Latinoamérica 21 > Latinoamérica 21

La Cepal: respetada, pero no escuchada

En un texto, el organismo hace un llamado a conjugar la respuesta a la crisis desatada por la pandemia con una recuperación del desarrollo sostenible con igualdad y conciencia ambiental

Tiempo de lectura: -'

07 de noviembre de 2020 a las 05:03

Por Esteban Caballero

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el principal órgano de las Naciones Unidas para la región es una institución con hondas raíces en la historia del pensamiento económico y social. Desde su establecimiento en 1948 sus informes, documentos de trabajo, reuniones y conferencias han desempeñado un rol importante en los modos de pensar y actuar de cuadros técnicos y políticos en posiciones de liderazgo.  

Del 26 al 28 de Octubre de este año, la Cepal realizó, por primera vez, su período de sesiones de manera virtual.  Todos los protocolos se desarrollaron normalmente bajo la presidencia de Costa Rica, quién sucedió así a Cuba en dicho rol. Evidentemente, las sesiones en línea, con las consabidas dificultades ocasionales de sonido y sincronización, no tuvieron el mismo impacto que las sesiones presenciales. No lució igual. Pero no sólo por la falta de lustre y energía que acaece cuando se hacen las cosas a través de una pantalla, sino también por cierta distancia entre el espíritu cepalino y el momento político por el que pasa la región.  

El informe presentado, titulado “Construir un nuevo futuro: una recuperación transformadora con igualdad y sostenibilidad”, representa el esfuerzo de la organización por estructurar una base para el debate y las resoluciones de la reunión. Ese es uno de los propósitos esenciales del documento.

En el texto, la Cepal hace un llamado a conjugar la respuesta a la crisis desatada por la pandemia con una recuperación del desarrollo sostenible con igualdad y conciencia ambiental. La Secretaria Ejecutiva, Alicia Bárcena, en el prólogo, argumenta que los costos de la desigualdad se han vuelto insostenibles. La igualdad no es sólo un tema de inclusión y derechos humanos, argumenta, es también un modo de sostener los ingresos y la demanda agregada.

El texto recupera así los principios fundadores de la Cepal y se remite a la necesidad de una “propuesta de desarrollo basada en el Estado de bienestar, el cambio técnico y la transformación productiva  asociada al cuidado del medio ambiente, que fortalezca la igualdad y la democracia como el legado más preciado de la modernidad”.

El informe llama a un “pacto social” y coloca al pensamiento cepalino del lado de aquellos quienes opinan que la crisis del 2008 marcó el principio del fin del neoliberalismo y agrega que la pandemia vino a poner aún más en evidencia dicha crisis. “La crisis de 2008 primero y, aun en mayor medida, la crisis de la pandemia puso en jaque mitos que limitaban el espacio de las ideas y de las políticas públicas… Algunos años atrás, se consideraba que la igualdad y la eficiencia económica eran contradictorias…”.

Hoy en día, dice la Secretaria,  hay “un consenso creciente respecto a que la desigualdad es enemiga de la productividad, del aprendizaje y de la innovación. Hace algunos años, la política industrial era anatema; hoy en día hay un acuerdo amplio de que es clave para reducir las brechas tecnológicas, diversificar las exportaciones y desacoplar el PIB de las emisiones”.

El informe de la Cepal desarrolla aún más sus ideas y las sustenta con argumentación, datos y evidencias. Sin embargo, la recepción del informe tiene un tono poco entusiasta Las resoluciones dicen: que la Comisión “Toma nota del documento Construir un nuevo futuro: una recuperación transformadora con igualdad y sostenibilidad y acoge con beneplácito el enfoque integrado del desarrollo que ha caracterizado el pensamiento de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe desde su creación” y “Reconoce la pertinencia de los temas examinados y comparte el tenor general de las conclusiones que ofrece el documento”. Este lenguaje un tanto seco no es tan inusual en Naciones Unidas, pero a  veces los Estados Miembros ofrecen un estímulo, diciendo “toma nota con interés y aprecio por…”. Ese aditivo no tuvo lugar en este caso.

Sin embargo, lo que llama la atención es que además de esa recepción fría y lacónica, hay como una falta de sinergia entre el informe de la Cepal y la llamada “Declaración política sobre una recuperación sostenible, inclusive y resiliente en América Latina y el Caribe” que se formula en nombre de los Ministros y Ministras de Relaciones Exteriores y Altos y Altas Representantes de América Latina y el Caribe.

Dicha Declaración está mucho más volcada a la respuesta a la pandemia del Covid 19 que a los temas de recuperación de un desarrollo sostenible, con igualdad y con una mayor participación del Estado, tanto en términos redistributivos como de regulación. Se nota un fuerte interés de los Estados Miembro por un mayor financiamiento, ya sea por medio de la ayuda externa al desarrollo o por cualquier mecanismo que implique suspensión o condonación de deuda.

En cambio, los conceptos de “pacto social” o “Estado de bienestar” no son utilizados y si bien se habla de espacio fiscal y de estímulos mediante el gasto y la inversión pública, no existen alusiones a políticas redistributivas. Tampoco se hace referencia explícita al tipo de transformación productiva que es preciso implementar para lograr una economía verde, quitándole filo a los llamados a renovar el compromiso por la Agenda 2030 y sus tres pilares, el económico, el social y el ambiental.  

En una época en la que la región está perdiendo instancias y espacios de diálogo multilateral, sería una pena que lo que identificamos como una falta de sinergia, esté significando que los gobiernos de turno pierdan la capacidad de entender la relevancia de la Cepal o simplemente no quieren evidenciar que están en desacuerdo con ella. Al mismo tiempo, sería desafortunado que los mismos equipos técnicos y la mancomunidad de expertos que le dan vida al trabajo de la Cepal se dejen de interesar por la falta de eco de sus recomendaciones y se convenzan de que sólo cabe esperar un nuevo ciclo político.

Siempre ha habido una brecha entre el pensamiento cepalino y las políticas públicas de los gobiernos, pero la misma pasa de menor a mayor grado de intensidad, dependiendo de las épocas. No obstante, hay que hacer un esfuerzo por encontrar mejores puntos de encuentro, tanto desde la perspectiva de los cambios internos que puede hacer la misma Cepal, como desde la perspectiva de una mayor apertura al pensamiento cepalino de parte de los tomadores de decisión.

Esteban Caballero es politólogo e investigador miembro del Center for Latin American and Latino Studies (CLALS) de la American University en Washington DC. Es ex director regional para América Latina y el Caribe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

www.latinoamerica21.com, un proyecto plural que difunde diferentes visiones de América Latina.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...