Espectáculos y Cultura > ESPECTÁCULOS

La cámara desde un rincón oscuro

Tan frágil como un segundo es el primer largometraje de Santiago Ventura y aborda la explotación sexual en Uruguay

Tiempo de lectura: -'

02 de octubre de 2014 a las 19:14

Santiago Ventura tiene 23 años y este sábado el público podrá ver su primera película como director de cine. Se titula Tan frágil como un segundo y aborda la explotación sexual comercial de niñas y jóvenes, y la trata de mujeres en Uruguay.

Tan frágil… cierra un emprendimiento casi accidental que el director y su coguionista Belén Baptista comenzaron hace cinco años, cuando decidieron trabajar y denunciar ciertas problemáticas de la sociedad uruguaya dentro su obra cinematográfica.

En 2008 Ventura filmó un cortometraje sobre el embarazo adolescente titulado Ya pasó todo, cuyos galardones impulsaron que dos años después se rodara un mediometraje sobre el abuso sexual titulado Hasta que salga el sol. Luego, el apoyo desde Unesco para hacer otro mediometraje fue el disparador de una búsqueda de una mayor financiación para transformar el producto final en un largometraje propiamente dicho.

Lo que siguió fue un proceso de investigación sobre la explotación sexual de jóvenes uruguayas y la trata de personas. Recorridas por prostíbulos del interior y conversaciones con prostitutas y proxenetas, así como el caso del escándalo en “La Casita del Parque” ocurrido en Paysandú en 2013 fueron solo algunos de los ingredientes de los que ambos autores se nutrieron a la hora de escribir su guión.

La decisión detrás del director de trabajar estas temáticas se basa en la educación de Ventura en la Escuela de cine Dodecá, donde hoy es docente: “En Dodecá se trabaja el cine como un medio para entrar a estas problemáticas y ayudar a hacerlas visibles. No tiene que ser entretenimiento puro”, indica el joven cineasta en conversación con El Observador.

En Tan frágil... las actrices Berenice Perciballe y Vera Navrátil interpretan a Julieta y a Sofía. De clases sociales diferentes, las historias de ambas chicas de 17 y 16 años se cruzan en un mundo oscuro donde “todo puede ser comprado y todo puede ser vendido”, según se lee en la sinopsis del filme. Julieta vive con su madre y sus hermanos en un pueblo del interior y es a través de su novio Gabriel que consigue trabajos con diversos clientes, desde camioneros a jerarcas gubernamentales. Mientras tanto, el personaje de Sofía es una estudiante de un liceo privado en la capital que junto a su mejor amiga se introducirán en el mundo de la publicidad, donde recibirá una oferta difícil de rechazar.

Ventura remarca que a diferencia de En la puta vida (2001), Tan frágil... se adentra en otros aspectos de la explotación sexual, desde la prostitución de menores hasta la prostitución VIP, “Hay un mundo que está haciendo que (la trata) funcione y que hay una sociedad estimulando para que se vea a la mujer como un objeto (...) La idea final es abstraerse de las clases sociales y quedarse con el problema que sufren estas mujeres”, señala Ventura.

El filme tuvo un rodaje considerablemente corto (15 días) a fines del año pasado, en los que Ventura y su equipo de producción tuvieron que ajustar y acelerar procesos sin poder darse el lujo de extenderse en el plan de rodaje debido a su presupuesto.

“El bajo presupuesto tiene sus pros y contras. La contra es que no tenés el dinero real que la película necesita, pero las personas que participan les interesa hacerlo, aunque el sueldo sea bajo. Si bien no es lo ideal a nivel profesional, lo es al nivel del compromiso del equipo”, menciona Ventura sobre la experiencia de rodaje, que califica como muy positiva y en la que también contó con la colaboración de sus hermanos Javier y Alejandro.

Si uno ve el tráiler de Tan frágil.. se topará con una secuencia de imágenes de una composición cinematográfica cautivante. Sin embargo, no se escucha una línea de diálogo, un aspecto que el director decidió tomar para escapar de los avances del cine a los que el público está acostumbrado y que hace que las escenas cobren una fuerza mayor.

Ventura, quien también se ha profesionalizado como fotógrafo, cita a Bergman, Tarkovsky y Angelópoulos como sus referencias: “Yo soy de moverle cosas al espectador. Hay gente a la que le va a gustar y a otra que no, pero no vas a salir indiferente a la película”, comentó el cineasta.

Tan frágil como un segundo se podrá ver a lo largo del Festival de Cine de Montevideo y tendrá su primera proyección mañana a la hora 19.30 en Movie Punta Carretas. Una vez finalizado el ciclo, el filme llegará a las salas del circuito comercial, donde Ventura espera que encuentre horarios que faciliten su encuentro con el público uruguayo.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...