The Sótano > The Sótano / Eduardo Espina

El saco de Phil, 2

The Pump Room y la historia detrás del álbum "No Jackets Required"

Tiempo de lectura: -'

12 de abril de 2018 a las 05:00

Tal como decía la semana pasada, hace 33 años el disco más vendido y difundido por estos días en las radios del mundo era No Jackets Required (No se requiere saco), de Phil Collins. Estuvo en el primer lugar en ventas de la revista Billboard desde el 30 de marzo de 1985 hasta el 20 de abril, cuando fue desalojado de la posición principal por el álbum We Are The World, cantado por el colectivo USA for Africa.

Sin embargo, el 18 de mayo el disco de Collins volvió al primer lugar y estuvo ahí otras dos semanas, posición que volvió a ocupar la semana del 6 de julio. Después de Brothers in Arms, de Dire Straits, No Jackets Required fue el álbum más vendido en 1985 y es uno de los más populares de la historia, habiendo comercializado más de 25 millones de copias.

Pocos, no obstante, saben la historia detrás del nombre del disco, la cual nada tiene que ver con la música. Una noche, Collins en compañía de Robert Plant, cantante de Led Zeppelin, fue a cenar al The Pump Room que era uno de los restaurantes más selectos de Chicago, y les negaron la entrada pues no iban vestidos formalmente. Los dos músicos eran ya famosos, pero para el restaurante eso no significaba nada.

En la puerta, Collins y Plant alegaron, trataron de hacer valer su condición de celebridades, pero de nada sirvió. Sin saco, no podrían entrar. Inaugurado el 1º de octubre de 1938, y ubicado en el 1301 de la calle N. State Parkway, el Pump Room fue un restaurante legendario. La lista de sus comensales regulares incluyó a figuras estelares de distintas épocas, como Marilyn Monroe, Frank Sinatra y Clark Gable, entre otros.

Por muchos años, el maître del lugar fue el legendario Arturo Petterino, quien se consideraba una de las personas en el planeta con mayor cantidad de trajes esmoquin en su armario, por lo que era implacable a la hora de exigir elegancia formal a sus clientes.

Con la llegada del nuevo siglo, el Pump Room empezó a perder clientela y todos los intentos de los inversores por salvar al venerable restaurante fracasaron. En julio de 2017 cerró sus puertas definitivamente. La historia de No Jackets Required es una de las tantas originadas en el restaurante que por 80 años fue símbolo de elegancia y exquisitez.

Comentarios