Economía y Empresas > VENTAS EXTERNAS

Esperan que carne y celulosa impulsen exportaciones en 2018

El Instituto Uruguay XXI proyecta un leve repunte del comercio exterior para este año

Tiempo de lectura: -'

19 de enero de 2018 a las 13:24

Luego de dos años de desaceleración, el comercio mundial de bienes revirtió su tendencia aumentando un 3,6% en relación a 2017. Uruguay no fue la excepción, sus exportaciones crecieron un 10% -en un promedio de 10,4%- en línea con los países de la región. Se prevé que la línea de recuperación continúe aunque a tasas más moderadas para 2018 (+1,5%), gracias a la estabilidad en los precios de los commodities, mejores perspectivas en la región y una economía global que continuará creciendo, de acuerdo a las proyecciones elaboradas por Uruguay XXI.

Los precios de los productos con mayor participación en la oferta exportable del país en 2017 registraron comportamientos diversos. Mientras que se produjo un aumento en el valor internacional de la carne y el arroz, el precio del trigo, la soja y la madera aserrada presentaron caídas, al tiempo que la celulosa se mantuvo a precios estables.

Las perspectivas para 2018 muestran alzas en los precios de la soja, el arroz y el trigo, mientras que la carne y la madera aserrada no tendrían variaciones significativas en precios. Si bien no se dispone de información sobre la celulosa por parte del Banco Mundial, el precio de este producto tuvo un importante crecimiento durante los últimos meses de 2017 tanto en Uruguay como en mercados de referencia como Brasil, lo que implica que frente a un escenario de estabilidad, como el que se espera para 2018, el precio medio esperado de la celulosa será 15% superior al de 2017.

La carne bovina liderará nuevamente las ventas externas de 2018 con US$ 1.526 millones. El Banco Mundial prevé una recuperación de los precios internacionales que incidirán positivamente en los montos exportados por el país, mientras que las toneladas faenadas se mantendrán estables.

La celulosa será el segundo producto en 2018, con US$ 1.453 millones. El volumen de exportación se mantendrá prácticamente sin variaciones, con una producción aproximada de 1,3 millones de toneladas al año por parte de cada planta. Como consecuencia, el total exportado variará únicamente en función del precio de exportación que negocie cada empresa. Los niveles de precios, que presentan una tendencia creciente, se estima se mantendrán en 2018.

El tercer lugar en el ranking de productos exportados lo ocuparía la soja, aunque se espera que 2018 sea un año de retracción. La excelente zafra 2016- 2017 no se repetirá y aunque se espera que los precios aumenten levemente, la caída de la producción repercutirá en el volumen vendido. El total exportado de soja se situaría en niveles cercanos a los US$ 1.000 millones.


Principales destinos

Aunque la economía de China se desacelerará levemente en 2018, se mantendrá como principal destino para las exportaciones uruguayas. El crecimiento de este mercado en las últimas dos décadas ha modificado la dinámica mundial del comercio y en Uruguay la influencia ha sido particularmente importante desde 2008. Actualmente, es destino de los tres principales productos de exportación del país.

En 2017, la economía de Brasil – segundo socio comercial de Uruguay – logró salir de una profunda recesión. Se prevé que en 2018 continúe transitando la senda del crecimiento, en niveles cercanos a 2,1% de acuerdo a las últimas proyecciones relevadas.

Por su parte, Argentina también retomó el crecimiento en 2017 y se espera que en 2018 el nivel de actividad aumente 3%, levemente por encima del año anterior.


Perspectiva global

Se espera que el comercio mundial de bienes aumente un 3,2% para 2018, según la Organización Mundial del Comercio (OMC). Estas proyecciones están en línea con otros organismos internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que prevén una leve ralentización en el crecimiento del comercio internacional para este año.

La proyección representa una mejora sustancial frente al magro desempeño del comercio del 1,3% registrado en 2016. Además, se supone una mayor intensidad en relación al crecimiento promedio de los últimos cinco años de 2,2% anual. De hecho, 2017 es el primer año posterior a la crisis financiera mundial en el que el comercio crece por encima de 3%. La mayor intensificación del comercio internacional se explica por el repunte de las corrientes comerciales asiáticas con un aumento del tráfico intrarregional, y la mayor demanda de importaciones desde América del Norte, según el informe de Uruguay XXI.

Sin embargo, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), factores cíclicos como la composición de demanda global y la elevada incertidumbre continúan restringiendo el crecimiento del comercio global, aunque no son las únicas razones. El comercio se encuentra afectado por la menor liberalización de países tradicionalmente importantes del comercio internacional y el notorio freno en la expansión de las cadenas globales de valor, que afecta directamente las posibilidades de repunte en los precios de los commodities.

En base a ello, la OMC prevé que el comercio mundial se expanda 3,2% en 2018. Asimismo, las proyecciones de otros organismos internacionales, aunque con diferencias en sus mediciones, convergen en esta tendencia. El Banco Mundial prevé un crecimiento de 4% en 2017 y una leve desaceleración en 2018 (expansión de 3,8%) . Las proyecciones del FMI también señalan una ralentización para este año, pasando de una tasa de crecimiento de 4,2% en 2017 a 4% en 2018.


Comentarios