Nacional > Unidad Popular

Isabel Izquierdo: la maestra que convive con Abella y se vuelve a enamorar a cada rato

La pareja del candidato de Unidad Popular cuenta su vida al lado del dirigente político fanático de las lapiceras Pilot

Tiempo de lectura: -'

17 de octubre de 2019 a las 18:13

Por Facundo Gianero, especial para El Observador.

La campaña rumbo a las elecciones del 27 de octubre recorre su recta final y los partidos políticos están obligados a meter quinta para apuntalar su performance electoral. La militancia es transversal a todos los candidatos a la presidencia: sin importar cuál sea el apoyo electoral que tengan, todos dedican tiempo a la actividad política dejando de lado a la familia.

En entrevista con El Observador, Isabel Izquierdo, la pareja del candidato Gonzalo Abella (Unidad Popular) contó la vida con su colega docente, al que acompaña en la militancia política, y de su proyecto en común de, algún día, irse a vivir fuera de Montevideo.

Gonzalo Abella e Isabel Izquierdo conviven en una vieja casa con fondo en el barrio de Tres Cruces en la que ella cultiva su huerta. Formaron una familia ensamblada con hijos por separado y ninguno en común. “Gonzalo crió a mis hijos porque el papá vive en el exterior, es el segundo padre”, aseguró.

“Ustedes se tienen que conocer porque tienen las mismas inquietudes”, le comentó a Izquierdo la maestra del jardín de su hija, y prima del líder de Unidad Popular. “Nos conocimos y era cierto”, aseguró. También agregó que cuando lo acompaña a eventos en los que habla o presenta alguno de los 20 libros que tienen publicados recuerda aquellos tiempos. “Me enamoro de nuevo porque siempre me sorprende”, dijo. 

Al igual que Abella, Isabel Izquierdo se dedicó a la docencia. Es una maestra que se preocupa por los temas sociales y ambientales. “Gonzalo no es político, es docente de alma. Hasta siendo político es docente”, comentó.

Para Izquierdo la “vida política” es un paréntesis y lo que a ambos les gusta es visitar las escuelas y liceos rurales de los pueblos. “Él separa lo político de lo cultural, nunca va a violar la laicidad”, aseguró. Contó que tienen planes de instalarse fuera de la ciudad pero que las actividades que su marido tiene en la capital no se lo permiten: “Siempre dice que después del 1º de noviembre va a cambiar”.

Los docentes trabajaron juntos en temas identitarios y descubrieron que la historia del Uruguay “no solo era de inmigrantes” sino que involucraba a las poblaciones indígena y afro. 

De su marido, Izquierdo enumera varias virtudes. Destacó su generosidad y también su puntualidad. “Él preanuncia y casi nunca le erra”, “en todo lo que se involucra lo hace en serio” y “es una esponja leyendo noticias”, dijo. Una de las virtudes que también es un defecto, según ella, es que Abella “no tiene límites para el trabajo”. La distracción parece ser el peor defecto de Abella: “Se puede poner un zapato diferente a otro”. Agregó que no se acostumbra al celular y que “sólo gasta en lapiceras Pilot”.

Desencantada con el Frente Amplio

A Izquierdo siempre le interesó la política, cree que los legisladores “son funcionarios" que responden a la ciudadanía y por eso se les debe exigir. La mujer opina que se debe controlar la tecnología “para que no nos quite humanidad” y que “el ser humano no puede quedar sin fuentes de trabajo”. Además criticó al Frente Amplio, partido al que perteneció en su juventud y del cual se desencantó. “El frenteamplista no se da cuenta de que lo engañaron y lo traicionaron”, dijo.

La docente afirmó que “las políticas que se vienen implementando apuntan al individualismo” y ejemplificó con el Plan Ceibal “que encierra al niño en su computadora”. En su rol de maestra se opone a la organización Eduy21: “Es nefasto, es la privatización de la educación”, denunció.

Sobre la candidatura de Gonzalo Abella, dijo que se dio de forma progresiva y comentó que el candidato empezó a reunirse con personas con el fin de formar un grupo distinto al Frente Amplio, “una izquierda verdadera”. “Consideramos fundamental traer otra visión, diferente a lo que hay”, afirmó.

Isabel confirmó que “en general” Abella le da la razón cuando ella lo critica. “Él se enoja con la injusticia y a veces vuelca su enojo para lugares que yo le digo que no es ahí”, contó. Afirmó que tanto ella como su marido son “muy abiertos a escuchar la valoración de los demás” y que si la crítica es por ser “idealistas” ella no solo lo discute sino que cree que “es importante serlo”.

En cuanto a la campaña electoral de Unidad Popular advierte que no está financiada y que “es insultante lo que se gasta en política”. La militante aseguró que fue “el boca a boca” el que le permitió a Eduardo Rubio llegar a la diputación.

Consultada acerca de si vale la pena el esfuerzo teniendo en cuenta la adhesión registrada por Unidad Popular en las encuestas de opinión pública, comentó que lo hacen por la gente joven. “Necesitamos un relevo joven con iniciativa y que no se muevan de algunos principios”, concluyó.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...