Espectáculos y Cultura > PUNTA DEL ESTE

Jonas Blue: el DJ que quería ser popstar

El inglés ha logrado una sucesión de hits combinando pop y electrónica

Tiempo de lectura: -'

10 de enero de 2018 a las 05:00

Desde Punta del Este

Cuando era niño, en la década de los 2000, el inglés Guy Robin dividía sus oídos entre el pop del momento –que incluía a artistas como los Backstreet Boys y N'Sync–, y la música creada por los referentes de la electrónica de la época, como Bob Sinclar. Dos décadas después, convertido en músico y DJ bajo el nombre Jonas Blue, se dedica a encadenar un hit tras otro con una combinación de esos dos géneros.

El 2 de enero, Jonas Blue se presentó en Enjoy Punta del Este. Fue su primer show en Uruguay, dentro de su segunda visita a Sudamérica. Si bien no es un nombre ultraconocido en estas tierras, en su Inglaterra natal, en Europa y territorios como Australia y Nueva Zelanda se convirtió en uno de los nombres a seguir dentro de la música y sus temas suenan cada vez con más frecuencia.

"Ha crecido mucho la música dance y la electrónica, especialmente en esta parte del mundo. Pero sigue siendo despreciada, sobre todo en el Reino Unido", comentó el DJ en entrevista con El Observador.


Blue cree que la electrónica debería ser una categoría musical diferenciada y no estar atada al resto del pop, porque así se fuerza a los artistas a competir con figuras como el antiguo miembro de One Direction, Zayn Malik. Según Blue "es difícil ir contra ellos".

"Además de que musicalmente es diferente. No se le da la justicia que merece", consideró.

El cóctel personal

A pesar de que nota el desprecio hacia la electrónica y de que no considera que deba asociarse directamente al pop, Jonas Blue combina ambos géneros, porque lo fascinan elementos de cada uno de esos mundos.

"Me encanta que la gente escuche la radio, le guste una canción y no deje de cantarla durante un día o una semana. Eso es lo que me gusta del pop, que su misión sea hacer canciones pegadizas. Y también amo la música dance, el house, distintos tipos de electrónica", explicó.


Dentro de sus sonidos electrónicos se destacan las influencias tropicales, algo que no parece casual considerando que dentro del pop están de moda ese tipo de ritmos, como demuestran canciones como Shape of you de Ed Sheeran o el impacto que el reguetón y la música latina tienen por estos tiempos.

Pero esa inclusión también viene por una intención de revertir lo que el inglés considera una tendencia de la electrónica. "Es dura, no tiene diversión. Yo soy de Londres y no tengo algo como esto", dijo mientras señalaba el atardecer de la playa Mansa. "Hago esa música porque no tengo esto, para recrear esta sensación. Y que la escuches y te haga feliz, te recuerde una vacación, un viaje, un verano".

Confección de canciones

Cuando un productor de música electrónica encara una nueva canción, es habitual que comience por el ritmo. Los primeros sonidos que programa y graba suelen ser el bombo de la batería y la línea de bajo. Jonas Blue no hace eso.

Sus influencias pop se reflejan también en el hecho de que comience por la melodía. Sus canciones, de hecho, empiezan con secuencias de acordes y melodías que compone en el piano. Y sobre ellas trabaja. El ritmo, que venga cuando tenga ganas.

Una vez que la parte instrumental está terminada, es momento de elegir la voz que la interpretará. Cada uno de los hits del DJ llevan un artista diferente como invitado vocal, a veces seleccionados por él, en otras ocasiones son los cantantes que se postulan para cantar.


Por ejemplo, el australiano William Singe aporta su voz para Mama, su éxito más reciente. "Es alguien de quien era fan, lo veía cantando en Youtube. Cuando hice la canción quise que la cantara él, entonces le mandé un mensaje por Twitter, lo invité a cantar y se enganchó".

Con JP Cooper, que canta en Perfect Strangers fue al reves. El cantante inglés escuchó la versión instrumental y le puso una letra.

Pero hay historias más curiosas. "A Raye, que canta en By your side la descubrí en el asiento de atrás de un Uber. Estaba hablando por teléfono con un amigo, charlando de música. Cuando cuelgo, el chofer me preguntó si me gustaba la música y me recomendó que escuchara a la hija de un amigo. No le di mucha importancia, pero me insistió que era muy buena, que le acababan de hacer un contrato discográfico, la escuché y me encantó su voz".

La presión

El camino de Jonas Blue en los charts comenzó en 2015 con su versión de Fast Car, de Tracy Chapman. "Cuando saqué esa canción no me imaginé que iba a ser tan popular, fue algo que hice para mi set de DJ, nada más. Y acabó como un hit masivo global. Ahora tengo una presión, cada vez que saco una canción pienso si va a llegar a la altura de las anteriores".



Ahora tiene por delante varios lanzamientos que pretenden seguir ese camino. El viernes 5 de enero estrenó Hearts ain't gonna lie, con la alemana Arlissa. Se acercan otras: una con la estadounidense Sabrina Carpenter, otra con el DJ Kaskade y la joya de la corona: una con el francés David Guetta, a quien tiene como un referente.

"Gente como David Guetta ha hecho que el DJ y productor sea el nuevo rockstar. Los rockeros son viejos y los DJ son las estrellas jóvenes. Ahora se los mira con atención", concluyó.

La playlist de Jonas Blue

¿Qué música escucha habitualmente?
Mi playlist no tiene lo que la gente puede pensar que escucho. Tengo mucho pop de los años 90 y los 2000, como Britney Spears y boy bands de esa época, como los Backstreet Boys y N'Sync. También música electrónica como David Guetta o Don Diablo. Y, además, hay jazz, música latina, y hasta bossa nova. Escucho mucho a João Gilberto, por ejemplo.

¿Cuál fue su descubrimiento musical más reciente?
La canción que más me llamó la atención fue Everybody get down de Tom Misch. Es un DJ inglés, de 21 años, que ha publicado algunas canciones en los últimos años.


Comentarios