -donde ocurren la mayoría de los delitos- trabajan en dos turnos semanales de 12 horas cada uno. El resto de la semana deben formalizar aquellos casos que ingresan durante su turno. En la noche hay un solo fiscal con su adjunto y su adscripto (abogado) para recibir las denuncias. El fiscal Gustavo Zubía atendió el pasado sábado unos 209 llamados durante la noche. El fiscal de Corte, Jorge Díaz, dijo que se analiza esta situación para determinar si es necesario establecer cambios al régimen de trabajo.

Peritos

Los peritos, que son los encargados de evaluar técnicamente las pruebas que se presentan en un juicio, ya no son propuestos por el juez, sino que cada parte podrá llevar a sus propios peritos, elegidos de una base de profesionales del Poder Judicial.

Juez

Solo se dedica a juzgar a los implicados en base a las pruebas que el fiscal le traiga al final del juicio. Debe escuchar los argumentos de la defensa y la fiscalía para definir si condena o absuelve.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...