The Sótano > THE SÓTANO/EDUARDO ESPINA

Ícaros mejor equipados

Hay modernidad para rato

Tiempo de lectura: -'

02 de octubre de 2017 a las 05:00

La época moderna ha sido la de los inventores, y estos siguen siendo los dueños callados del mundo. Por lo tanto, hay modernidad para rato. La ambición de sorpresa tecnológica ocupa todos las áreas, desde la tecnología informática hasta la medicina, pasando por los medios de transporte. Precisamente, en el congreso de la Sociedad de Ingenieros de Automoción (SAE, por su sigla en inglés), realizado la semana pasada en Texas, fueron temas de discusión las nuevas formas de transporte que vendrán a perpetuar el reinado de la velocidad. Semanas atrás, no tantas, en este mismo lugar hablaba de la inminente presencia de los autos voladores, los cuales con toda seguridad estarán a la venta antes de que termine la próxima década. Pagaría por poder viajar, sin tener que perder tiempo en los semáforos. Dando por hecho la presencia de estos en el futuro cercano, el desafío que tiene la industria aeronáutica –cuya prosperidad está asegurada por varias décadas– es producir cuanto antes el llamado "jetpack", especie de cohete en miniatura que se cargaría en la espalda como si fuera una mochila y permitiría a cada individuo movilizarse por los aires en completa libertad, como si fuera Superman o un superhéroe menos conocido, como aquellos que protagonizaban las seriales estadounidenses de las décadas de 1940 y 1950. Hasta Batman podría elevarse por los cielos, cumpliendo finalmente al pie de la letra con su condición de hombre murciélago, pues, como si fuera roedor alado, el ser humano podrá vivir gran parte del día sin los pies en la tierra: ahorrando tiempo a la hora de ir de un lado a otro, librándose además del estrés asociado con tener que manejar en ciudades cada vez más superpobladas. Con el objetivo de acelerar la invención de un "jetpack", la empresa Boeing ha organizado un concurso para incentivar a los inventores, sean estudiantes o ingenieros, con la idea de que puedan diseñar uno que sea seguro, silencioso, ultracompacto, y capaz de transportar a una persona, por lo menos 32 kilómetros sin tener que recargar combustible o electricidad. Quien gane el certamen recibirá US$ 2 millones, una buena forma de decirle al genio inventor, "gracias por hacer posible el futuro por adelantado".

Comentarios