Hitos y aprendizajes de los 15 años de historia emprendedora de Bethel

El foco en la profesionalización del personal y un buen clima laboral basado en un manual de convivencia protocolizado son algunos de los pilares de esta empresa dedicada al bienestar y centrada en la mejora continua

Tiempo de lectura: -'

07 de febrero de 2018 a las 05:00

Cuando en 2003 Lourdes Rapalin y Álvaro Padín preparaban la apertura del primer local de Bethel Spa, escuchaban comentarios del estilo "no va a funcionar, ningún negocio funciona en Malvín", "nadie sabe lo que es un spa urbano, se van a fundir". "Esas eran las palabras de aliento que tenía todo el tiempo", recuerda Rapalin con una sonrisa. Quince años después esa apuesta a ser pionero ha redundado en una empresa que cuenta con locales en Pocitos, Carrasco, Malvín, Punta del Este y también en Asunción del Paraguay.

Certificada en normas de calidad y enfocada en la excelencia de su equipo de trabajo, se ha centrado en el "poder de la creatividad", y en la habilidad de encontrar oportunidades en las dificultades. Todo esto puede verse en los cuatro hitos que han marcado la historia de la empresa, según su fundadora.

1. Mirar más allá del techo

Los fundadores de Bethel nunca se van a olvidar del 31 de marzo de 2005. Llegaron al local de Malvín y el techo del gimnasio estaba en el piso, a causa de fuertes vientos durante la madrugada. Debieron sostener al equipo de trabajo y crearon un sistema con membresías anuales prometiendo que el 11 de abril comenzarían a funcionar de nuevo. "La gente confío y 12 días después abrimos. Uno se pregunta para qué pasan estas pruebas tan difíciles. Después te das cuenta: en agosto hubo un temporal enorme; si no hubiéramos pasado por esa prueba en marzo, nuestro techo no hubiera aguantado, y en ese momento era plena temporada", comentó Rapalín.

Para la empresaria, de todas las dificultades es posible que sacar lo bueno: "El tema es no quedarse encerrado en lo malo, mirar por encima del techo, y ver que algo bueno hay allá atrás. Perfectamente podríamos habernos quedado en el piso llorando. Y sin embargo sacamos fuerzas y empezamos a trabajar. Hay que levantar vuelo y mirar desde arriba. Se ven las cosas diferentes"

2. Protocolo de trabajo

En 2010, la empresa comenzó el proceso de certificación en normas de calidad, lo que la llevó a ordenarse y trabajar de forma diferente. Se elaboró un reglamento de trabajo donde "nada está librado al azar". Según Rapalin se trata de una especie de manual de convivencia o ética laboral, ya que allí está plasmado todas las condiciones que necesita una persona para lograr un buen ambiente laboral.

Todo se registra en Bethel: evaluaciones, solicitudes, capacitaciones se ponen por escrito en un sistema que se ha logrado que sea ágil y nada burocrático.

De esta forma logró ser la única certificada en el rubro en normas de calidad, y este año va por la segunda certificación. "No existen empresas exitosas, sino personas exitosas que convierten a una empresa en exitosa. Nuestro mayor tesoro es el equipo de trabajo. El empleado tiene que decir qué es lo que espera de la empresa, y la empresa tiene que decir qué espera del empleado", apuntó Rapalin.

3. Apertura de franquicias

Bethel abrió franquicias en Punta del Este en 2010, y el año pasado en Asunción del Paraguay: "Gente de Paraguay conocía la marca y vino a buscarnos para llevarla. No es poca cosa. Quiere decir que tiene todo un respaldo y un trabajo atrás". Rapalin subrayó la labor de supervisión que demanda ("Hay que cuidar el nombre que costó tanto trabajo"), y que la capacitación es un aspecto que no se delega.

4. Una escuela abierta



En 2012, ante la repetida práctica de otros centros de estética de contratar a su personal, en Bethel se dieron cuenta que podían hacer algo más con la experiencia y conocimientos adquiridos, junto con el sistema de trabajo construído. Así abrieron una escuela de peluquería y luego otras de masajista, cosmetóloga, y maquillaje. Este año se lanzará una tecnicatura de experto en spa y una escuela de instructores en baile. "Capacitamos a personas que van a trabajar quizás en otros lados, o por la cuenta. No nos guardamos nada,porque queremos que otros tengan la posibilidad de trabajar de forma profesional y comprometida como lo hacemos nosotros", concluyó Rapalin.

El secreto de Bethel para crecer
La mayor gratificación para Rapalin es cuando un cliente se le acerca y la felicita por el personal. En esos momentos siente que el sacrificio y el esfuerzo han valido la pena.
"¿Cual es el secreto para crecer? Cuidar el cliente interno (el equipo de trabajo) y escuchar al cliente. ¿Qué mejor que convertirnos en un lugar donde seamos agradecidos porque los clientes nos eligieron? Cuando se valora esto, y se entiende la importancia de darle lo mejor de uno al cliente, allí es donde se logra el éxito", reflexionó.

Más allá que capacitar al personal implique una inversión considerable en tiempo y dinero, Rapalin señala que es sumamente necesario: "Hay algo que aprendí con el tiempo. Ya no busco buenos profesionales, busco buena gente, con valores, comprometida y que ame el rubro. La profesión yo se la doy. Hemos sacado muy buenos profesionales", apuntó.

La empresaria entiende que no compite con otro negocio que cumpla con las reglas, sino con el trabajo informal y "con el control remoto del televisor", en relación al sedentarismo. Sin embargo, visualiza que en los últimos tiempos los uruguayos se están volcando más al cuidado del cuerpo y la salud. Subrayó la necesidad de trabajar en la prevención.

Rapalín está leyendo en estos días todas las opiniones de los clientes en la última encuesta realizada. "Lo mejor es que el cliente sienta que habla y que es escuchado. La encuesta nos dio una satisfacción del 98%, es muy alto", dijo.
Al comenzar a transitar el año número 15 de Bethel, la meta de Rapalin es volcar el conocimiento adquirido y lograr que el instituto de enseñanza esté a nivel superior.

Todos los contenidos identificados como O Media son realizados por el equipo de El Observador comisionados por empresas u organizaciones. Se trata de contenido que no necesariamente responde a los criterios editoriales de El Observador
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...