Economía y Empresas > AHORRO MINORISTA

Inversores que apostaron a parque eólico de UTE ganarán menos en 2018

El parque eólico Valentines comercializa la energía a la red desde el 2017; el año pasado había repartido dividendos por US$ 5,4 millones

Tiempo de lectura: -'

07 de febrero de 2019 a las 15:15

En diciembre de 2016, unos 10 mil inversores minoristas se asociaron con UTE y se convirtieron en dueños del parque eólico Valentines que funciona en el departamento de Treinta y Tres.

El emprendimiento comercializó su energía a la red durante todo 2017 y 2018. En los próximos meses, una vez se cierren los estados contables cada accionista debería percibir una ganancia, pero este último ejercicio tiene como particularidad que los dividendos se pueden ver bastante menguados respecto al año previo. 

Menos ventas

Los números cerrados a setiembre muestran que la energía generada en 2018 estuvo un 10% por debajo de las estimaciones realizadas en el prospecto de la emisión. Eso se traduce en menores ingresos por ventas respecto a lo previsto.

Un informe de la firma Areaflin -la sociedad anónima que gestiona el parque-  al que accedió El Observador, da cuenta que esa situación también se ha verificado en otras centrales eólicas del país. Luego de los análisis realizados por el equipos  técnico se llegó a la conclusión de que se está ante una disminución temporal de la velocidad del recurso viento.

El promedio real registrado estuvo en el entorno de 7,6 m/s (metros por segundo), mientras que el modelo financiero proyectado se elaboró considerando una velocidad de viento promedio de 8,2 m/s.

“Esta situación no tiene por qué mantenerse en el tiempo y en base a modelos de simulación, es esperable que en períodos de tiempo más extensos esta situación se revierta”, dice el reporte.

Areaflin vende a UTE la energía eléctrica generada por Valentines en idénticas condiciones que lo hacen los generadores privados con los cuales la empresa estatal tiene contratos suscritos por un plazo de 20 años.

Los gastos

Según Areaflin, el contrato de construcción de la central estableció que en los primeros dos años de funcionamiento no correspondía abonar gastos de operación y mantenimiento porque este costo está implícito en la construcción del parque. Pero la aplicación de normas internacionales de información financiera requirieron que se reconociera ese costo y por ende se quitó de la inversión inicial, explicó la empresa.

Esto redunda en un gasto mayor en los dos primeros años de operación del parque, situación que el modelo original recogía de diferente manera (se amortizaba como parte del activo de la sociedad en sus 20 años de vida estimada).

Efecto diferido

La suba del tipo de cambio llevó a contabilizar una pérdida por el Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE). La empresa explicó que el efecto diferido no se incluye en los modelos financieros porque las hipótesis utilizadas suponen una evolución acompasada de la inflación y la devaluación.

“Teniendo en cuenta que en este período el tipo de cambio ha presentado considerables fluctuaciones y una gran apreciación de la moneda estadounidense, ello ha generado un impacto adverso en el resultado del ejercicio 2018", indicó la firma.

Según la empresa, estos efectos determinan que la distribución prevista de resultados del ejercicio 2018 presentará un flujo inferior al proyectado en el modelo financiero original.

Renta variable

Por tratarse de títulos de renta variable los dividendos que reciben los accionistas dependen del desempeño que tenga el emprendimiento cada año.

La firma Areaflin aclaró que la rentabilidad estimada del entorno de 10% anual que se proyectó previo a la emisión de las acciones corresponde a una medida de retorno que considera los flujos planificados para los 20 años del proyecto, con montos fluctuantes que se irán compensando con el tiempo.

“No es correcto suponer que cada año los accionistas deban recibir el 10% del monto invertido. Tampoco es correcto suponer que como un año la empresa distribuyó a sus accionistas determinado monto, el resto de los períodos futuros también deban recibir una cifra similar”, explica el informe.

En 2018 se distribuyó un monto total de utilidades de US$ 5,4 millones aproximadamente. De esa cantidad el 20% (US$ 1,08 millones le correspondió a UTE y el restante 80% (US$ 4,32 millones) a los accionistas privados que adquirieron esos papeles a través de corredores de bolsa y Redpagos.

Por cada peso invertido (que era el valor de la acción) la ganancia fue de $ 0,103. Así alguien que invirtió US$ 1.150 (colocación promedio de la emisión) recibió en un año ganancias por US$ 119.

A setiembre de 2018 (último cierre disponible) el resultado por acción era de apenas $ 0,006. Hoy está en duda que se logre hacer un segundo reparto de ganancias.

El semanario Búsqueda informó en diciembre que si bien el emprendimiento generará una ganancia de US$ 29 millones, por restricciones contables, ese monto no se podrá distribuir entre los accionistas y quedará en la caja de la empresa.

Si el dinero no se invierte supone una pérdida de rentabilidad para el inversor. Por eso UTE maneja la opción de comprar bonos estadounidenses. También se podrían amortizar por anticipado algunos préstamos con los que se financió el proyecto. Una tercera opción manejada, según el semanario, sería realizar un rescate anticipado del capital social, que desde la  mirada del accionista, sería una forma de  obtener las ganancias que no pueden distribuirse hoy.

El futuro

En otro punto, Areaflin aclara que la distribución de utilidades correspondientes a 2017 cuyos fondos recibieron los inversores en junio pasado, incluyó un efecto positivo derivado de un impacto inverso en la evolución del tipo de cambio. Eso representó un pago de dividendos por aproximadamente el doble de los previsto en el modelo financiero oficial.

“Si se actualiza el capital aportado por los inversores en 2015 y 2016, el monto total acumulado de distribución de resultados 2017 y 2018 representará un 10,9% de dicho monto, mientras el modelo original preveía fuera 10,6 %”, dice e reporte.

La firma sostiene que la rentabilidad del proyecto se mantiene alineada con las proyecciones  iniciales. “Si se supone que la generación energética volverá a ubicarse en el nivel esperado según los promedios históricos de velocidad de viento, y la inflación y devaluación se mantendrán acompasadas, la rentabilidad del proyecto continuará situándose en el entorno de 10%”, señala la firma.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...