Economía y Empresas > POLÍTICA MONETARIA

La apuesta del BCU para dejar de “jugar en la B” y pasar “a la cancha grande”

Su presidente Diego Labat se mostró confiado en reducir la inflación y en alcanzar un consenso político para reformar la Carta Orgánica de la institución para que sea más independiente y creíble 

Tiempo de lectura: -'

14 de agosto de 2020 a las 05:04

El Banco Central del Uruguay (BCU) tiene como norte y principal objetivo que Uruguay salga del pelotón de los países rezagados con mayor inflación del mundo y promoverá un cambio legal que le permita más autonomía, credibilidad y una mayor rendición de cuentas, transmitió este jueves su presidente Diego Labat, en una exposición vía Zoom y Facebook organizada por la Academia Nacional de Economía. 

El integrante del equipo económico del gobierno de Luis Lacalle repitió e hizo énfasis en algunos de los conceptos que viene machacando desde que asumió su gestión como presidente de la autoridad monetaria en marzo. Insistió en que el único objetivo de la política monetaria será el control de la inflación y como prioridad de corto plazo el anclaje de las expectativas (de 24 meses) al rango meta vigente, hoy de 3% a 7%. En la última Encuesta de Expectativas de julio, estaban en 8,2% para ese horizonte temporal.

Por otro lado, el jerarca anunció que a finales de este mes habrá novedades respecto a la política y planes que llevará adelante el BCU para cumplir con su objetivo de converger hacia una inflación más alineada con estándares internacionales. En ese sentido, está previsto que sesione el Comité de Coordinación Macroeconómica -que integran el Ministerio de Economía y Finanzas y el BCU- y dé más pistas sobre cómo se piensa llegar a ese objetivo. Esto se hará una vez que el Poder Ejecutivo termine de cerrar la discusión política (el próximo 24 de agosto) para enviar el Presupuesto quinquenal al Parlamento. 

Labat dijo que para cumplir con el objetivo de reducir la inflación, el mensaje de ingresos y gastos del Estado “serán consistentes” con la política monetaria. “Eso nos va a llevar el principal elemento para la construcción de credibilidad. Queremos desarmar esa historia de no cumplimientos de los objetivos”, afirmó. 

El jerarca comentó que dentro del equipo económico hubo especial preocupación en que cada uno “debe cumplir” su papel y no tratar de acaparar múltiples objetivos.  

“Uruguay se merece jugar en la cancha grande. Ese es el mensaje con la política monetaria y la inflación; dejar de jugar en la B. Tener objetivos ambiciosos y que se cumplan”, resaltó Labat, quien reconoció que ese camino “tiene piedras”, pero que hay que “empezar a recorrerlo”. 

En su exposición, el titular del BCU ilustró con gráficos cómo Uruguay había incumplido sistemáticamente sus objetivos inflacionarios respecto a un grupo de países comparables de la región y otros continentes. Por ejemplo, en el período 2015-2019, Uruguay estuvo dentro del 13% de los países del mundo con inflación más elevada. Asimismo, indicó que incluso cumpliendo con el objetivo de llevarla al centro del rango actual (5%), Uruguay quedaría en el grupo del 20% de los países con mayor suba de precios. 

El funcionario anunció que parte de ese proceso incluirá un proceso de mediano y largo plazo que apunte a una mayor desdolarización de la economía con medidas micro que comenzarán aplicarse en el transcurso de los próximos meses. Recordó que luego de la creación de la unidad indexada en 2002, la agenda sobre este tema se fue apagando lentamente. 

Algunas de las acciones inmediatas que piensa revisar el BCU apuntan a las alícuotas de los encajes que se exigen en moneda nacional  para los bancos y la profundización de mercados de cobertura, entre otras. “A su debido tiempo contaremos con más grado de detalle”, precisó. 

“La idea no es forzar ninguna cosa. Hace 50 años que utilizamos el dólar en la cadena de pagos. Tener una moneda propia y que tenga otra potencia. Eso va a ayudar a fortalecer la estabilidad financiera y a tener mejores mercados”, argumentó.

Un paso más 

Otro de los temas donde el Labat anunció buscará avanzar en ese semestre será en una reforma de la Carta Orgánica del BCU para que aumente su autonomía. El economista se mostró optimista en alcanzar el consenso dentro del sistema político para cumplir con esa meta.  

Labat recordó que en el pasado ya hubo algunos hitos en ese sentido, como cuando se impidió que el BCU pueda financiar con deuda el déficit del Poder Ejecutivo. Sin embargo, hoy si se diera el caso hipotético de un empate en una reunión del Comité de Coordinación Macroeconómica entre el MEF y el BCU, el que define es el primero.

“Se puede avanzar en la independencia del banco y su contracara será muchísima más rendición de cuentas. Hacerse cargo de cuando uno no cumple y explicar los desvíos ante el Parlamento y los agentes económicos porque es la única manera de construcción de credibilidad. Las condiciones están dadas, se puede conseguir ese consenso”, estimó. 

El jerarca dijo que la propuesta de reforma buscará recoger la experiencia exitosa de otros países. “No hay mucho para inventar. Hay que compararse con los pares que les ha ido bien”, acotó. 

Encuesta de expectativas de empresas

El BCU comenzará a publicar en breve una encuesta de expectativas de empresas como una forma de converger hacia esa mayor transparencia y dar más información al mercado, informó Labat.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...