Nacional > LIBRO DE GABRIEL PEREYRA

Intervenciones telefónicas revelaron que narcos contactaban con políticos

Mario Layera tiene información de que hay policías comprados por los narcos en la brigada de Drogas

Tiempo de lectura: -'

10 de octubre de 2019 a las 08:30

Uruguay estuvo a punto de ser escenario de un magnicidio del que pocos conocieron los detalles. Una organización de narcotraficantes uruguayos radicada en el exterior organizó un atentado con bomba y para ello requirió los servicios de reconocidos terroristas. Esta historia se cuenta en el libro “Matar al mormón” del periodista Gabriel Pereyra que edita Random House en su colección Espejo (que llevan adelante el propio Pereyra y el periodista y escritor Alejandro Ferreiro) y que será presentado el domingo 13 a las 18 horas en el salón rojo de la Intendencia de Montevideo en el marco de la feria del libro. En el libro, que reúne además columnas del periodista sobre seguridad pública, la familia de Guarteche cuenta secretos que le revelaba el policía, como que traficantes cuyos teléfonos estaban intervenidos mantenían contactos con políticos de primera línea a los que incluso visitaban en el Parlamento.

A continuación se transcribe un capítulo del libro:

Cuando la Policía desbarató el negocio de Cachito, el narco responsabilizó a Guarteche, no por sus dotes investigativas, sino porque estaba convencido de que el policía estaba jugando en favor de la banda de Washington Risotto, alias el Toro, alias el Bocha, otro narco de los pesados que hubo en Uruguay.

(…) ¿Habrá gente comprada en la brigada?

“Tengo información de que sí, pero no sé”, responde (el actual director nacional de Policía, Mario) Layera. (…)

Fue entonces que Cachito comenzó a preparar un operativo que, de haber cuajado, hubiese tenido repercusiones institucionales en Uruguay: matar al jerarca máximo de la Policía.

Guarteche le había puesto Campanitas a una de las grandes operaciones de requisa de cocaína como una advertencia de lo que se podía estar viniendo en Uruguay.

Repetía una y otra vez que este tipo de delitos puede afectar la institucionalidad de un país. No sé si imaginó que esa afectación, la primera evidente y seria, lo tendría a él como protagonista y posible víctima.

Cuando se celebró el éxito de la operación Cancerbero, Guarteche no tenía idea de la inquina de Cachito, ni mucho menos hasta donde estaba dispuesto a llegar. ¿Amenazas?, las contaba por decenas. Sin embargo, este caso tenía algo de llamativo: Cachito no había amenazado. No había anunciado. Cachito se había puesto a hacer, y de qué manera.

Los políticos

El fracasado magnicidio es apenas una señal de que tan grave puede ser para una nación la acción del crimen organizado. Las preocupaciones ciudadanas se centran en los pequeños delitos que afectan su vida cotidiana, pero los gobernantes no pueden perder de vista la dimensión de uno y otro delito.

Sandra, rememora lo que pensaba Guarteche: “Él me decía que la mayoría de los políticos vivían como en una burbuja, pero que tampoco consultaban a quienes estaban preparados. Entonces decía ‘yo soy profesional, no soy del Frente Amplio, ni del Partido Nacional ni nada. Yo soy profesional de lo mío. A mí no me vinieron a preguntar, entonces cómo pueden opinar de algo que no saben sin preguntar’.

Inclusive hubo un caso del hermano de alguien muy importante dentro del gobierno, muy importante, que Julio fue a hablar porque aparecía en una interceptación telefónica y porque podía estar involucrado en algo sin quererlo, por contacto. Y todavía después salían hablando mal de él. En determinado momento a él le agradecían, y cuando salían en público no era lo mismo. Entonces yo siempre decía que el político tiene que mostrar su cara…”

“Él pensaba que los políticos acá no estaban contaminados con esas cosas pero que no veían más allá de su nariz en esas cosas y no se daban cuenta. Muchas veces estaban engañados en su buena fe y otras veces simplemente se enceguecían con otras cosas, el trabajo político y no veían, no tenían por qué saber”.

Guarteche compartía con sus hijos historias que hablaban de un narco al que siguieron hasta el Parlamento y entró y salió del despacho de uno de los dirigentes políticos de primera línea. No se menciona el nombre porque no pudieron nunca llegar a la conclusión de que tuviera algo que ver. Tampoco es que lo investigaron, ya que llegaron porque el narco que los contactó era el que tenía el teléfono intervenido.

“Papá tuvo una pelea medio fuerte con (el ex ministro del Interior, Guillermo) Stirling, porque pensaba que papá lo tenía pinchado cuando era ministro”, cuenta Emiliano, uno de los hijos de Guarteche.

“Él tenía registrado a narcos saliendo del Parlamento. Un día papá se enojó y dijo ‘si a mí me tratan de mentiroso yo les digo lo que sé de qué cada uno y me voy’.

“Eso se lo dijo a (la ex ministra) Daysi (Tourné), porque ella políticamente lo presionaba mucho a papá. Lo tenía como si fuera el secretario o una cosa así, le iba a llorar”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...