Nacional > SEGÚN SU FAMILIA ESTÁ EN VENEZUELA

Justicia libró orden de captura contra el Pato Celeste

Se lo indaga por haber presentado documentación falsa a Migración para salir del país sin autorización

Tiempo de lectura: -'

06 de septiembre de 2018 a las 05:04

La Justicia libró una orden de detención contra Gustavo Torena, quien se encuentra prófugo luego de que salió del país sin autorización judicial pese a estar procesado. Su familia asegura que está en Venezuela, según una investigación del programa Santo y Seña de Monte Carlo TV emitido este miércoles.

La orden judicial fue dictada el 14 de junio luego de que se constató que viajó al menos dos veces sin autorización judicial, y se sospecha que para eso falsificó oficios del juzgado. Luego de que fue procesado sin prisión en febrero de 2017 por violencia privada contra el periodista Julio Ríos, la Justicia lo autorizó a viajar a Venezuela cuatro veces, pero luego siguió viajando sin permiso. Cuando lo procesó el juez ordenó el cierre de fronteras y resolvió que sólo podría salir del país con expresa autorización de la Justicia.

Según la investigación de Santo y Seña, Torena presentó ante la Dirección Nacional de Migración documentación apócrifa supuestamente expedida por la Justicia, por lo que se lo investiga si él la falsificó. El 28 de setiembre del año pasado, cuando se detectaron esas salidas, la Justicia reiteró el cierre de fronteras para Torena.

Pero incluso con esa restricción, se sospecha que volvió a viajar a Venezuela. De hecho, en noviembre publicó fotos en Facebook en Caracas con el exfutbolista argentino Diego Maradona. A su vez, cuando un periodista de Santo y Seña fue a buscar a Torena a su casa de Punta Colorada y a la casa de un hermano en Montevideo, que fueron los domicilios que dejó a la Justicia, sus familiares revelaron que estaba en Venezuela.

Lea también: Gustavo Torena fue procesado sin prisión por amenazas a Julio Ríos

Al haber viajado al exterior sin autorización, Torena perdió el beneficio de la excarcelación que se le dio cuando fue procesado sin prisión en febrero de 2017. Y además se expone a un procesamiento por el delito de falsificación de documento público, que tiene una pena mínima de dos años de penitenciaría por lo que no es excarcelable.

Cuando Torena fue procesado por violencia privada contra Ríos, la fiscal Sandra Boragno pidió prisión debido a su vínculo comercial con Venezuela y a que tiene documentos de ese país que le permitirían residir allá por largo tiempo. Sin embargo, el juez Eduardo Pereyra no consideró que hubiera riesgo de fuga, entre otras razones porque tiene propiedades en Uruguay.

Torena viaja con frecuencia a Venezuela, donde según reconoció, coloca diversos productos por una comisión de 3% de las ventas a organismos del gobierno bolivariano.

Tres meses después de ser procesado, Torena fue autorizado por la Justicia a trasladarse a Caracas, previo depósito de $ 100 mil que recuperó a su regreso, según registros a los que accedió Santo y Seña.

Con el mismo procedimiento, volvió a viajar a Venezuela entre el 5 y el 12 de junio. Pero al regreso, pidió a la Justicia que lo autorizara a realizar viajes por los siguientes 90 días, sin fijar fechas de entrada y salida.

La fiscal Boragno rechazó la solicitud y le exigió que especificara las fechas, por lo que a Torena no le quedó más remedio que hacerlo y pidió para viajar del 29 de junio al 3 de julio de 2017, lo cual fue autorizado.

Volvió a viajar entre el 26 de julio y el 20 de agosto. Pero dos días después de la fecha de regreso estipulada llegó al juzgado un fax de Migración diciendo que se había cumplido con una autorización de viaje de Torena del 17 de agosto al 26 de agosto.

El juez Pereyra respondió a Migración que las fechas de los oficios recibidos no coincidían con las de las autorizaciones judiciales concedidas.

Frente a la posibilidad de que Torena hubiera presentado un documento falsificado, se abrió un nuevo expediente para investigarlo.

Pero mientras se realizaban estos expedientes, llegó al juzgado otra comunicación de Migración que daba cuenta de que se había cumplido con una nueva autorización para que Torena pudiera viajar entre el 15 y el 26 de setiembre. Esa supuesta autorización para viajar tampoco había partido del juzgado, por lo que ahora se lo indaga por dos falsificaciones.

Comentarios