24 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,65
18 de enero 2024 - 10:58hs

El primer ministro británico, Rishi Sunak, superó la prueba que ponía en peligro su liderazgo debido a una corriente disidente en el partido conservador, tras lograr que se aprobara este miércoles en la Cámara de los Comunes su proyecto de ley de enviar migrantes a Ruanda.

Pese a la amenaza de los diputados rebeldes dentro de su partido, la Cámara Baja del Parlamento británico aprobó el texto por 320 votos a favor y 276 en contra, por lo que ahora pasará a la Cámara de los Lores para un segundo examen.

Después de que dos vicepresidentes de su partido dimitieran el martes en desacuerdo con su proyecto y la corriente rebelde contara con unos sesenta diputados opuestos al proyecto de los 349 conservadores del parlamento, los disidentes no votaron en contra y el proyecto de ley fue aprobado, dando un paso más para su aprobación completa. 

Más noticias

Sunak, en el poder desde octubre de 2022, tiene como una de sus prioridades la reducción de la inmigración y este plan para expulsar a Ruanda a extranjeros llegados de forma irregular al Reino Unido se había constituido en una importante apuesta electoral.

Si el proyecto de ley no hubiera salido adelante, el liderazgo de Sunak dentro del partido habría quedado en entredicho, en un año de elecciones legislativas y con los conservadores detrás de los laboristas en las encuestas que dan ganador a su líder Keir Starmer por amplio margen.

Tras su aprobación inicial en diciembre, el proyecto de ley fue examinado durante dos días, martes y miércoles, en la Cámara de los Comunes.

Los aproximadamente sesenta diputados rebeldes del partido conservador querían introducir enmiendas, al considerar que el texto de expulsión de los inmigrantes irregulares no iba lo suficientemente lejos.

Este proyecto de ley pretende responder a las objeciones del Tribunal Supremo británico, que consideró ilegal su versión anterior.

Sunak hace malabarismos estos últimos meses para mantener de su lado al ala derecha de su partido, sin perder el apoyo de los más moderados.

Dos vicepresidentes del partido conservador, Lee Anderson y Brendan Clarke-Smith, dimitieron este martes, después de haber anunciado el lunes su apoyo a las enmiendas defendidas por los rebeldes.

A ellos se ha unido el ex primer ministro Boris Johnson, que no es diputado y no podía votar el miércoles, pero que mostró su apoyo a los disidentes.

El proyecto de ley deberá ahora ser aprobado por los miembros de la Cámara de los Lores, que no son cargos electos y donde el gobierno no dispone de mayoría.

Una vez superadas eventuales modificaciones introducidas por la Cámara de los Lores, el proyecto deberá hacer frente posiblemente a nuevos recursos judiciales de organismos contrarios al proyecto de ley.

Tras ser anunciado en abril de 2022 por el gobierno de Boris Johnson, el proyecto fue bloqueado primero por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y, después, por la justicia británica, que lo declararon ilegal.

Tratando de salvar el plan, el nuevo texto aprobado en Comunes define a Ruanda como un país seguro y prohíbe que los inmigrantes sean expulsados desde allí a su país de origen.

El nuevo texto propone también dejar de lado ciertos puntos de la ley británica de derechos humanos, para limitar los recursos legales contra su aplicación.

(Con información de AFP)

Temas:

Gran Bretaña

Seguí leyendo

Te Puede Interesar