Agro > TRIBUNA / LUIS ROMERO ÁLVAREZ

Encrucijada geopolítica

Luis Romero Álvarez: "Por favor, no seamos improvisadores ante situaciones que pueden abrir o cerrar mercados e inversiones del país por décadas”

Tiempo de lectura: -'

06 de noviembre de 2020 a las 21:12

El mundo enfrenta una encrucijada geopolítica parecida a la que enfrentó a Inglaterra y Alemania antes de la Primera Guerra Mundial (Alemania como potencia en ascenso alcanzó a Inglaterra en 1910) y a otros casos de la historia en los cuales un imperio en expansión igualó a otro ya predominante.

Como señala Yergin en su recomendable libro The New Map, entre 2003 y 2103 la economía china se multiplicó por 2.5, la de la India se duplicó, la economía mundial creció 30%, Estados Unidos creció 17%, Europa 11% y Japón 8%. Entre 2011 y 2013 China usó más cemento que el que Estados Unidos usó en todo el siglo XX. Cuando surgió la epidemia del SARS en 2002, China era el 4% de la economía mundial; hoy es el 16%.

Midiendo por tipos de cambio, la economía americana todavía es más grande que la china, pero usando la medida de paridad de poderes de compra, China sobrepasó a Estados Unidos en 2014.

Un punto débil de China es su dependencia en combustibles importados (75%), especialmente por vía marítima, bloqueable por la todavía invencible Armada Americana.

Pero con la nueva alianza, con la muy complementaria –aunque tradicionalmente resistida– Rusia (fogoneada por las sanciones americanas a consecuencia de la anexión de Crimea y otros conflictos), los combustibles empiezan a llegar a China por gasoductos como el Power of Siberia.

China ya tiene un peso económico más que suficiente para incidir y mucho en la escena internacional, usando el poder de su gran mercado, la competitividad de su producción industrial cada vez más sofisticada, su profunda capacidad de inversión y su creciente dominio del mundo informático, empleando por ejemplo su potente iniciativa logística, comercial, cultural y política de la Nueva Ruta de la Seda.

El enfrentamiento con Estados Unidos era y es inevitable, como lo fue entre Inglaterra y Alemania.

Pero en la cultura china el juego de poder es el Go que busca dominar al enemigo al inmovilizarlo, mientras en occidente el juego de poder es el ajedrez, que busca destruir al enemigo.

Así se desarrollará esta confrontación que ya comenzó y que podrá tener graves eventos por venir, como el enfrentamiento por el mar del sur de China, Taiwán o Hong Kong.

Ante esta realidad geopolítica, Uruguay debe pensar su estrategia en política exterior. Mientras dure el “no nos metemos en conflictos ajenos y nos relacionamos con respeto con todos” que es el enfoque actual, sirve.

Pero, lamentablemente, el conflicto si evoluciona en su modo violento no dará más lugar a esa línea neutral; se nos impondrá tomar partido (por ejemplo, a quien venderle comida y a quien no).

Los Estados Unidos, que siempre consideraron a América Latina como su patio trasero, han estado desatentos en el cuidado de ese espacio estratégico (en 20 años el 70% de todas las exportaciones mundiales de alimentos saldrá del Cono Sur).

Creo que esa situación cambiará pronto y debemos estar atentos a las señales concretas. Precisamos tener consensuada una política de Estado con sólido apoyo político, que defina la posición de Uruguay ante los escenarios alternativos que se presentarán.

Por favor, no seamos improvisadores ante situaciones que pueden abrir o cerrar mercados e inversiones del país por décadas.

En este sentido, los TLC, tan resistidos en forma equivocada por la izquierda, son una forma de balizar caminos en materia de política exterior; los países que se comprometan rápido con Uruguay en abrir sus mercados y recibir nuestros productos sin aranceles ni restricciones serán los que contarán con nuestro flujo de comida cuando la situación se complique. Nuestro peso internacional es chico en PBI, pero no tanto en exportaciones de alimentos (estamos entre los 10 mayores exportadores mundiales de varios rubros claves, incluso entre los primeros cinco en algunos). Y si esta línea es seguida por otros grandes productores de alimentos, puede ser decisiva en el equilibrio geopolítico futuro. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...