Espectáculos y Cultura > ANIVERSARIO

El submarino amarillo de los Beatles cumple 50 años

La cuarta película de los Beatles, y la única animada, tendrá una nueva versión restaurada y una edición como novela gráfica

Tiempo de lectura: -'

02 de agosto de 2018 a las 05:00

Había que hacerla. La banda tenía que cumplir con su contrato y filmar una última película. Pero ellos ya no estaban para eso. Ya no tocaban en vivo, ya no hacían giras, ¿cómo se iban a poner a grabar una película? Entonces se encontró un camino intermedio: una película animada, con sus canciones, y en la que solamente tenían que dar la cara al final, en un cameo de unos pocos minutos para cumplir con el estudio.

Ese fue el germen de Yellow Submarine, que en 2018 festeja sus 50 años con una reedición en calidad 4K de la realización, corregida a mano, cuadro por cuadro, y del disco con su banda sonora, una versión como novela gráfica de parte de la editorial Titan comics, y que en Estados Unidos y el Reino Unido tuvo además un regreso al cine, con tal éxito que lo que iba a ser una función única se extendió hasta agosto, y hasta promovió la creación de una versión karaoke de la cinta.

A pesar de ser un filme animado, El Submarino amarillo (así se estrenó en el cine Rex –la actual Sala Zitarrosa– de Montevideo en 1970, un año y medio después de su estreno original), mantenía la línea de las películas anteriores protagonizadas por la banda, A hard day's night, Help! y Magical Mystery Tour, en el sentido de que era una obra de ficción con guiños y referencias a canciones y hechos reales de la historia del cuarteto de Liverpool, aunque con un tono mucho más psicodélico y fantástico también por el hecho de ser una pieza de dibujos animados.

Así, la historia pasa Liverpool antes de meterse en territorios como el Mar del tiempo, donde los protagonistas viajan –al mismo tiempo– al pasado y al presente; el Mar de los Monstruos, poblado por criaturas lisérgicas, y el Mar de los agujeros, repleto de portales en el suelo.

Un combo que da vida a una película llamativa. Es una historia infantil pero con referencias y pasajes que tentarán más a un público adolescente o adulto. Son dibujos animados; y es, al mismo tiempo, arte, música y cine. En ese sentido, Peter Cobbin, el responsable de la restauración de la música para esta nueva reedición, explicó al diario estadounidense Los Ángeles Times que "es una de esas películas que atraviesa generaciones. Aún me sorprende a cuanta gente joven le interesa hoy. Con todo lo que se ha escrito sobre la música, las ideas, la animación, los colores, el aspecto psicodélico, es algo que aún se sostiene muy bien. Probablemente se ve incluso mejor ahora que la animación ha tenido una buena restauración".

Y agregó: "Realmente es un historia muy simple, pero está contada usando un tejido muy rico, un tapete de animación pop hermosa y casi surrealista. Definitivamente pertenece a la década de 1960, pero no deja de ser interesante hoy".

A pesar de ya contar con medio siglo – y seguramente también en parte por ese aniversario– la figura, la música y la obra de los Beatles sigue estando presente y siendo relevante. Ayuda que Paul McCartney siga grabando canciones, publicando discos y que Ringo Starr siga de gira y también haciendo nueva música. Pero también llama la atención que se siga generando material sobre la época de actividad del cuarteto, y que sigan emocionando con sus canciones y películas. Siguen siendo necesarios y siguen demostrando que sus canciones son universales y duraderas.

Algunas de esas canciones, como Lucy in the sky with diamonds, Eleanor Rigby o Nowhere Man, suenan en la película, que fue creada y producida por el mismo equipo de animadores que trabajaron en la serie de dibujos animados sobre la banda que se emitió originalmente entre 1965 y 1967.

Yellow submarine fue un adelanto de la noción del videoclip, influenció el apartado visual del grupo de humoristas Monty Python, y fue un ejemplo de contraste en la era donde el estilo de la casa Disney dominaba.

Para la banda la película fue un trámite. Ni siquiera le destinaron demasiadas canciones originales: solo cuatro novedades estaban incluídas en el disco que acompañó la película. El resto eran temas ya publicados, o composiciones orquestales realizadas por George Martin, el productor, guía musical y arreglador del grupo. Pero para ser un trámite, les salió redondo.

El eterno problema de dónde verla

A Hard day's night y Help! Pueden verse en Qubit. Netflix cuenta con el excelente documental Eight Days a Week y otras obras de no ficción sobre la banda, pero Yellow Submarine no está, al menos de momento, en ninguna plataforma de streaming digital, y no puede encontrarse tampoco en sitios como Youtube.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...