Cargando...
Estocolmo, la capital de Suecia

Estilo de vida > SUECIAGATE

En Suecia no te dan de comer: cómo una historia viral llevó a un país a repensar sus costumbres

Un relato sobre una costumbre sueca generó un debate sobre la tradición de no invitar a comer a los invitados en las casas

Tiempo de lectura: -'

08 de junio de 2022 a las 12:14

Para un extranjero puede resultar raro que los uruguayos circulemos todo el tiempo con un termo y un mate abajo de un brazo o que seamos crónicamente impuntuales. Pero cada país tiene sus rarezas, algunas más llamativas que otras. Ahora, por ejemplo, Suecia está repensando una de sus tradiciones y debatiendo sobre su imagen de cara al mundo después que una historia sobre una de sus costumbres se hiciera viral.

Distintos internautas contaron que en sus visitas a las casas de sus amigos durante su infancia, durante un momento los anfitriones se ausentaban durante algunos minutos y los dejaban solos. La razón era que estaban comiendo su desayuno o su cena, sin avisar ni convidar al invitado.

El llamado #Sueciagate empezó en un foro de discusión de la red social Reddit, donde una pregunta sobre las experiencias más extrañas de la gente con una cultura diferente dio lugar a la siguiente respuesta:

"Recuerdo haber ido a casa de mi amigo sueco. Y mientras jugábamos en su habitación, su madre gritó que la cena estaba lista. Y mira esto. Me dijo que esperara en su habitación mientras comían". 

"Me quedé a dormir en casa de un amigo. Cuando nos despertamos, dijo que iba a bajar un rato. A los 15 minutos, bajé las escaleras para ver qué pasaba y vi que estaban desayunando. Me ven y me dicen que casi terminaron y que volverán pronto. Todavía pienso en ello 25 años después", contó otro.

Muchos se hicieron eco de experiencias similares, la discusión se hizo viral y se trasladó a otras redes sociales. ¿Tiene Suecia una extraña inhospitalidad? ¿Los suecos son simplemente amarretes? ¿O hay otra explicación? 

Muchos suecos explicaron que no era una experiencia inusual. Otros dijeron que era raro, mientras que algunos aseguraron que nunca habían oído hablar de esta práctica, que puede llamar la atención en esta parte del mundo donde lo habitual no solo es invitar al visitante, sino hasta ocasionalmente ofrecerle algo que no se prepara todos los días.

"Cuando era niña, era muy común ir a jugar a casa de tus amigos y que luego dijeran: 'Oh, me voy a cenar. Volveré en 30 minutos'. Y te dejaban en su habitación", dijo la cantante pop sueca Zara Larsson, de 24 años, en un vídeo publicado en TikTok. 

Tradicionalmente, Suecia ha sido elogiada por defender los derechos humanos, por sus políticas igualitarias y sus diseños minimalistas. 

Sin embargo, en los últimos años ha aparecido en la prensa por su controvertida estrategia contra el covid, los tiroteos entre bandas rivales o los atentados. 

"Relación entre familias"

Para Richard Tellstrom, profesor asociado de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas, el debate del #Sueciagate es fascinante ya que revela "mucho sobre nosotros mismos y sobre quiénes somos".  

Tellstrom explicó que, aunque pueda parecer extraño a los extranjeros, esta práctica no es una señal de que los suecos sean tacaños. 

"Se trata de la relación entre las familias y de no acabar en deuda unos con otros", dijo el historiador de la alimentación. Lo habitual es que cuando se lleva a un niño a jugar a la casa de otro, se pacte de antemano si se queda a comer. Si no se hace, puede darse la extraña escena contada por los internautas.

Según Tellstrom, en la mentalidad sueca, puede haber varias razones para no invitar a cenar a los compañeros de juego de tus hijos. Una de ellas podría ser que la familia del niño visitante estuviera planeando una cena propia y entonces "arruinarías la oportunidad de que estuvieran juntos como familia" para esa noche.

Pero también hay razones históricas. Cuando Suecia era mucho más pobre y la gente tenía más hijos, los padres que tenían dificultades para llegar a fin de mes enviaban a sus hijos a comer a casa de sus amigos.  

Por ello, el mero hecho de ofrecerse a alimentar al hijo de otra persona podía interpretarse como un insulto. "Si te ofreces, estás admitiendo que la otra familia ha pasado por momentos difíciles", dice el historiador.

En paralelo también habló de la relación de los suecos con la deuda, y el hecho de que siempre hay que tener cuidado de no acabar en deuda con otra persona. 

"Si tus hijos comen mucho en mi casa, estarás en deuda conmigo, y eso debe evitarse porque es malo para nuestra relación como adultos", señaló.

Fuente: Con base en AFP

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...