Nacional > ELECCIONES 2019

Encuestas en día de elección: crónica de un “mundial” para las consultoras

Cómo trabajan las empresas, desde las encuestas en los circuitos hasta el análisis de los datos una vez que se abren las urnas para proyectar los resultados finales

Tiempo de lectura: -'

28 de octubre de 2019 a las 05:03

"Tienen que hacerse amigos de los presidentes de mesa”, suelta Ignacio Zuasnabar en la sede de Equipos Consultores, la empresa de opinión pública que dirige. El consejo va hacia una de las encargadas de coordinar el trabajo de los encuestadores desplegados a lo largo y ancho del país, segundos después de que le llegara un audio en el que un hombre contaba que lo habían echado del circuito donde estaba realizando un “boca de urna” por estar muy cerca del lugar de votación.

Ya pasaron un par de minutos de las 11 de la mañana y Zuasnabar acaba de llegar a su oficina. Viene con traje en mano porque al final de su jornada estará frente a las cámaras de canal 10 presentando los resultados preliminares de las elecciones nacionales. “Bueno, llegó el día”, esboza con entusiasmo.

Antes de sentarse a conversar con El Observador, recorre todos los sectores del edificio donde hay gente trabajando. Arriba, algunos reciben los resultados de las encuestas que van llegando. Abajo, otros controlan que el trabajo en territorio se cumpla a la perfección.

El director de Equipos pasa, escucha y aconseja. Se entera de los imprevistos pero también de las soluciones que enseguida se encontraron. Uno de los coordinadores le cuenta que un encuestador en Rivera no había podido salir a hacer su trabajo porque “diluviaba”. Pero no demora en traer tranquilidad: la lluvia paró y el trabajador ya está cumpliendo con su labor. 

Mientras, en la iglesia Misión Vida en 18 de Julio y Pablo de María, Estela Nuñez, una de las encuestadoras, hace el trabajo de calle. Parada afuera del local, intercepta a todos aquellos que votan en los dos circuitos instalados allí. Trabaja desde 2007 en la empresa y por eso tiene bien claro el consejo de Zuasnabar. Lo primero que hizo al llegar fue hablar con el presidente de mesa y pedirle permiso para trabajar en el lugar.

En esas urnas, la mayoría de los votos son para el Frente Amplio. O por lo menos eso le dicen a Núñez. “Al Frente. Desde el año que tengo memoria, desde el 83’”, responde una mujer. “Al Frente, de toda la vida”, dice otra, ante las preguntas de las encuestadoras. Y la seguidilla oficialista continúa.

Nuñez a todos le pregunta lo mismo y registra las respuestas en una app de la empresa que maneja desde el celular. “¿Qué votó?”, “¿metió la papeleta?”, “¿desde cuando tiene decidido su voto?”, “¿qué edad tiene?” y “¿cuál es su nivel educativo?”, son las preguntas que repite una y otra vez.  Muchos esquivan el compromiso pero otros se animan a revelar su voto.

“A la 40”, respondió uno cortando la racha oficialista. Se refería a una de las tres listas del sector Todos del Partido Nacional liderado por Luis Lacalle Pou. En la hora y media que El Observador acompañó el trabajo de Nuñez, la mayoría de los votantes apoyaba al oficialismo. Los blancos le seguían muy por detrás y Ernesto Talvi, Guido Manini Ríos y Gonzalo Abella (Unidad Popular) llevaban un solo voto cada uno, según lo manifestado.

Horas después en el anexo de la Facultad de Derecho, Santiago Aguilar debuta como encuestador para la empresa Factum. Tiene 25 años, estudia Ciencias Políticas y trabaja en la empresa desde hace tres meses. Se lo nota entusiasmado, manifiesta esa mezcla de alegría e inquietud que genera vivir la experiencia por primera vez.

Las respuestas de las encuestados las anota en el celular y en una planilla en papel, para tener un respaldo físico que le asegure que los datos no se van a perder. Faltando una hora y media para que comience el escrutinio, los resultados que Aguilar tiene anotados también son favorables al Frente Amplio.

De 39 respuestas que obtuvo, 18 iban para el Frente Amplio (46%), 10 manifestaban que su voto había ido para el Partido Nacional (26%), seis prefirieron al Partido Colorado (15%), tres a Cabildo Abierto (8%), uno al Partido Independiente (2,5%) y uno en blanco (2,5%).

 

“Las encuestas a boca de urna tienen una limitación muy fuerte que es que alrededor del 30% de las personas consultadas a la salida del circuito no te contestan. No te quieren contestar, esa idea de que el voto es secreto está muy instalada. Entonces eso te genera una incertidumbre sobre las estimaciones que es muy fuerte. Si hubiera algún escenario radical de cambio respecto a lo previsto, ya algunas cosas podríamos anticipar con las bocas de urna. En esta ocasión no esperamos que la encuesta boca de urna nos proporcione una información demasiado fina, salvo que ocurra un vuelco muy grande”, explicaba Zuasnabar unas horas antes.

El plan a y el plan b

Son las 16 horas y en las oficinas de Opción Consultores recién comienza a haber movimiento. Esta empresa no dispuso de encuestadores para trabajar en los circuitos sino que destinó todos sus esfuerzos con miras al escrutinio final.

El call center que utilizan para sus mediciones todo el año está preparado para recibir los datos  desde las mesas en el momento en el que se abran las urnas en todo el país. Aunque está todo previsto para que los datos lleguen en forma automática, en cada computadora ya está instalado un software que se utiliza como plan b por si en algún punto dónde están los encuestadores no hay conexión a internet. En ese caso, se vuelve al método que utilizaban antes que la web facilitara todas las cosas: el encuestador hace una llamada telefónica cuando en su circuito se llegue a los cien votos y transmite todos los datos a la central. 

Los que están en la sede viven las horas previas con nerviosismo y emoción. La metáfora futbolística aparece para explicar cómo se vive el momento: “Esto es como el mundial, somos protagonistas cada 5 años”, dice una de las trabajadoras. “¿Viste cuando los jugadores están por entrar a la cancha? Bueno, estamos así, con ese nerviosismo lindo”, agrega enseguida.

A contratiempo
A las 20:30 se levanta la veda y los directores de las empresas de opinión pública tienen que estar frente a las cámaras dando su proyección de los resultados que procesaron en la hora desde que se abrieron las urnas a las 19:30. ¿Cómo hacer para dar un resultado tan preciso con tan poca información? En la automatización de datos está la respuesta.
Todos los encuestadores ubicados cargan los resultados que van saliendo en los circuitos. En el caso de Equipos dos estadísticos, dos politólogos y dos informáticos analizan los resultados junto al director de Opinión Pública de la empresa Ignacio Zuasnabar desde Canal 10. La información bruta pasa por un sistema de calibración que pondera los votos según de qué circuitos van llegando, teniendo en cuenta las condiciones sociodemográficas. “Si hay algo raro, se trata de intervenir. La idea es que la lectura sea lo más rápida posible”, cuenta Zuasnabar.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...