Tecnología > Videojuegos

Entre zombis y peleas: así es Tekken 7, lo último de Namco

La más reciente entrega de la saga creada por Namco lleva los enfrentamientos a un nivel metanarrativo e incorpora personajes de otros universos como Negan de Walking Dead 

Tiempo de lectura: -'

11 de febrero de 2019 a las 05:00

Los juegos de pelea son extremadamente populares dentro del mundo de los videojuegos. Tan es así que ante el menor indicativo de éxito despiertan sagas completas, cuyas entregas se continúan año tras año –basta señalar que parte de este subgénero son Street Fighter o Mortal Kombat, dos de las sagas más exitosas y longevas de todos los tiempos– desarrollando entrega por entrega una cosmología, un universo narrativo, mucho más complejo de lo que puede sugerir un juego donde esencialmente elegimos a un personaje para darnos de tortas contra todos los que se vayan rotando enfrente, en pos de alcanzar el siempre esquivo jefe final. 


Tekken es probablemente uno de los mayores ejemplos de lo anterior. Creado en 1994, ya desde su origen el videojuego planteaba el clásico argumento de los juegos de pelea: un torneo donde por diferentes razones se enfrentaban peleadores de distintas características, hasta llegar a un final a vencer con una conclusión propia según el luchador que consiguiera la hazaña. Pero al margen de este esquema clásico, había también una narrativa atrás de las piñas y las patadas: el de la compañía Mishima, el imperio financiero llevado adelante por la familia de mismo nombre y el sistema de sucesión que se decide a través del ya mencionado torneo. Así, planteando una estructura a medio camino entre la tragedia familiar y el sistema corporativo de una empresa –y sumando anárquicamente elementos fantásticos como demonios– Tekken construía una historia delirante pero al mismo tiempo extremadamente atractiva.  


Sus villanos no eran monigotes malos por ser malos o sus héroes unos puros buscadores de la justicia, sino que se planteaba un complejo sistema de intereses propios, donde todos los personajes buscaban triunfar por algún motivo –honor, venganza, lealtad, ambición, familia– propio. 
Seis entregas se sucedieron entre ese 1994 fundacional y 2008, sin contar los spinoffs de la saga principal –juegos concentrados en los torneos de lucha y sus derivados– todas ellas de gran éxito. Casi 10 años hubo que esperar para la llegada de la séptima entrega oficial, anunciada en el EVO 2014 y que actualmente ya se encuentra disponible para Arcade, PlayStation 4 y Xbox One, sumando la novedad por primera vez de estar desarrollada también para PC. Y no es la única novedad con la que cuenta.

Peleadores invitados

La historia retoma el punto presentado como el final de la anterior entrega, con Jin Kazama –para este momento el líder de la compañía Mishima– desaparecido tras haber triunfado en el torneo anterior. Esta desaparición propicia un vacío de poder que buscará ser ocupado por variados personajes: por un lado, Nina Williams –guardaespaldas de Jin y la mayor representante de su facción en su ausencia– por otro, Heihachi Mishima –el original director de la empresa y que regresa sorpresivamente tras ausentarse por varios años (y juegos)–, sumados a Kasuya Mishima, hijo y enemigo del anterior, lo más parecido a un “villano regular” que tiene la saga. Ellos, con los distintos personajes luchadores integrando sus facciones, se verán enfrentados en un nuevo torneo por el control de Mishima pero no serán los únicos, ya que Jin reaparece misteriosamente. ¿Pero es el mismo Jin Kazama de siempre?

A los muchos personajes que regresan a la saga –33 para ser precisos, con clásicos participantes como son Bryan Fury, Eddy Gordo, Marshall Law, Yoshimitsu y los ya mencionados Jin, Nina, Heihachi y Kasuya– se suman 10 nuevos, entre ellos una nueva encarnación de Jack (la séptima, obviamente) un clásico robot/androide/cyborg que a cada entrega se renueva y presenta nuevo aspecto. Pero no solo son ellos; Tekken 7 suma personajes “invitados” de otros universos tanto del videojuego como de la televisión.


Por ejemplo, hace su aparición Akuma, clásico personaje de Street Fighter (su primera aparición es en Street Fighter II Turbo, en 1994) como aliado de Heihachi y posible contendiente con el poder. Otro es el jefe mafioso Geese Howard, escapado de Fatal Fury, que busca ahora expandir su imperio del crimen. Más curiosa es aún la aparición de Noctis Lucis Caelum (o Noc, como le dicen para abreviar) quien llega desde la saga Final Fantasy con misteriosas intenciones. Pero quien se lleva el gato al agua y sorprende por completo es Negan. Sí, Negan de The Walking Dead.

El villano nacido en los cómics de Robert Kirkman e interpretado por Jeffrey Dean Morgan en su encarnación televisiva es un personaje elegible y fuertemente participativo en la trama del juego. Cómo es posible que uno de los pocos sobrevivientes del holocausto zombie que despoblara al planeta Tierra se encuentre ahora en Tekken es algo que no han explicado. Supongo que alcanza con el placer de usar el bate –Lucille, sí, tiene nombre el bate– contra la cabeza de los otros aspirantes al control de Mishima. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...