Estadísticas futboleras vs mitos

El sistema uruguayo Olimpo Stats suma datos futbolísticos y se pone a prueba con el Mundial de Rusia

Tiempo de lectura: -'

24 de junio de 2018 a las 05:10

En plena oleada del big data, es decir, de los grandes volúmenes de datos, el Mundial de fútbol se ha convertido en la prueba de fuego para un joven proyecto uruguayo. Se trata de Olimpo Stats, un sistema creado por tres exalumnos de la Universidad ORT que recolecta datos en tiempo real para convertirlos en estadísticas que puedan usar los relatores de fútbol para hacer proyecciones, también en tiempo real.

"Estaba escuchando un partido del Arsenal que iba cero a cero y no pasaba nada", contó Juan Carlos Casalderrey, uno de los tres gestores del sistema. "Era un partido muy chato. De repente, el relator explicó que en la misma cancha el mismo equipo había metido un gol en el minuto sesenta y algo, por lo que había chances de que lo volviera a hacer. Y lo que pasó fue que, efectivamente, cuando pasaron los 60 minutos, metieron un gol. Ejemplos como ese hay miles: si Messi o Ronaldo tiran un penal con la derecha, hay tal porcentaje de posibilidades de que peguen en el palo y tal otro porcentaje de que sean goles", explicó a Cromo.

Estos ejemplos vienen a cuento de lo que los creadores de Olimpo Stats pretenden hacer con los datos que relevan con paciencia infinita y un grado de empeño que tiene mucho que ver con su pasión futbolera.

Junto a Casalderrey están Damián Scheck y Federico Agripa. Los primeros dos son licenciados en sistemas, una carrera que incluye algunos aspectos de administración de negocios, mientras que Federico es ingeniero de sistemas. Los tres promedian los 27 años.

olimpo estadísticasl.jpg

Los resultados de su sistema, que en los hechos va creciendo con cada partido, se pueden seguir a través de su Twitter. La cuenta muestra datos y estadísticas relativas a todo lo que ocurre, cosa que ayuda a comprender los partidos y a proyectarlos mejor. Esta vez le tocará a Casalderrey seguir los 64 partidos del Mundial de Rusia e ir lanzando datos sobre todo lo que vaya ocurriendo. Por eso será la prueba de fuego para el sistema.

Más allá de Twitter, que es la cara visible y abierta al público, Olimpo trabaja en dos plataformas. Una de ellas recolecta los datos recogidos en la cancha: goles, tarjetas rojas, penales y los cambios de jugadores (van a modificarla en breve para también sumar datos de tarjetas amarillas, remates al arco y faltas). La segunda plataforma es un administrador de esos datos que llegan de la cancha, cuya función es constatarlos para que no se le adjudique un evento al jugador equivocado y se pueda impedir un tuiteo equivocado, o corregirlo en poco tiempo.

"Vimos que los periodistas trabajan con mucho papel", apuntó Casalderrey sobre el inicio de esta idea, hace casi dos años. "Eso hace que demoren en buscar los datos o recalcular las tablas de posiciones mientras transcurre el partido. Yo he escuchado a periodistas decir que tienen que dar vuelta las hojas porque no les queda dónde apuntar los cambios. Nosotros tenemos pequeñas aplicaciones que tienen el fixture y la tabla de posiciones. También está la tabla de goleadores y la tabla de asistencias y la de tarjetas amarillas acumuladas. Todo se actualiza en el momento", precisó.

olimpo estadísticasol.jpg

Tras el Mundial van a engrosar su base de datos con información sobre los más de 700 jugadores que participan del torneo, cuyos datos básicos fueron cargando manualmente al sistema.

Con respecto a Uruguay, ya tienen cargado todo el campeonato de este año y casi todo el de 2017. El gran desafío es dar con los datos históricos, a los que, dijo Casalderrey, se podría acceder a través de los extécnicos de cada club, quienes supuestamente conservan registros de todos los eventos de los partidos.

Durante el proceso previo, buscaron varias formas de dar con los datos, hasta que se pusieron en contacto con la AUF. Ahora realizan una suerte de cooperación o intercambio no formal con la institución, para obtener los datos de las canchas mientras ellos les aportan servicios. "Todo emprendimiento arranca con un fin y puede ir variando", explicó.

El proyecto que empezó sobre la imagen de los incómodos papeles que manejan los periodistas deportivos, ocho meses más tarde incluye el sueño de derribar algunos mitos. Uno de ellos es el preconcepto de que a los equipos grandes les cuesta salir de su propio recinto.

"Lo que voy viendo es que no, que en la mayoría de los casos la ventaja la tiene el grande. Como decía un periodista, el hincha no se da cuenta de que la mayoría de los jugadores de equipos grandes vienen de equipos chicos. La idea es derribar esos mitos a partir de datos. Y si esos mitos quedan entre casa, no pasa nada, pero cuando se convierten en violencia en la cancha, está mal", recordó.

Comentarios