Cargando...
el actual movimiento conservador, nacionalista y populista en auge en buena parte del mundo parece ser, a grandes rasgos, compatible con el socialcristianismo

Opinión > Socialcristianismo

¿El socialcristianismo es de derecha?

Depende. Hay varios significados de "derecha" muy distintos entre sí.

Tiempo de lectura: -'

20 de diciembre de 2021 a las 05:04

Desde la Revolución Francesa los términos derecha e izquierda son utilizados para catalogar las distintas posiciones políticas. Su sentido suele ser ambiguo: generalmente se los usa sin definirlos con precisión. Esto se nota más en la derecha que en la izquierda. Casi todos convendrán en ubicar a la socialdemocracia, el socialismo y el comunismo en la izquierda del espectro político, e incluso en ese orden, yendo desde la centroizquierda hacia la extrema izquierda. Sin embargo, no ocurre lo mismo en la derecha. ¿Dónde ubicar, por ejemplo, al liberalismo, el conservadorismo, el nacionalismo, el populismo, la democracia cristiana, etc.? El eje izquierda-derecha se revela demasiado simple para catalogar ideas tan distintas, en parte compatibles y en parte incompatibles entre sí.

Para representar gráficamente, incluso de forma esquemática, a las distintas ideologías políticas se necesita un espacio de al menos cuatro dimensiones. Llamémoslas x, y, z, t. El primer eje (x) considera la cuestión de la mayor o menor intervención del Estado en la vida económica y social de un país. El segundo eje (y) considera la cuestión de la mayor o menor intervención de los organismos internacionales en todo el mundo. El tercer eje (z) considera la forma de gobierno: el gobierno de (o para) uno, algunos o todos. Y el cuarto eje (t) considera la cuestión de la actitud (negativa, neutral o positiva) del Estado hacia la religión y la ley moral natural.

El marxismo es fácil de ubicar en los cuatro ejes. En el eje x se ubica en la extrema izquierda, por su socialismo colectivista. En el eje y se ubica también en la extrema izquierda, en este caso por su internacionalismo clasista. En el eje z podría decirse que está en la derecha: declara estar a favor de la "democracia popular", pero en realidad propugna la "dictadura del proletariado", que en la práctica es la dictadura del Partido Comunista sobre toda la sociedad; una dictadura de pocos (los miembros del Comité Central del Partido) o de uno solo (Stalin, Mao, etc.). Y en el eje t está también en la extrema izquierda, esta vez por su ateísmo materialista y su "progresismo" radical.

El caso del liberalismo es más complejo, porque hay varias formas de liberalismo bastante diferentes entre sí. Consideremos el liberalismo clásico. En el eje x se ubica en la derecha, por su visión minimalista del rol del Estado ("el Estado juez y gendarme") y su defensa sistemática del libre mercado y el libre comercio ("dejen hacer, dejen pasar"). En el eje y, aunque muchos liberales defienden las soberanías nacionales, parece que, tanto de hecho como de derecho, la influencia de la doctrina liberal se inclina a favor del internacionalismo (izquierda). Véase el globalismo del Foro Económico Mundial y de otros organismos semejantes. En el eje z la doctrina liberal se ubica claramente a favor de la democracia y el Estado de derecho (¿izquierda?), aunque en la práctica el libre mercado sin el contrapeso de una regulación estatal adecuada puede conducir a la formación de oligarquías. Y en el eje t la doctrina liberal, por definición, declara que el Estado ha de ser neutro en las materias religiosas y morales (centro).

Veamos ahora el caso del fascismo. En el eje x, éste se ubica claramente en la izquierda. "Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado" es un lema de Mussolini; y el nazismo es un tipo de socialismo: el nacional-socialismo, o socialismo nacionalista. En el eje y el fascismo se ubica en la extrema derecha, por su nacionalismo imperialista o racista. En el eje z se ubica netamente en el campo antidemocrático (¿derecha?), por su sumisión a la autoridad del líder (Führer, Duce, etc.). Y en el eje t se ubica en la izquierda, por su visión neopagana y tecnocrática.

Consideremos por último el socialcristianismo. En el eje x la doctrina social cristiana se ubica en el centro, porque procura una combinación adecuada de justicia social y libertad individual: destino universal de los bienes y propiedad privada; solidaridad y subsidiariedad; etc. En el eje y el socialcristianismo tiende al centro, porque su defensa del patriotismo y de la subsidiariedad en el nivel internacional justifica la defensa de las soberanías nacionales en un marco de cooperación pacífica entre las naciones. En el eje z dicha doctrina, aunque no asume un compromiso absoluto con una determinada forma de gobierno, en la práctica, por su principio de participación, se inclina hacia la democracia (¿izquierda?). Y en el eje t el socialcristianismo se ubica firmemente en la derecha, al sostener que el Estado, por su compromiso con el bien común, ha de velar por la conservación y promoción de la herencia cultural, moral y espiritual cristiana de Occidente, sin que ello implique la adopción de una religión oficial, ni mucho menos suprimir o disminuir la libertad religiosa.

De este análisis podemos extraer las siguientes conclusiones: 1) el socialcristianismo y el marxismo son incompatibles entre sí en las cuatro dimensiones analizadas; 2) también el socialcristianismo y el fascismo son incompatibles entre sí en las cuatro dimensiones; 3) el socialcristianismo y el liberalismo clásico son incompatibles entre sí en al menos dos de los ejes analizados (x, t). Sin embargo, parece haber margen para la colaboración política entre los socialcristianos y algunos liberales: los más conservadores y menos "dogmáticos"; 4) pese a que esto pueda sorprender a muchos, el actual movimiento conservador, nacionalista y populista en auge en buena parte del mundo parece ser, a grandes rasgos, compatible con el socialcristianismo en los cuatro ejes analizados, aunque obviamente podrían surgir conflictos en torno a cuestiones más detalladas.

Otros escritos del autor en https://danieliglesiasgrezes.wordpress.com.

1) Cf. Constitución Nacional, Artículo 5.
2) Ibídem, Artículo 80, numeral 6°.
3) Ibídem, Artículo 40.
4) Ibídem, Artículo 72.
5) Ley N° 18.426, Artículo 2°.
7) Cf. Ley N° 19.580, Artículos 8 K, 11 E, 21 A y C, 22 A, 23 C, 24 A, 28 F, 29 A.
8) Ley N° 19.684, Artículo 4 literal A.
9) John Tierney, The Real War on Science, en: City Journal, Otoño de 2016 (la traducción es mía).

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...