Seisgrados > FOR DUMMIES

El superpoder de saber ordenar

La vida solo empieza verdaderamente después de poner la casa en orden, asegura la gurú de la organización Marie Kondo. Aquí, algunos consejos de su famoso método KonMari 

Tiempo de lectura: -'

10 de noviembre de 2018 a las 05:00

Si no sos precisamente un fan de la organización y poner en orden tu casa u oficina te parece una batalla perdida de antemano; o si mirás a tu alrededor y pensás si no te estarás encaminando hacia síndrome de Diógenes; o si te das cuenta de que no sabés ni por dónde empezar a ordenar y menos cómo seguir; entonces conocer a la consultora japonesa Marie Kondo puede serte de gran utilidad. Su libro La magia del orden es un bestseller a nivel mundial. Allí cuenta que de niña lo que más disfrutaba era ordenar sus pertenencias. Sí, puede sonar un tanto demente, pero hizo algo extraordinario con esa obsesión: ayudar a otros a organizar su casa y, por ende, su vida.

Llegó a la conclusión de que la organización brinda poder. Saber dónde están las cosas te ahorra el tiempo de buscarlas. Según Kondo, “Poner en orden tu casa afecta positivamente cada aspecto de tu vida”. Esto responde a que ordenar libera de aquello innecesario. Su filosofía es clara: no se puede tener una vida enfocada y en paz si nuestro entorno es un caos y uno vive rodeado de objetos acumulados, que, en el fondo, solo sirven como una especie de pantalla para los verdaderos problemas. Leer su bestseller y su segundo libro La felicidad después del orden, más allá de que puedas o no aplicar al pie de la letra su método —al que denomina KonMari—, ayuda a mirar la cuestión del orden/desorden desde otro punto de vista. Se trata de invertir el razonamiento: no es descartar lo que no nos gusta, sino quedarnos con aquello que realmente nos hace felices. Pero como ella misma dice, el éxito de este esfuerzo dependerá de experimentar resultados tangibles y de forma inmediata. Para ello hay dos acciones claves: eliminar cosas y almacenar aquellas que decidas conservar.

1 - Ordenar todo de una vez

La recomendación es dedicar jornadas enteras a ordenar. Kondo opina que organizar de a poco lo que termina haciendo es desanimar a las personas y les provoca la sensación de que es algo de nunca acabar. Una vez que se ordena la casa, solo hay que retocar cada seis meses.

2 - Ordenar por categorías, no por espacios

Hay que juntar todas las cosas afines, aunque estén guardadas en diferentes lugares. No ir habitación por habitación. Lo mejor es empezar bien temprano en la mañana y por lo más fácil: la vestimenta. Después, seguir con libros y papeles. Luego objetos varios a los que denomina komono (palabra japonesa para referirse a artículos pequeños, como accesorios, que entrarían en la amplia categoría de “varios”). Objetos como fotos y cartas, que tienen valor afectivo y sentimental, tienen que quedar para el final. Es muy importante sacar los objetos de la misma categoría y ponerlos todos juntos, por ejemplo, en el piso. Así uno puede ver con objetividad todo lo que tiene y, seguramente, llevarse más de una sorpresa.

3 - Aprender a decidir con el corazón qué cosas conservar

Para empezar, hay que deshacerse de aquellos objetos que ya han cumplido su ciclo, que resulta evidente que ya no aportan. Aquello de “algún día tal vez lo necesite o lo puedo llegar a volver a usar” es un concepto prohibido para la gurú del orden: algún día significa nunca.

Kondo insiste en hacerse la misma pregunta ante cada objeto: “Quedarte con esto, ¿te hace feliz, te trae alegría?”. Si la respuesta es no, se va a la pila de “donación” o a la de “a la basura”. El procedimiento es siempre el mismo: tocar los objetos, sostenerlos con ambas manos y prestar atención a cómo responde el cuerpo. “Cuando algo produce felicidad, se ha de sentir alguna emoción, como si las células del cuerpo se hinchasen poco a poco. Pero cuando se sostiene algo que no produce ninguna felicidad, se notará el cuerpo más pesado”, explica la experta. Cuando le han pedido que resumiera su método en un solo consejo, la japonesa ha sido contundente: “Vivir rodeados solo de cosas que amemos”. Kondo se despide de los objetos agradeciéndoles el servicio prestado. Esto no es obligatorio, por supuesto, pero encierra el concepto que detrás de cada pertenencia hay una historia que está bueno cerrar.

4 - Conservar solo los libros de tu salón de la fama

Si amás los libros, seguro te resulta muy difícil deshacerte de ellos. Pero al verlos todos juntos podrás identificar con claridad cuáles son aquellos que sí o sí querés conservar. Ese es tu salón de la fama. El método KonMari recomienda tener una colección pequeña de libros, ya que eso aumenta el impacto de la información que leés. Muchos de los clientes de Kondo que han tirado una cantidad considerable de libros y papeles dicen que después reconocen la información que necesitan con mucha más facilidad.

5 - Darse cuenta de la felicidad que traen los objetos útiles

Hay objetos esenciales, como un destornillador, que a la mayoría de nosotros no nos causan precisamente emoción o fascinación. En estos casos, la japonesa recuerda que hay otros motivos que pueden causar felicidad: “Un diseño sencillo que facilita el manejo, un grado de funcionalidad que hace la vida más sencilla, un sentido de lo correcto o el reconocimiento de que el objeto que poseemos es útil en nuestra vida cotidiana”. Así que podés conservar tranquilo ese destornillador.

6 - Pensar en el verdadero propósito de los regalos

Un komono difícil al que enfrentarse son los regalos. Es que son una expresión de amor y consideración. ¿Cómo hacer para deshacerte de los que no te gustan y que incluso hasta por esa razón están sin abrir? La clave está en darse cuenta del verdadero propósito de un regalo: ser recibido. “Los presentes son medios para transmitir los sentimientos. Cuando se les considera desde esa perspectiva, no debes sentirte culpable de tirar un regalo. Solo agradécele la alegría que te dio cuando lo recibiste”, aconseja. 

7 - Usar lo que hay en casa para almacenar

Para Kondo no es necesario gastar dinero en grandes cajas organizadoras; eso solo hará que acumulemos más cosas. Recomienda elementos sencillos como las cajas de zapatos. Hay que guardar todos los objetos de un mismo tipo en un mismo lugar y no dispersar los espacios de almacenamiento. El método KonMari proporciona reglas muy precisas de doblado de las prendas en forma vertical, que permiten ganar espacio y tiempo al poder ver de un vistazo lo que se tiene en el armario. No es necesario sumar placares o estantes al ropero, simplemente cambiar el método de doblado y aprovechar los cajones de manera más eficiente.

8 - Retirar el exceso de información visual

Como buena japonesa, Kondo apunta al minimalismo extremo en materia de decoración. Para ella, hay que eliminar aparadores o estanterías que tengan las cosas a la vista para que la habitación no esté cargada de información innecesaria.

9 - No confundir el desorden temporal con rendirse

Si estás en medio del proceso (por ejemplo, has ordenado la vestimenta y los libros, pero ni siquiera has empezado por el komono) seguramente habrá momentos de desorden pasajero. Kondo advierte que desorden y abandono son conceptos diferentes, por lo que anima a continuar. “Si advertimos algún desorden durante la maratón del orden, no debemos desanimarnos. En el momento en que podamos, coloquemos las cosas en el sitio que le hemos asignado y prosigamos”, insta.

10 - Asignar un lugar a cada cosa

Esta es la esencia del almacenamiento efectivo y es una de las razones principales del “rebote”. El que un objeto no tenga un sitio propio, multiplica las posibilidades de que tu casa vuelva a desordenarse.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...