Nacional > INDIGENCIA

Faltas cotidianas: la mañana en la Puerta de Entrada por Ley de Faltas

Cada día hay entre cuatro y cinco operativos de la Policía para conducir a personas en situación de calle al dispositivo del Mides por ocupar espacios públicos

Tiempo de lectura: -'

21 de junio de 2020 a las 05:00

Por Ramiro Pisabarro

El primer furgón del Grupo de Reserva Táctica (GRT) de la Policía llegó a las 8:50 de la neblinosa mañana de viernes, escoltado por una patrulla. En la parte trasera van sentadas seis personas que viven en la calle.

“¿Sabe por qué está acá?”, le pregunta la funcionaria a uno de ellos, una vez ingresado al local apostado sobre José Enrique Rodó y Minas, en el centro de Montevideo. “A usted lo condujeron por incumplimiento del artículo 14 de la Ley de Faltas”, comienza a explicar la mujer en referencia a la ocupación indebida de los espacios públicos.

Más allá de los vehículos policiales estacionados y la ronda de cinco agentes del GRT, no hay indicador alguno en la fachada del lugar de que se trata de una Puerta de Entrada a refugios. El dispositivo, a cargo del Ministerio de Desarrollo Social y gestionado en convenio por la organización Plenario de Mujeres (Plemuu), recibe a indigentes retirados de la calle por motivo de Ley de Faltas.

Es que la la Ley 19.120, votada siete años atrás así lo establece para todos los que acampen o duerman en espacios públicos de forma permanente. La normativa también prevé una pena de siete a treinta días de trabajo comunitario para aquellos que persistieran en su actitud a pesar de ser advertidos más de dos veces por las autoridades.

Los operativos diarios

En cada uno de los cuatro o cinco operativos diarios realizados, los funcionarios deben explicar a las personas por qué fueron movidas de su lugar, muchas veces incluso siendo despertadas para ello. Según explican, hay varios indigentes que desconocen la norma o que la malinterpretan. 

Gabriel es el único de los que llegó en la primera tanda del día que opta por tomar un baño con agua caliente en el centro de ingreso. Hace una hora y media fue levantado por la policía de su punto de descanso en el Parque Batlle.

El procedimiento puede tornarse un poco lento para algunos, en especial para los que tienen que llegar a trabajar en hora.

Jabón líquido en vasos descartables para todos los que deseen ducharse.

Primero, los policías toman nota de denuncias de vecinos por ocupación del espacio público. Al constatarlo, retiran a la persona del lugar. Mientras tanto, la Intendencia de Montevideo se encarga de recoger las pertenencias que deje de lado la persona. Antes de llevarla a la Puerta de Entrada deben pasar por el centro de constatación de lesiones, ubicado en el barrio Prado, como garantía de que no fueron maltratados por la Policía. Según supo El Observador, el traslado puede demorarse, dado que también coinciden en la policlínica los detenidos por otras causas.

Una vez que los indigentes llegan a la Puerta de Entrada se intenta derivarlos a centros nocturnos, aunque pueden negarse.

“Yo me voy de acá”

“No me hables de refugio. Ya fui y pasé horrible. Ahí es donde me robaron el parlante”, asegura Mariela. Ella ya es una cara conocida en la Puerta de Entrada, y estima que pueden llegar a hacer dos años desde que no pasa la noche en un centro nocturno. 

“Hace pila que no voy a un refugio”, contó también Gabriel. “Siempre he tenido malas experiencias, como también las tengo en la calle”, apuntó el hombre, que gana su sustento en base a changas como la limpieza de vitrinas de comercios y parabrisas de autos en los semáforos.

“No, yo me voy de acá”, dice por su parte uno de los recién llegados del segundo operativo del día. A pesar de los intentos de los funcionarios de disuadirlo, el hombre se retira. Si bien está en su derecho, se arriesga a que la Policía lo detenga para conducirlo a un juez, si se tratara de la tercera vez o más que pasa por la Puerta de Entrada.

De enero a la fecha del 19 de junio, hubo 878 conducciones (personas llevadas por la GRT en operativos). Esto implica un promedio de once personas que llegan cada día al dispositivo del Mides, sin contar los fines de semana y un parate del 1° de abril al 31 de mayo.

El sábado pasado un hombre en situación de calle falleció por hipotermia en Paso Molino. En la última semana el ministro del Interior, Jorge Larrañaga, insistió que se procedería a desalojar de espacios públicos a quienes viven en la calle. “Se acabó lo de que tienen derecho a dormir en la calle”, declaró el titular del Mides, Pablo Bartol. “La calle es una situación desgraciada y no es ningún derecho”, sentenció de inmediato. 

Preguntas y respuestas

En el punto más álgido de la emergencia sanitaria, el local designado como Puerta de Entrada debió tornarse en un centro de 24 horas para 15 personas en situación de calle que son población vulnerable al nuevo coronavirus. Las huellas de la reconversión aún permanecen en el local, entre dibujos pegados en las paredes, mazos de cartas, una televisión y videos de guitarreadas con cantarolas.

La agilidad se ha vuelto un sello de la Puerta de Entrada, aseguran sus funcionarios. Ahora los usuarios son trasladados en grupos de a cinco. Si llega a haber alguno de más, la persona restante debe esperar en la entrada hasta que otro libere las instalaciones. Ya no se sirve café, para consternación de algunos de los recién llegados.

Sergio se encuentra en situación de calle por primera vez. Tras ser el primero en dar un paso adelante para acceder a un baño de agua caliente, se pone las medias en uno de los bancos de la sala de espera. Tiene apuro en poder salir antes de las 12 del mediodía para llegar al almuerzo servido en la Parroquia San Antonio a unas cuadras. Una de las funcionarias le promete que la entrevista será rápida.

Los operativos tienen lugar hasta las 14 horas, ya que una hora después se retiran los dos policías que hacen guardia. Uno de ellos cuenta que el ambiente es tranquilo, y que solo en una ocasión desde que retomaron la actividad debió hacer valer su autoridad.

La gran mayoría de los conducidos no tiene quejas respecto al trato de la policía. Según estiman en la organización, menos de un 10% de los 2.000 trasladados al lugar el año pasado tuvieron algún reclamo.

Cuando el GRT lleva a los indigentes a Puerta, el Mides intenta derivarlos a centros nocturnos. Para ello son entrevistados por un trabajador social o psicólogo, para indagar en temas como su trayectoria en calle, sus redes de vínculos, consumo de sustancias y estado de salud. Los conducidos pueden negarse.

“Si podemos, hacemos las entrevistas de a dos, para que uno anote mientras el otro lo mira. El contacto visual es importante”, cuenta Gabriela Pereyra, coordinadora del lugar. 

Según estiman desde la organización, la mitad de los conducidos acceden a la entrevista. De esos que sí la tienen y son derivados, la mitad llega finalmente al refugio.

“¡¿Hoy es viernes?!”, exclama Gastón al percatarse de la proximidad del fin de semana. “No me hables de refugio, hoy hay baile”, dice el hombre de 26 años. Él es un caso típico de quien es derivado pero resuelve no pasar la noche en el centro.

Cerrado por emergencia sanitaria

La Puerta de Entrada General, ubicada en Maldonado y Joaquín de Salteráin, permanece cerrada a la atención presencial por la emergencia sanitaria. En este momento, el acceso a centros nocturnos está descentralizado. Esto implica que cada lugar gestiona sus propios ingresos, y queda como punto de referencia para sus usuarios.
En Montevideo hay 33 centros nocturnos, con capacidad para albergar a unas 1.400 personas. Sin embargo, la nueva gestión del Mides apuesta a un modelo alternativo a los refugios, con condiciones de convivencia y atención más individualizadas. En esa línea va un convenio firmado con la Agencia Nacional de Vivienda en abril de este año.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...