BBC

BBC News Mundo > INDONESIA

El país en el que ser una víctima de pornovenganza te puede llevar a la cárcel

"Me sentí como un pájaro en una jaula. Si yo estaba, él estaba bien, pero cuando salía, se volvía loco", dijo una joven que comenzó su relación en la secundaria y se filmó teniendo sexo con su pareja

La pornografía vengativa ocurre en todo el mundo, pero en Indonesia puede llevarte a la cárcel.

Tiempo de lectura: -'

05 de mayo de 2021 a las 07:06

Siti, de 24 años, había estado saliendo con un hombre durante cinco años sin decírselo a sus padres o amigos cuando se convirtió en víctima de pornovenganza.

La relación se había vuelto cada vez más abusiva, y cuando Siti, cuyo nombre ha sido cambiado, trató de ponerle fin el año pasado, su ahora expareja publicó imágenes sexuales privadas de ella en las redes sociales.

Compartir imágenes o videos sexualmente explícitos sin el consentimiento de la persona que aparece en ellos se conoce como pornovenganza o pornografía de venganza. Se considera un delito en varios países y las víctimas pueden acudir a las autoridades.

Pero en Indonesia, las víctimas como Siti a menudo evitan informar a las autoridades cuando les ocurre porque la severa Ley de Pornografía y la Ley de Transacciones de Información Electrónica (ITE) del país no distingue entre culpables y víctimas.

En 2019, una mujer que apareció en un video sexual privado compartido sin su consentimiento fue sentenciada a tres años de cárcel. Posteriormente se rechazó el recurso de apelación presentado contra el fallo.

Smartphones
BBC
Los celulares y las redes sociales están generando una epidemia oculta de humillaciones a mujeres a través de internet.

Las víctimas de pornovenganza a menudo sienten que no tienen a nadie a quien acudir en busca de apoyo.

"Este trauma me ha dejado tan atrapada, he tenido momentos en los que he sentido que no quiero vivir más y he tratado de llorar pero las lágrimas no salen", dice Siti.

Indonesia es un país predominantemente musulmán y existe un estigma y un tabú social en torno a la sexualidad y el sexo antes del matrimonio.

Husna Amin, que trabaja en el Instituto de Ayuda Legal de la Asociación de Mujeres de Indonesia (LBH APIK), dice que sabe de mujeres de distintas partes del país que están pasado por lo mismo que Siti.

Con o sin consentimiento

Según la Comisión Nacional de Violencia contra la Mujer de Indonesia, en 2020 se registraron 1.425 casos de violencia de género online en el país, pero los expertos dicen que podría haber muchos más casos sin denunciar.

"Las víctimas tienen miedo de ser castigadas porque podrían ser acusadas bajo la Ley de Pornografía y la Ley ITE", comenta Amin.

La Ley de Pornografía de Indonesia prohíbe a una persona "deliberadamente, o con su consentimiento, convertirse en objeto o modelo de contenido pornográfico".

Mujer cruzando un puente en Yakarta
Getty Images
Muchas mujeres en Indonesia no denuncian la situación porque podrían acabar en la cárcel.

También establece que "toda persona tiene prohibido producir, fabricar, reproducir, duplicar, distribuir, difundir, importar, exportar, ofrecer, comerciar, alquilar o proporcionar pornografía".

La Ley ITE dice que es un delito "distribuir, transmitir o hacer accesible información electrónica o documentos electrónicos que tengan contenidos que violen la decencia".

Las personas que aparecen en videos sexuales filtrados, incluso si solo fueron hechos para uso privado, pueden ser castigadas por la ley.

Las parejas abusivas y vengativas acaban saliéndose con la suya porque el tema es un tabú y las víctimas temen ser criminalizadas, dicen las activistas por los derechos de las mujeres.

"Normal", al principio

La relación de Siti comenzó como muchas otras. Conoció a su exnovio cuando estaban en la secundaria, tenían amigos en común, él parecía generoso, leal y muy atento.

Ilustración sobre una pareja.
Davies Surya/BBC Indonesia
La mayor parte de los casos de este tipo de abusos no salen a la luz porque el mismo sistema que hace a las mujeres vulnerables también las obliga a permanecer en silencio.

"Hice cosas muy estúpidas porque al principio pensé que podría ser mi futuro esposo, le dejé grabarme y fotografiarme", dice.

Después de cuatro años de citas, su comportamiento cambió. "No me dejaba ver a mis amigos, me llamaba hasta 50 veces al día para ver cómo estaba", dice Siti.

"Me sentí como un pájaro en una jaula. Si yo estaba en mi jaula él estaba bien, pero cuando salía, se volvía loco".

Un día, llegó inesperadamente al campus universitario y comenzó a gritarle y amenazar con compartir sus fotos íntimas. "Me llamó 'perra', 'barata' y 'prostituta'", agrega.

"En otra ocasión, estando con él en el auto, mencioné la posibilidad de romper y comenzó a estrangularme".

Fotos de boda de una pareja
Getty Images
Las relaciones sexuales antes del matrimonio son un tema tabú.

"Cuando estaba en el auto con él, iba muerta de miedo, tenía pensamientos suicidas y me imaginaba arrojándome fuera del coche".

"Yo soy la víctima"

Siti tiene miedo de denunciar a su expareja a la policía, porque es probable que le pidan que proporcione pruebas de los videos e imágenes íntimos que él publicó en las redes sociales, así como testigos.

"No era mi intención que se difundieran estas imágenes, yo soy la víctima de esta situación", sentencia Siti.

"Dudo que acuda nunca a la policía porque no me ayudarán. Generalmente la policía está formada en su mayoría por hombres, así que me sentiré incómoda. Tampoco puedo acudir a mi familia en busca de apoyo porque no saben lo que pasó".

Ilustración de un pájaro en una jaula.
Davies Surya/BBC Indonesia
¿Cómo puede ser que la víctima de un delito acabe en prisión?

BBC Indonesia habló con el inspector general Pol Raden Prabowo Argo Yuwono en el cuartel general de la Policía Nacional sobre las dudas que tienen las mujeres a la hora de denunciar abusos cometidos online.

Dijo que existen procedimientos especiales para los casos denunciados por mujeres y que todo el asunto puede ser llevado por agentes mujeres. Pero según la LBH APIK, solo el 10% de los casos de violencia de género online se denuncia ante las fuerzas de seguridad.

La organización dice que han visto un aumento en las víctimas de violencia de género online, que incluye pornovenganza, desde que estalló la pandemia, con dos o tres casos reportados cada día.

"Muchas mujeres sienten que no tienen una red de apoyo cuando se encuentran en esta situación, el proceso legal es largo y defiende a las mujeres", dice Husna Amin.

Vigilancia estatal en nuestras habitaciones

En un caso que llegó a los titulares en 2019, una mujer fue condenada a tres años de cárcel en base a la Ley de Pornografía, que contempla penas de hasta 15 años. Se distribuyeron en internet videos privados de ella, conocida como V, teniendo relaciones sexuales con varios hombres.

Asri Vidya, la abogada que la defendió, dice que la Ley de Pornografía tiene un poder excesivo y viola el derecho a la privacidad de todos los ciudadanos. Ella sostiene que su cliente fue víctima de abusos domésticos y tráfico sexual a manos de su propio esposo.

El año pasado se sintió obligada como abogada a impugnar la Ley de Pornografía ante el Tribunal Constitucional de Indonesia.

Ilustración sobre una víctima de pornovenganza.
Davies Surya/BBC Indonesia
Las mujeres en esta situación se sienten atrapadas.

"El Estado ha entrado efectivamente en las habitaciones de nuestros ciudadanos y está observando lo que estamos haciendo", dice Asri Vidya.

"Mi clienta fue procesada dos veces: primero fue encarcelada por ser considerada modelo pornográfica, a pesar de ser la víctima, y luego fue etiquetada como trabajadora sexual", agrega

Asri argumenta que la sentencia de su clienta tiene grandes implicaciones para todas las mujeres indonesias, incluido el caso de Siti.

"Si un hombre y una mujer tienen relaciones íntimas y se toman una foto o graban un video, pero luego se separan y las imágenes se difunden online, pueden ser encarcelados", dice.

Después de que el Tribunal Constitucional de Indonesia rechazara su impugnación de la ley en 2020, Asri describió la esperanza de proteger a las mujeres víctimas de violencia sexual como una "pequeña vela que casi se ha apagado".

"No puedo seguir así"

Con el apoyo de un amigo, el año pasado Siti finalmente encontró la fuerza para alejarse de todo.

"Todas las noches lloraba y rezaba. Pensaba que las cosas ya no podían seguir así, que no podía soportarlo más, que me volvería loca. Y finalmente el coraje llegó", dice.

Siti se puso en contacto con LBH APIK en abril de 2020 y, con la ayuda de Husna Amin, pudieron enviar una carta de citación a su exnovio diciéndole que cesara todo el contacto.

"Durante un tiempo, dejó de aterrorizarme y acosarme, pero solo fue temporal", dice.

Recientemente se enteró de que su exnovio había creado una cuenta falsa con su nombre y su foto de perfil. La cuenta es privada, pero le preocupa que él se haga pasar por ella en internet y continúe publicando material sin su consentimiento.

"Ahora sospecho de todo el mundo", complementa.

Ilustración sobre una víctima de pornovenganza.
Davies Surya/BBC Indonesia
Las víctimas están atrapadas entre quedarse calladas y vivir una vida de incertidumbre.

BBC Indonesia se comunicó con el Ministerio de Empoderamiento de la Mujer y Protección Infantil para hablar sobre las políticas que abordan la violencia de género online, pero no respondió.

La Comisión Nacional de Violencia contra las Mujeres de Indonesia (Komnas Perempuan) dijo que el Proyecto de Ley de Eliminación de la Violencia Sexual o Proyecto de Ley RUU PKS es una solución para asegurarse de que las víctimas no sean criminalizadas.

El organismo señala que, de aprobarse, eliminaría la criminalización de las víctimas, al prohibir que las fuerzas del orden imponga a la víctima la responsabilidad de probar los hechos, haciendo que busque pruebas sobre su propio caso. Además permitiría que las declaraciones de estas sean pruebas admisibles.

Pero de momento el proyecto de ley está estancado y los conservadores islámicos se han mostrado en contra por temor a que promueva las relaciones sexuales fuera del matrimonio y los "valores feministas liberales".

Siti, como tantas otras víctimas de la pornovenganza en Indonesia, está en la disyuntiva de entre quedarse callada y vivir una vida de incertidumbre y peligro, o hablar y arriesgarse a ser procesada, perseguida y discriminada.

Contribuyeron a este artículo Raja Eben Lumbanrau y Endang Nurdin.

Las ilustraciones son de Davies Surya.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC
REPORTAR ERROR

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...