Nacional > SEGURIDAD

En 2014 cayó el nivel de homicidios aclarados: solo se resolvió la mitad

El número de homicidios fue casi igual en 2014 en relación al año anterior

Tiempo de lectura: -'

06 de enero de 2015 a las 18:11

Mientras se procesa el caso de Lola Chomnalez en Rocha que conmovió a la población, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, recibió en estos días dos noticias.

Una fue que bajó el número de homicidios al cierre de 2014 aunque el descenso fue muy leve.

El otro dato en su poder, es que los asesinatos aclarados el año pasado fueron algo más de la mitad (52%) de los ocurridos.

Según declaraciones de Bonomi realizadas en diciembre de 2011, en ese entonces se resolvía en Uruguay el 80% de estos crímenes.

Una de las explicaciones oficiales sobre el descenso de los asesinatos resueltos obedece a la irrupción del narcotráfico.

Con él se elevaron las muertes llamadas ajustes de cuentas, que refieren a conflictos entre delincuentes. Esos casos son complejos de resolver, según la Policía, porque no hay testigos, faltan pruebas, y por temor, nadie quiere hablar.

También, como fenómeno bastante nuevo, aparecieron los sicarios, personas dispuestas a matar por un pago en efectivo que no tiene por qué ser gran cantidad de dinero. La Policía, según supo El Observador, para bajar los ajustes de cuentas trató de identificar a los sicarios y “neutralizarlos”, por ejemplo, deteniéndolos por otros delitos. Eso se dio en el barrio Casabó de Montevideo.

De acuerdo a información ministerial a la que accedió El Observador, los homicidios anuales ocurridos al 28 de diciembre pasado fueron 257, número al que hay que sumarle la muerte de Lola, la joven argentina asesinada en Valizas.

En 2013 hubo 260 homicidios y en 2012, 267, de acuerdo al Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior.

El dato que en cierta medida preocupó a las autoridades fue la caída de la resolución de homicidios, que se ubicó en 52% a nivel nacional y ronda el 59% en Montevideo.

Las fuentes explicaron que el 52% de los casos no aclarados “es un número móvil”, “no cerrado” y aseguran que varios homicidios ocurridos en 2014 se resolverán en los próximos meses.

Tres años atrás, el ministro Bonomi señaló en conferencia de prensa que “Uruguay es el país de la región que aclara más homicidios” y precisó que “más del 80%” eran resueltos. “El problema no es la represión, sino evitar que se cometan los delitos”, dijo.

“Eso necesita una política preventiva, disuasiva y, si se comete el delito, entonces, si hay que reprimir” opinó el ministro el 9 de diciembre de 2011 cuando participó de la ceremonia de clausura de cursos de la Escuela Nacional de Policía.

El Observatorio de Criminalidad procesa aún los datos sobre la evolución del delito al cierre del año 2014, pero adelantó algunas cifras a las autoridades ministeriales.

Técnicas

Entre las herramientas más importantes que tienen los investigadores para resolver un caso están las pericias técnicas, que “son fundamentales”, dijo ayer a El Observador, Mario Layera, jefe de Policía de Montevideo.

De ese trabajo científico, “basado en tecnología que se adquirió”, surgen pruebas incontrastables, explicó.

También hay una “metodología” para trabajar en la resolución de crímenes complejos; y por último, sigue siendo un valor agregado “la experiencia” y “el olfato” de los investigadores.

El número de homicidios en la capital bajó a 142 en el año 2014, de los cuales un estimado de 59% fue aclarado, aunque Layera no confirmó ese porcentaje.

En 2013, hubo 158 asesinatos en Montevideo ; y en 2012, 159.

Los datos oficiales muestran una tendencia a la baja de los homicidios ocurridos en la capital.
En agosto pasado, el director Nacional de Policía, Julio Guarteche, dijo en radio El Espectador que los investigadores, en el 90% de los casos, saben quién fue el asesino, pero no tienen pruebas para llevarlos ante la Justicia.

Últimamente dentro de los homicidios predominan los ocurridos por ajustes de cuentas; le siguen los que se originan en disputas personales; y luego los vinculados a rapiñas. “Los ajustes de cuentas siempre existieron pero a partir del narcotráfico se dan cada vez más”, afirmó Guarteche.

“No sienten nada”

La Policía, a través de Inteligencia, también viene estudiando el fenómeno de los sicarios, que según se estableció “se trata de personas jóvenes; algunas menores de 18 años, individuos que no miden los riesgos, tienen fácil acceso a las armas y una deshumanización importante”. “No sienten nada cuando ejecutan a una persona”, dijo Guarteche.

El jefe de Policía Mario Layera, comentó a El Observador que hay casos de homicidios no aclarados donde se tiene pruebas y sólo falta detener al sospechoso que sigue oculto o se fue del país.

Explicó que si bien se busca resolver los casos lo antes posible, el tiempo que pasa entre un homicidio y su resolución “no asegura impunidad” al delincuente. Layera señaló que “el tiempo es primordial para llegar a la escena de un crimen y buscar pruebas con la policía científica”.

La experiencia indica que los homicidios complejos –como puede ser el de Lola Chomnalez en Rocha– no se resuelven rápido.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...