18 de junio 2024
Dólar
Compra 38,30 Venta 40,50
6 de enero 2023 - 5:02hs

Conocido por su elegancia impecable y su severidad doctrinal, el obispo alemán Georg Gänswein, fiel colaborador por décadas de Benedicto XVI, no ha ahorrado esta semana críticas al papa Francisco, quien despidió este jueves con un solemne funeral a Benedicto XVI, el pontífice ultraconservador fallecido el pasado 31 de diciembre.

Hijo putativo del papa alemán que renunció golpeado por los escándalos y las intrigas, Gänsweinse comprometió a defender el legado de Ratzinger a todo precio, y comenzó haciéndolo con una seria de entrevistas y anuncios durante la semana de duelo en el Vaticano y cuando los despojos del papa emérito todavía estaban expuestos en la capilla ardiente en la basílica de San Pedro.

“El diablo ha actuado contra Benedicto XVI” afirmó al hablar de lo que definió como “los problemas” que jaquearon el pontificado de Ratzinger durante una entrevista concedida a Ezio Mauro, director del diario italiano La Reppublica en la que relata que al difunto papa “le partió el corazón” la decisión adoptada por Francisco de prohibir la celebración de las misas en latín, pese a que Bendicto XVI la rehabilitó en 2007.

Más noticias

Se trata del motu proprio “Traditionis Custodis” del actual Papa que eliminó la decisión tomada Benedicto XVI para “recomponer la unidad del cuerpo eclesial en el respeto de las varias sensibilidades litúrgicas”, liturgia en latín que, según expresó en su oportunidad Francisco, “fue usada para aumentar las distancias, endurecer las diferencias, construir contraposiciones que hieren a la Iglesia y frenan su camino, exponiéndola al riesgo de divisiones”.

La reapertura de las misas en latín llevada a cabo por Ratzinger buscaba una reconciliación con los sectores más conservadores y tradicionalistas de la iglesia, los cuales nunca apoyaron la reforma litúrgica de 1969 de Pablo VI. Años después, Bergoglio abrió una consulta a todos los obispos del mundo a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) y decretó que quien quiera celebrar una misa en latín deberá solicitar permiso al obispo del lugar.

El obispo alemán, que participó en la preparación  de las exequias del pontífice emérito y que según los medios de comunicación católicos eligió el vestuario con que fue sepultado en una cripta de las grutas vaticanas, rechazó la idea de que Ratzinger tomara la decisión de abdicar por los escándalos sexuales, morales y económicos que marcaron su breve papado de 8 años.

"No me esperaba que se desataron polémicas tan pronto", reaccionó el experto en historia de las religiones Massimo Faggiolicon relación a las críticas de Gänswein. Consultado por la agencia de noticias AFP, Faggioli consideró que “la palabra escándalo es un poco fuerte” para definir las revelaciones surgidas en 2012 de los denominados Vatileaks, la filtración de documentos confidenciales que expusieron casos de corrupción.

"Es obvio que, como diría el papa Francisco, la maldad, el malvado, el diablo, no duerme. Queda claro que golpea siempre en donde más duele", evaluó Faggioli con relación a los papeles secretos de Benedicto XVI, entre ellosmuchas cartas confidenciales cruzadas porRatzinger y Gänswein, las que proyectaron una imagen de la Santa Sede como un semillero de celos, intrigas y una constante lucha entre las facciones.

Uno de los escándalos que tocaron a Benedicto XVI, además de los casos de abusos sexuales como el protagonizado por sacerdote mexicano Marcial Maciel Degollado -fundador y dirigente de la organización católica conservadora de Los Legionarios de Cristo-, fue la renuncia en mayo de 2012 de Ettore Gotti Tedeschi, amigo personal de Ratzinger y presidente desde 2009 del Instituto para la Obras de Religión, más conocidocomo el Banco Vaticano, del que se vio obligado a retirarse por las múltiples irregularidades que reveló una auditoria internadel Vaticano.

Ahora, según los expertos, se teme por lo que podría revelar Gänswein en su libro de memorias sobre el llamado "mundo vaticano", que deberá salir a la venta a mediados de este mes. Bajo el título de “Nient'altro che la veritá. La mia vita al fianco di Benedetto XVI” (Nada más que la verdad. Mi vida junto a Benedicto XVI), de la editorial Piemme, el religioso, también especialista en derecho canónico como el difunto papa emérito, ofrece "un retrato íntimo" pero también un testimonio de los enfrentamientos internos que marcaron el controvertido pontificado.

"Estas páginas contienen un testimonio personal de la grandeza de un hombre calmado, un fino estudioso, un cardenal y un papa que ha hecho la historia de nuestro tiempo", adelantó la editorial. "Pero también son una narración en primera persona que trata de arrojar luz sobre algunos aspectos incomprendidos de su pontificado y describir desde adentro el verdadero mundo vaticano", advierte la promoción realizada por la editorial.

"Gänswein conoce muchos de los secretos, y de los pecados de la Curia vaticana. ¿Los usará para defender la memoria del Papa emérito?", se interrogó Jesús Bastante, un atento observador de los asuntos vaticanos en la página Religión Digital. "Pronto veremos si sus memorias son una reivindicación de su vida, y de la del papa emérito, o un 'ajuste de cuentas' ante los 'traidores' que permitieron la renuncia y la soledad del hombre que, con su renuncia, abrió un nuevo hito en la milenaria historia de la Iglesia", escribió Bastante.

Por ahora, Gänsweinse ha limitado a narrar y describir algunos de los momentos más intensos vividos desde que conoció al prestigioso teólogo y cardenal por primera vez en 1995, al que secundó durante su papado y acompañó en su posterior retiro. "Fui el último, el que apagó las luces cuando Benedicto XVI abandonó el Vaticano. Fue un momento muy emotivo y muy triste", dijo el obispo alemán de 66 años en una de las entrevistas concedidas esta semana.

En efecto. Son muchos los que recuerdan las imágenes transmitidas en directo del desconsolado llanto de Gänswein, el hombre que dedicó su vida a secundar alpapa ultraconservador y que ahora promete reavivar la polémica en torno al papado de Benedicto XVI, el hombre que fue elegido papa en 2005 después de 24 años de trabajar en la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Temas:

Georg Gänswein Papa emérito

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos