El Pentágono no sabe qué y cuántos equipos ya posee, por lo que no puede anticipar sus necesidades de material.

Mundo > Estados Unidos

El Pentágono no cumplimenta las auditorías porque no puede dar cuenta adecuadamente de sus activos

Este año falló su sexta auditoría porque no pudo documentar el 61% de los US$ 3,8 billones en propiedad de equipamiento bélico y repuestos que está en manos de los contratistas privados sin que se sepa cabalmente su cantidad
Tiempo de lectura: -'
05 de diciembre de 2023 a las 05:01

El Pentágono falló su sexta auditoría consecutiva el mes pasado, de hecho, el Departamento recibió una “descargo de responsabilidad” que, según la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO), significa que "los auditores no pudieron obtener evidencia suficiente y apropiada para proporcionar una base para una opinión de auditoría". De modo que el resultado se parece más a un fracaso “incompleto” que a un fracaso humillante o doloso, según la analista del Centro de Información para la Defensa en el Proyecto de vigilancia del Gobierno Julia Gledhill.

Una de las principales razones por las que el Pentágono sigue fallando en las auditorías es porque no puede realizar un seguimiento de sus propiedades. El año pasado, el Pentágono no pudo contabilizar adecuadamente un 61% de sus US$ 3,5 billones en activos. Esa cifra aumentó este año, y el departamento no documentó suficientemente el 63% de sus ahora US$ 3,8 billones en activos. Los contratistas militares poseen muchos de estos activos, pero hasta cierto punto sin que el Pentágono lo sepa.

Afirma Gledhill que la GAO ha señalado esta cuestión al Departamento de Defensa desde al menos 1981. Sin embargo, la última auditoría afirma que el objetivo del Pentágono para corregir la insuficiencia de contabilidad en todo el departamento es el año fiscal 2031. Mientras tanto, los contratistas están produciendo sistemas de armas y piezas de repuesto que quizás ya estén en existencia, un increíble desperdicio del dinero de los contribuyentes.

El programa F-35 es un gran ejemplo. Técnicamente, el Pentágono posee el conjunto global de piezas de repuesto para todas las variaciones del F-35, pero los contratistas del programa (principalmente Lockheed Martin y Pratt & Whitney) gestionan esas piezas.

Según la GAO, el Pentágono depende de los contratistas para registrar el "costo, la cantidad total y la ubicación de las piezas de repuesto [del F-35] en el fondo global de repuestos". El Departamento ha estimado que el valor de las piezas del F-35 en posesión de los contratistas supera los US$ 220 mil millones, pero la GAO informa que "probablemente esté significativamente subestimado".

El Pentágono no sabe qué o cuánta propiedad gubernamental tienen los contratistas porque no tiene acceso a los registros de los contratistas. Lockheed Martin incluso ha amenazado con acusar al Pentágono por informes sobre qué y cuántas piezas del F-35 posee el gobierno, pero en poder de Lockheed. Hace unos años, la corporación estimó que se necesitarían 450.000 horas de trabajo para producir estos informes, lo que los haría demasiado caros incluso para el Pentágono, que parece haber confiado en esta estimación. El Congreso autorizó la financiación de la adquisición de 90 F-35 ese año, 11 más de los solicitados por el Pentágono.

El año pasado, detalla Gledhill, la Oficina del Inspector General del Departamento de Defensa señaló que la incapacidad del Pentágono para realizar un seguimiento de sus propiedades podría llevarlo a “subestimar las propiedades en manos de contratistas y potencialmente comprar más de lo que necesita”. En septiembre, el inspector general Robert Storch informó que, en 2021, las previsiones de piezas de repuesto del ejército tenían una precisión media de solo un 20 %.

Como resultado, el Ejército exageró la cantidad de repuestos que necesitaba en US$ 202 millones, además de gastar otros US$ 148 millones en repuestos que no anticipaba necesitar en absoluto. A los otros servicios militares no les fue mejor, excedieron sus necesidades de repuestos en US$ 767 millones y gastaron US$ 355 millones en repuestos que no sabían que necesitaban. En total, el ejército superó sus necesidades de repuestos en casi US$ mil millones. Gastó más de US$ 500 millones en repuestos que no había previsto.

De acuerdo con su análisis, Gledhill estima que el Pentágono podría ahorrar cientos de millones de dólares, si no más, si contabilizara adecuadamente sus activos. En una inusual victoria para los contribuyentes, el Departamento logró algunos de estos ahorros en 2019, cuando el Inspector General del Departamento de Defensa señaló errores en los registros de propiedad e inventario de la Marina. En un esfuerzo por resolver esos errores, la Marina localizó un almacén que misteriosamente no figuraba en sus registros de propiedad.

Dentro del almacén, la Armada encontró repuestos por valor de US$ 126 millones para el avión P-8 Poseidon, el P-3 Orion y el F-14 Tomcat, este último retirado por la Armada en 2006 (más de una década antes). Afortunadamente, las otras piezas todavía eran útiles y la Marina completó más de US$ 20 millones en pedidos de piezas de repuesto sin tener que adquirir otras nuevas. Estos ahorros en base a un adecuado control de sus activos no son demasiado usuales por parte de los servicios armados.

El año pasado, el Congreso asignó al menos US$ 39.500 millones adquirir aviones, sus repuestos y otros equipos, a pesar de no saber lo que ya poseía el gobierno. Pero un seguimiento insuficiente del inventario de propiedades no sólo aumenta el riesgo de comprar piezas de repuesto en exceso, sino que también impide que el Pentágono mantenga propiedades gubernamentales en posesión de contratistas.

En mayo, la GAO reveló que, en los últimos cinco años, Lockheed Martin ha perdido, dañado o destruido más de un millón de piezas de repuesto para el F-35 por un valor de más de US$ 85 millones. El gobierno tuvo visibilidad de menos del 2% de esas pérdidas, ya que depende de Lockheed informar voluntariamente no sólo qué y cuánta propiedad gubernamental posee, sino también el estado de esa propiedad.

Gledhill puntualiza que es evidente que el Pentágono tiene mucho trabajo por hacer para realizar un seguimiento adecuado de sus propiedades y producir estados financieros auditables. No tiene idea de qué y cuántos equipos ya posee, por lo que no puede mantener su propiedad ni anticipar qué más necesita. El Departamento está gastando el dinero de los contribuyentes imprudentemente. Pero los contribuyentes no pueden esperar hasta 2031 para que el Pentágono corrija su problema de inventario de décadas.

(Con información de Responsible Statecraft)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...