Copa Libertadores > ANÁLISIS

Errores y responsabilidades en el fracaso de Peñarol

En el partido decisivo por la Copa, jugando con uno más, las figuras no hicieron la diferencia, el DT dejó al Toro Fernández en el banco, y cuando fue a la altura ni siquiera pudo empatar

Tiempo de lectura: -'

09 de mayo de 2019 a las 14:06

El Cebolla Rodríguez desaparecido. El Toro Fernández sentado en el banco. Walter Gargano y Guzmán Pereira lentos y jugando a otra velocidad con relación a los futbolistas de Flamengo. El equipo se mostró desordenado y sin juego colectivo. Las dificultades que los aurinegros tienen para ganar en la altura y no ganar los partidos claves, se transformaron en un combo letal para Peñarol, que volvió a fracasar en la Copa Libertadores y el torneo continental seguirá siendo una obsesión.

En los últimos 18 años el carbonero superó la primera ronda en dos oportunidades. Demasiado poco para una institución a la que su historia en el torneo la obliga a ganar.

El técnico Diego López se mostró extrañado de que su equipo, con 10 puntos, quede afuera del principal torneo de clubes del continente tras igualar 0-0 con Flamengo en el Campeón del Siglo. Lo curioso del caso es que el elenco aurinegro se despide ganando cuatro de los seis puntos contra el poderoso Flamengo.

La altura

Peñarol realizó trabajos especiales para subir a la altura, con el objetivo de minimizar los efectos de una situación que para los jugadores uruguayos suele ser traumática.

En esta edición de la Copa, Peñarol subió dos veces a la altura y volvió sin puntos. En Quito perdió 0-2 y el técnico López reconoció en conferencia de prensa: “Jugamos bien hasta los 70 minutos contra Liga”. En Quito nadie sumó puntos. Liga ganó los nueve de local.

El déficit de los aurinegros, en un hecho que se transformó en determinante, fue en Oruro, ante un equipo débil como San José. Peñarol cayó 3-1. En los 3.700 metros sobre el nivel del mar, sacaron puntos los rivales de los aurinegros: Liga de Quito empató 3-3 y Flamengo ganó 1-0.

Sobre la derrota en Oruro, el técnico mirasol expresó el miércoles en la conferencia de prensa: “En Oruro la pelota del Cebolla que pegó en el travesaño pudo haber cambiado el partido”. No lo cambió y la dura realidad marca que el carbonero fue el único que no sumó en Bolivia.

Los jugadores

En el último partido de la serie ante Flamengo, este miércoles, el que era a cara o cruz, en la cancha no aparecieron los referentes del equipo. El Cebolla Rodríguez se mostró enredado con la pelota. No pudo desnivelar en ningún momento. Fue superado en velocidad. Los dos tractores del mediocampo aurinegro, Gargano y  Pereira, no estuvieron a la altura. Superados físicamente, los jugadores de Flamengo parecían jugar a otra velocidad.

El único que sacó la cara por el equipo fue el juvenil Brian Rodríguez al que ahora pierde de cara al clásico del domingo porque viaja con la selección Sub 20 el Mundial de Polonia.

El otro fue el golero Kevin Dawson, que se transformó en figura, lo que habla de que el equipo quedó en deuda.

La formación

Cuando se anunció la formación de Peñarol para enfrentar a Flamengo llamó la atención la ausencia de Gabriel "Toro" Fernández que ocupó un lugar en el banco de suplentes.

El delantero, que atraviesa un momento complejo por la situación particular que vive producto de un accidente de tránsito, habló la pasada semana con el técnico. El Toro comunicó su deseo de jugar. Y López lo mandó a la cancha contra River Plate. Peñarol ganó 2-0, el Toro marcó un gol y se mostró como en sus mejores tiempos.

Pero el día que más lo necesitaba para jugar de local, con el estadio colmado y empujando al equipo en pos de la clasificación, López dejó al Toro al banco y en su lugar entró Darwin Núñez, que no dio la talla. El juvenil se vivió chocando con Giovanni González que no tuvo espacios en la cancha para subir como lo hace habitualmente.

La salida del equipo del Toro Fernández resultó inexplicable desde lo futbolístico y por lo que había mostrado en su anterior partido. Cuando entró, al inicio del segundo tiempo, no logró meterse en el juego, como todo Peñarol.

El peso de la localía

Otro detalle que no es menor es que a Peñarol le cuesta resolver y ganar partidos decisivos en su cancha del Campeón del Siglo. Es importante subrayar en este aspecto que le cuesta ganar partidos decisivos, porque el porcentaje de puntos ganados en su estadio es de un 75%.

Las pruebas de que falló en los partidos determinantes están a la vista: final del Clausura de 2016 con Plaza Colonia; partido decisivo para clasificar a la final del Intermedio, perdió 3-2 con Defensor Sporting que terminó con nueve futbolistas; eliminación de la Libertadores de 2017 ante Palmeiras y el miércoles eliminación de la Copa ante Flamengo.

Por la forma en que se le planteó el partido en el final, jugando de local, y con el rival con un futbolista menos por la expulsión de Pará a los 64 minutos, Peñarol termina quedando en deuda.

El hecho es que esta situación se repite sistemáticamente en este siglo en la Copa. Ahora Peñarol da vuelta la página y jugará el clásico en su estadio, con la responsabilidad histórica de ganar el primer partido en el Campeón del Siglo o quedar marcado para la historia.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...