Remates > Arte

Il Povero Salvator Mundi, la otra obra que ayudará a los más necesitados

La pintura del artista Leandro Gómez Guerrero podrá ser adquirida por quien realice la mayor donación

Tiempo de lectura: -'

23 de diciembre de 2017 a las 05:00

Practicamente para nadie pasó desapercibido que el pasado 15 de noviembre, en una subasta en Christie's de Nueva York, se subastó la obra Salvator Mundi (de Leonardo Da Vinci) en la escalofriante cifra de US$ 450,3 millones.

La venta puede interpretarse como una demostración más de la buena salud que goza hoy el mercado del arte internacional. Pero es una realidad también que los montos exorbitantes son esporádicos, y que aún hay quienes a través del arte están dispuestos a realizar acciones benéficas para ayudar sin tener intereses ni fines de lucro.

Con este último ejemplo se puede identificar a Leandro Gómez Guerrero, empresario y artista plástico. Nacido en Montevideo hace 46 años, en su infancia fue un dibujante autodidacta. Interesado por el arte, en 1991 se integró al taller de Norman Bottrill, profundizando sus estudios de dibujo y pintura -llegó a ser su asistente-. Para 1994 ofreció una muestra individual titulada Así en la Tierra como en el Cielo, en homenaje al Padre Cacho.

Il Povero Salvator Mundi 2
El artista trabajó su versión de la pintura durante ocho jornadas, principalmente por las noches
El artista trabajó su versión de la pintura durante ocho jornadas, principalmente por las noches

Gómez pensó en la obra que realizaba el Padre Cacho, e inevitablemente analizó el impacto que le provocó el valor de la pintura de Leonardo Da Vinci, y todo lo que se podría hacer en el mundo con esa gran cantidad de dinero. De allí surge la búsqueda y necesidad de hacer algo distinto, pero siempre con la mente en ayudar al prójimo.

Allí es como nace "Il Povero Salvator Mundi", la réplica de la obra del pintor renacentista que busca a través de una contra-subasta ayudar a personas con escasos recursos. Creado con carbonilla y pastel sobre tela, con medidas de 80 x 120 cm., el artista explicó a El Observador el antes, durante y después de un proyecto tan particular como distinto.

"Me atrajo la temática porque personalmente como artista me interesa el tema religioso. Lo vivo y siento profundamente, y me gusta compartirlo a través de la pintura. Todo esto por el Padre Cacho. Tuve la suerte de conocerlo gracias a que mis padres ayudaron en la obra cuando él vivía. Era una persona especial porque transmitía algo especial", dijo.

El pintor explicó al conocer el resultado de la subasta de Salvator Mundi, que lo catapultó como el cuadro más caro de la historia, pensó que algo tenía que hacer utilizando su obra, que según él pregona la solidaridad, la gratuidad, el dar sin esperar recibir y el no lucro, ahí . "Humildemente y desde Uruguay sentí que algo tenía que decir. Y ahí pensé que el proyecto artístico adecuado era y es la contra-subasta", contó.


En la idea inicial consideró que no debía ser una subasta clásica donde el mejor postor se queda con el cuadro, sino el hacer una subasta pero de donaciones. "Todos donan. El que dona más se queda con el cuadro. Todo para fomentar ese espíritu de querer dar, más allá de ver si te quedas o no con la obra. Y ahí fue cuando sentí que debía hacer una versión más austera del cuadro. Por eso lo llamé Il Povero Salvator Mundi", afirmó.

El entrevistado agregó que su obra busca recoger un espíritu de austeridad y de no ostentar, y que las donaciones tendrán como fin la obra del Padre Cacho. "Fue una figura que de alguna manera trató de ayudar a los pobres para salvarles del Mundo. En este caso el pequeño mundo en el que varios viven en esa zona de Montevideo".

pintura.jpg
Leandro Gómez Guerrero en pleno proceso de creación de Il Povero Salvator Mundi
Leandro Gómez Guerrero en pleno proceso de creación de Il Povero Salvator Mundi

Consultado acerca de cómo fue pintar una obra de características tan especiales, Gómez comentó que fue un proceso intenso. "Lo hice en ocho días, y esa fue otra de las partes del desafío. Para mi también era interesante marcar la subasta en un espiritu navideño, porque es en Navidad que Jesús nace en un pesebre en extrema pobreza, y como que todo cerraba para esta versión austera de la pintura".

Guerrero confesó además que una vez que planteó la idea en su familia, contó con el apoyo de su esposa e hijos, quienes lo incentivaron a pintar, y así fue como empezó un sábado y finalizó el domingo de la semana siguiente.

El creador de la réplica considera que la venta de la obra en Christie's, en contraposición con el presentar una subasta de donaciones, puede servir para reflexionar sobre el verdadero sentido del mensaje de Salvator Mundi, y que todos podemos buscar hacer algo para ayudar y colaborar.

Mirada.JPG
La mirada fue uno de los puntos que más trabajó el artista
La mirada fue uno de los puntos que más trabajó el artista

Entre los entretelones del trabajo, el pintor reconoció que hubo momentos de mucha complejidad. "Sentí que varios instantes fueron muy desafiantes. Uno de ellos fue la mirada perdida (de Jesús), como ausente. En la medida que fui avanzando, en pocos días definí la mirada, pero en un día que quedé solo en casa dije: "le voy a cambiar la mirada", y observé que los ojos apuntaban como mirando hacia un costado, pero resolví que tenía que mirar de forma más frontal. La mirada tenía que convocar más al que la mira, y que no podía estar ausente o perdida", señaló.

Relató que otros puntos importantes fueron la nariz y la boca, y agregó que lentamente se fue soltando. "Me fui independizando de a poco, y la obra comenzó a cobrar su vida propia. Lo bueno es que no lo pensé mucho. Si lo pensaba demasiado no lo hacía. Pensé a lo que me estaba exponiendo, y también a las comparaciones. Pero si dejás que todos esos miedos te paralicen, no haces nada. Da Vinci es lo máximo".

"Desde la naturalidad del sentimiento pensé que esto tenía que hacerlo. Me desafié a concretarlo desde lo artístico, y no se trataba solo del cuadro sino de lo que venía el día después, que era darle al proyecto una forma seria y sólida. Fue muy importante el apoyo de mi familia y de los compañeros de trabajo. Hay que arriesgar. No te podes quedar en tu zona de confort. Si te quedas no haces nada".

Quienes deseen realizar donaciones deben ingresar a www.leandrogomezguerrero.com. Allí se puede donar tanto en moneda nacional como en dólares.

La Contra-subasta
Se quedará con la obra aquella persona o institución que realice la mayor donación. El día sábado 6 de enero se realizará la contra-subasta entre quienes hayan donado a través de la página web del artista. El domingo 7 se entregará la pintura a su nuevo propietario, y paralelamente se hará entrega del dinero recaudado a los responsables de la Obra del Padre Cacho (Organización San Vicente). Lo recaudado servirá para atender necesidades y fortalecer proyectos que hoy tiene por delante la organización.

Comentarios