Nacional > Los Ricarditos

El Pachuli, el secuestrador que grababa las torturas para pedir rescate y fue detenido

El hombre enfrentará a la Justicia este miércoles, luego de ser capturado tras un operativo en el Cerro en el que hubo cinco allanamientos y nueve detenidos

Tiempo de lectura: -'

04 de diciembre de 2019 a las 05:02

Christian Anthony Céspedes, alias el Pachuli, el delincuente de 21 años detenido tras un operativo policial este martes al mediodía, es indagado por torturar. Hay videos –grabados para luego usar como extorsión– que lo muestran infligiendo toda clase de dolor a sus víctimas, y que están en manos del Ministerio del Interior, dijeron a El Observador fuentes de la investigación.

De ojos negros profundos, nariz prominente y un pelo que en los últimos días tiñó de rubio para confundir a la policía, era el jefe de Los Ricarditos, una banda que en el último tiempo se dedicó a la extorsión y secuestros, y que era comandada justamente por Ricardito –hermano del conocido delincuente Betito Suárez–, hasta que cayó en prisión el 28 de setiembre, imputado por delitos relacionados al tráfico de drogas y armas.

A partir de entonces, la banda quedó bajo las órdenes del Pachuli, investigado por las autoridades por participar en al menos tres secuestros cometidos en noviembre. Según dijeron las fuentes, en las imágenes puede verse a las víctimas –deudoras de la organización o familiares de quienes debían dinero– sufrir por la extracción de dedos o falanges, todo lo cual quedaba grabado para enviar ese registro a los familias de los torturados como "prueba de vida", y así obligar al pago que se exigía a cambio de la liberación. En un caso, el Pachuli le cortó la falange y la oreja a un hombre, hijo de una funcionaria policial, que fue quien denunció ese hecho el 8 de ese mes.

Según las fuentes, este delincuente tenía tal impunidad en el barrio del Cerro, donde opera la banda, que durante unos días llegó a tener la oreja de la víctima en uno de sus bolsillos, mientras paseaba por la zona.

El Pachuli fue interrogado durante la tarde de este martes por la fiscal del caso, Mónica Ferrero, quien ya solicitó audiencia a la justicia para este miércoles a la hora 17.

La fiscal de Estupefacientes –que también investiga delitos de extorsión– todavía no definió si ya solicitará la imputación por los secuestros, o si primero pedirá que se inicie una investigación penal contra este joven por delitos relacionados con la evidencia recolectada por la policía en el operativo: armas de fuego y droga en la vivienda donde fue detenido.

De este modo, el joven sería enviado a prisión preventiva, y la fiscal tendría más tiempo para seguir reuniendo pruebas para el segundo juicio, en el que también será acusado Ricardito, que espera el desenlace tras las rejas desde fines de setiembre. Sin embargo, las fuentes del caso informaron que para eso será esencial la declaración de las víctimas, algo que se considera "difícil", dado el miedo general a declarar contra este tipo de personas.

El Pachuli, sobre quien cayó una orden de detención hace una semana por los secuestros, es indagado junto con Ricardito desde hace años por el homicidio de Nicolás Roverano, un delincuente apodado el Oreja, enemigo de esta banda, cuyo cuerpo apareció desmembrado a mediados de 2017.

Por otra parte, entre los otros ocho detenidos –cinco adultos y tres menores– se encuentran la novia de este joven y la de Ricardito, por lo que se entiende que gran parte del "clan familiar" será recluido en prisión.

Un secuestro
En el caso del hijo de la funcionario policial, el Pachuli cobró el rescate a través de un Abitab, dijeron las fuentes de la investigación. La plata exigida era $ 15.000. Quien fue a cobrar ese dinero fue la novia –una mujer de 27 años– que tenía entonces este delincuente, y cuando lo hizo fue detenida por la policía. Luego fue imputada por participar del secuestro –además de dos delitos de lesiones personales agravadas en calidad de coautora– y enviada a prisión preventiva hasta marzo de 2020. 
La liberación

Más de un mes antes de los secuestros, el 27 de setiembre, el Pachuli había sido detenido junto con Ricardito y otros ocho delincuentes. En ese operativo policial se encontraron varias armas de fuego, droga y dinero, pero la fiscal del caso, Stella Llorente, solo imputó al último.

Consultada al respecto, Llorente dijo a El Observador que eso era cierto, y que seguía investigando el tema. "La evidencia apuntaba al formalizado", dijo en relación al Ricardito, acusado ante la justicia al otro día por porte, tenencia y tráfico interno de armas y por un delito de tenencia de estupefacientes, y enviado a prisión preventiva durante 120 días, aunque además se encontraba prófugo por otra causa de un juzgado de Libertad.

No obstante, las fuentes policiales aseguraron que la droga, las armas y el dinero en efectivo incautado esa vez, entre otras cosas, involucraba a todos los delincuentes.

"La teoría de la fiscalía solo incrimina a Ricardito, y es contra quien vamos a ir a juicio", insistió la fiscal ahora, y añadió: "Una cosa es lo que la policía entiende y otra la evidencia para formalizar un caso y presentar semiplena prueba para ir a juicio. La policía a veces no distingue lo que se puede suponer de lo que se puede probar".

De cualquier forma, el Pachuli quedó libre ese día y continuó coordinando secuestros hasta este martes.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...