Cargando...
Fantasmas

Opinión > Ley de urgencia

El referéndum del miedo

El gobierno y la oposición usan argumentos un tanto extremos para defender o atacar la Ley de Urgencia

Tiempo de lectura: -'

06 de septiembre de 2021 a las 05:00

El miedo, esa sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario, según nos cuenta el diccionario, supo ser agitado a diestra y siniestra en las campañas electorales al menos desde que se tiene memoria.

Y la campaña para derogar la Ley de Urgencia –una ley que no le ha cambiado sustancialmente la vida a la gente ni parece que lo vaya a hacer- no podía ser menos en esa costumbre de infundir temor, particularmente en su faz imaginaria.

Presos peligrosos que saldrán en tropel de las cárceles, empresas públicas en riesgo de privatización, balas que matarán sin piedad y acechanzas a la democracia son algunos de los fantasmas que se filtran entre los argumentos a favor y en contra de la ley del gobierno de Luis Lacalle Pou.

Sin ir más lejos, el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, salió a recorrer el interior del país para defender los 135 artículos impugnados pero puso especial énfasis en uno que tiene que ver con la seguridad pública y establece el aumento de penas para ciertos delitos graves. Sin dudar, Delgado dejó sembrada la duda. “A mí me genera mucha incertidumbre qué va a pasar si se deroga la ley de de urgencia. Qué va a pasar con 500 presos si la ley se deroga. No sé qué pasará. ¿Cómo se afectan? Yo me siento mucho más seguro y más libre con este gobierno, con esta ley y con este Ministerio del Interior. Me sentí inseguro con los gobiernos del Frente Amplio y con (Eduardo) Bonomi. Eso está claro. No quiero retroceder y no quiero que vuelva Bonomi”, dijo Delgado el miércoles 1° en Paysandú según consignó El País.

En tanto, el expresidente colorado Julio Sanguinetti no se anduvo con sutilezas al señalar lo que, considera, se juega en la casi segura consulta sobre la LUC.

“Votar el ‘no’ va a ser un mandato cívico. Tan claro y fuerte como el de 1980”, expresó el líder colorado en una columna en el Correo de los Viernes aludiendo al plebiscito en el que la mayoría de los uruguayos votaron contra la reforma constitucional propuesta por la dictadura militar.

Y metió el dedo en una llaga parecida a la que eligió Delgado para preocupar a los votantes.

“¿Alguien piensa lo que, anímicamente, le ocurriría a esa policía si se deroga la ley y pierde la razonable presunción de que actuó dentro de las normas, salvo prueba en contrario?”, preguntó. En esa ley que presume la inocencia del policía en caso de que, por ejemplo, mate sin querer a una persona en algún procedimiento, se apoya el Frente Amplio pero para azuzar otro temor: el del “gatillo fácil”. La izquierda ya había anunciado algunos de sus reparos a la ley de urgencia cuando esta fue aprobada en el Parlamento en 2020. En una declaración de la bancada de Senadores del Frente Amplio se advirtió acerca de artículos que dispararían “el gatillo fácil, el aumento de la discrecionalidad policial y la criminalización de la protesta”.

“La Ley de Urgente Consideración tira abajo años de construcción colectiva. Alienta la opacidad con el desarme de la inclusión financiera. Propicia el gatillo fácil, ante todo, disparar. Trabajadores pierden derechos”, tuiteó entonces la dirigente Ivonne Passada. En junio pasado, el intendente de Canelones, Yamandú Orsi, pegó en otro flanco cuya debilidad es dudosa. “No creo que los uruguayos estén muy de acuerdo en crear un sistema de alquileres en que a los buenos pagadores los puedan desalojar en 30 días”, sostuvo.

Al igual que lo hicieron otros dirigentes del FA, Orsi no es claro en sus advertencias. En realidad, el sistema de alquileres actual permanece incambiado y quienes alquilen con garantías tendrán a su favor los plazos tradicionalmente estipulados ante un eventual desalojo. Lo que hace la LUC es crear otro sistema de alquileres en el que se puede arrendar sin garantía y en el que, sí, los desalojos son inminentes.

Por su lado, la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, dijo el 25 de agosto que la LUC es peligrosa aunque no avanzó en su análisis. “Creo que le hace daño a la democracia”, dijo la intendenta. El 29 de junio, durante un encuentro virtual con militantes, el líder de Asamblea Uruguay, Danilo Astori, vinculó el referéndum sobre la LUC con el que en 1992 tiró abajo la ley impulsada por el Luis Lacalle Herrera que proponía la privatización de empresas pública

“(La aprobación de la LUC) Es iniciar un camino que va en contra del perfil que pensamos para el país y su futuro(…) En aquel caso (en 1992) el referéndum no solo tuvo éxito, sino que llevó a quienes queríamos defender las empresas públicas a aplastar a quienes querían otros destinos para ellas", recordó Astori.

Como se ve, los sustos están a la orden del día. Y la campaña recién empieza.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...