Economía y Empresas > OPTIMISMO SOBRE ECONOMÍA A FUTURO

La cercanía del ciclo electoral impulsa la confianza del consumidor uruguayo

El índice está cerca de abandonar la zona de "moderado pesimismo", que ha predominado durante la actual administración de gobierno 

Tiempo de lectura: -'

20 de febrero de 2019 a las 14:19

Luego de la contracción del Índice de Confianza del Consumidor en 2018 (-3,8 puntos promedio anual), que lo dejó en su mínimo de los 11 años en que se releva, desde setiembre del año pasado se inició una senda de recuperación que cerró en enero con una suba de 1,9 puntos en la comparación interanual. Así, el ICC que procesa la Cátedra Sura de Confianza Económica, Equipos y la Universidad Católica quedó en 47,2 puntos el pasado mes, muy cerca de la zona de moderado optimismo que abandonó en 2017. En agosto pasado, el índice toco un piso de 38,9 puntos que lo ubicó -por primera vez desde que comenzó a medirse en 2008- en la zona atendible pesimismo. 

¿Qué explica esta mejora de los últimos meses? Según el ICC, en la medida que el tipo de cambio y el escenario externo permanezcan estables y el efecto “año electoral” iban a reflejar este 2019 una recuperación de la confianza económica del consumidor.

Diciembre y enero, además de la variación en similar magnitud del ICC, tienen en común que no registran contracción de ninguno de los tres subíndices que lo conforman. En diciembre, la Predisposición a la compra de bienes durables (+3,1 puntos) fue la que impulsó el ICC, recogiendo en parte efectos estacionales propios del mes (aguinaldo, festividades). Pese a la recuperación de diciembre, este subíndice fue el que más se contrajo en 2018 (-5,2 puntos para el promedio del año), y en enero, en que se mantuvo estable, permanece 4 puntos debajo de igual mes del año pasado.

Por su parte en enero, ante la estabilidad de los otros dos subíndices, el de Situación económica del país (+5,3 puntos) fue el que impulsó el ICC. En particular, al interior de este, el componente de expectativas a tres años (+5,7 puntos) registró la mayor variación del mes. Cabe señalar que este subíndice, al igual que el ICC, había alcanzado su mínimo histórico en agosto del año pasado, quedando en 2018 con el menor promedio anual de los 11 años en que se releva.

Según el informe, un aspecto que podría asociarse al “efecto año electoral” es que mientras en 2018 se deterioraron en relativamente similar magnitud las percepciones acerca de las “Condiciones actuales” y “Condiciones futuras” de la economía, en enero solo repuntan las “futuras”, en particular las expectativas a más largo plazo.

Otros indicadores

En línea con el comportamiento del ICC, los “Otros indicadores” mostrarían en enero una recuperación de las expectativas para el próximo año, y en particular, las vinculadas a la Situación económica del país futura. En tal sentido, la mayor variación del mes la registra el índice de expectativas de desempleo del consumidor para los próximos 12 meses (-6,2 puntos). Este índice, tal como el ICC, alcanzó su nivel de máximo pesimismo en agosto del año pasado, aunque luego inició una recuperación en la comparación interanual. 

En el mercado laboral uruguayo se destruyeron cerca de 10.000 puestos de trabajo netos en el promedio de 2018. Sin embargo, los datos del último trimestre de ese año mostraron los primeros indicios de mejora en el indicador. En el promedio de octubre-diciembre del último año, la tasa de ocupación se ubicó en 58,1% de la población en edad de trabajar. Este nivel está por encima del promedio de 57,2% de todo 2018 y en iguales registros que el diciembre del año anterior.

En la misma tónica, el otro índice que se correlaciona con el de Situación económica del país futura, el de expectativas de inflación del consumidor para los próximos 12 meses, también avanza hacia terreno menos pesimista y se retrajo 2,9 puntos en enero. No obstante, cabe señalar que la recuperación de enero no fue suficiente para revertir el mayor pesimismo del mes de diciembre en materia de evolución de precios, puesto que como normalmente se observa en diciembre, y recogiendo también factores estacionales (particularmente vinculados a los anuncios de ajustes de tarifas de servicios públicos), en dicho mes este índice de expectativas se había incrementado 7,9 puntos, conformando la mayor variación entre los “otros indicadores del mes.

Los precios al consumo moderaron su ritmo de aumento en enero y se acercaron al rango meta objetivo, aunque todavía se mantienen por encima del techo establecido por las autoridades.  Los precios al consumo subieron 2,2% durante el mes de enero, lo que permitió moderar la inflación interanual a 7,4% respecto al 8% del cierre de 2018. 

Las otras variaciones de mayor magnitud en enero del ICC las registraron el índice de Preferencia por los depósitos en el país (+4,3 puntos) que simplemente revierte la variación con signo contrario de diciembre (-4,1 puntos) y el de Preferencia por los depósitos en moneda nacional versus en moneda extranjera, que retrocedió 4,1 puntos. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...