Cargando...
La Corte Suprema de Estados Unidos

Mundo > Derechos individuales

La Corte Suprema de Estados Unidos debe fallar en un complejo caso de discriminación

El caso de una diseñadora gráfica que se niega a diseñar una página web para una pareja del mismo sexo concita la atención nacional por sus posibles implicancias en el terreno de los derechos individuales y el peligro de discriminación

Tiempo de lectura: -'

06 de diciembre de 2022 a las 13:56

La Corte Suprema de los Estados Unidos deberá expedirse en los próximos días sobre un caso cuyas consecuencias pueden tener derivaciones problemáticas en términos de los derechos individuales.

El caso involucra a una artista gráfica de religión cristiana que se niega a diseñar un sitio web para la boda de una pareja del mismo sexo.

La decisión que los jueces adopten en este caso no sólo estará relacionada con la diseñadora y la pareja sino con la probable ventana de discriminación que podría abrirse en contra de negros, inmigrantes, judíos, musulmanes y otras minorías si el fallo resulta favorable a las pretensiones del diseñador, afirman los grupos liberales y de defensa de las libertades civiles.

Si el fallo favorece a la pareja demandante, los grupos conservadores argumentan que pintores, fotógrafos, escritores y músicos podrían verse obligados a hacer trabajos en contra de su fe, contrariando sus creencias y coartando su libertad de elección.

El caso marca la segunda vez en cinco años que la Corte Suprema enfrenta el problema de un propietario de un negocio que dice que su religión les impide crear obras para una boda gay. Esta vez, la mayoría de los expertos esperan que el tribunal ahora dominado 6-3 por los conservadores y particularmente simpatizantes de los demandantes religiosos se ponga del lado de Lorie Smith, la diseñadora del caso.

Pero la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, en un informe presentado ante el tribunal, calificó el argumento de Smith como "carta blanca para discriminar cada vez que el producto o servicio de una empresa pudiera caracterizarse como 'expresivo'", una categoría de empresas que podría variar desde equipaje y ropa de cama hasta paisajismo. Esos negocios, dijeron, podrían anunciar: “No servimos a negros, gays o musulmanes”.

Los abogados de Smith en Alliance Defending Freedom (ADF), con sede en Arizona, dicen que eso no es cierto. “Creo que es falso y falso decir que una victoria de Lorie en este caso nos llevaría a esos tiempos en los que a las personas se les negaba el acceso a bienes y servicios esenciales en función de quiénes eran”, dijo Kellie Fiedorek, abogada de ADF. y agregó: “Una victoria de Lorie aquí nunca permitiría tal conducta, como algunas de las hipótesis que están planteando”.

El caso de Smith sigue al del panadero Jack Phillips, quien se opuso a crear un pastel de bodas para una pareja gay. La pareja demandó, pero el caso terminó con una decisión limitada. La abogada de Phillips, Kristen Waggoner, es la defensora de Smith ante el tribunal superior.

Según la ley de Colorado, Smith debería ofrecer sus servicios al público sin discriminar y de ho hacerlo podría enfrentarse a multas y penalidades varias. Smith dice que la ley viola la Primera Enmienda de la Constitución al obligarla a haber algo contra su creencia y voluntad.

Contra Smith se alinean la administración federal y 20 estados en su mayoría demócratas, incluidos Nueva York, California y Pensilvania que han presentado a la Corte 75 informes que fundamentan los peligros de discriminación que se generalizarían en caso de un fallo contrario a la pareja que se considera perjudicada.

“Una panadería cuyo dueño se opusiera a las relaciones de raza mixta podría negarse a hornear pasteles de boda para parejas interraciales”, afirman los informes presentados por los estados. Una “agencia de bienes raíces cuyo propietario se opusiera a la integración racial podría negarse a representar a parejas negras que buscan comprar una casa en un vecindario predominantemente blanco; o un estudio de retratos cuyo propietario se opone a la adopción interracial podría negarse a tomar fotografías de padres blancos con sus hijos adoptivos negros”, se agrega.

Esos ejemplos basados en la raza podrían llamar la atención en particular en un tribunal con dos jueces negros, Clarence Thomas y Ketanji Brown Jackson, que están casados con cónyuges blancos y otra juez, Amy Coney Barrett, que tiene dos hijos adoptivos que son negros. Pero los estados también dieron un ejemplo relacionado con el origen nacional de una persona. “Un estudio de tatuajes podría tatuar la bandera estadounidense en clientes nacidos en los Estados Unidos y negarse a vender tatuajes idénticos a inmigrantes”, dijeron.

Brianne Gorod del Centro de Responsabilidad Constitucional, en representación de un grupo de profesores de derecho, planteó la hipótesis de otros ejemplos de lo que podría suceder si Smith tiene éxito en el tribunal superior.

“Un diseñador web podría negarse a crear una página web que celebre la jubilación de una directora ejecutiva, violando la prohibición de discriminación sexual de Colorado, si creyera que todas las mujeres tienen el deber de quedarse en casa y criar a sus hijos. De manera similar, un fabricante de muebles, que considera que sus muebles son artísticamente expresivos, podría negarse a servir a una pareja interracial si creyera que las parejas interraciales no deberían compartir un hogar juntos. O un arquitecto podría negarse a diseñar una casa para una pareja interreligiosa”, dijo a la corte.

Los partidarios de Smith, sin embargo, entre ellos 20 estados en su mayoría de tendencia republicana, dicen que fallar en su contra también tiene consecuencias negativas. Un abogado del fondo de educación CatholicVote.org le dijo a la corte que si se mantiene el fallo de la corte inferior y Smith pierde, “un coreógrafo judío tendrá que montar una actuación dramática de Pascua, un cantante católico deberá actuar en una boda de dos divorciados y un musulmán que opera una agencia de publicidad no podrá negarse a crear una campaña para una compañía de bebidas alcohólicas”.

La Coalición Judía para la Libertad Religiosa lo expresó de manera diferente, diciéndole a la corte que un panadero judío podría tener que cumplir con la solicitud de un neonazi que quiere un pastel que diga "¡Feliz 9 de noviembre!" — una referencia a la Kristallnacht, la noche de 1938 cuando los nazis quemaron sinagogas y destrozaron negocios judíos en toda Alemania y Austria.

Alan B. Morrison, un experto en derecho constitucional de la Universidad de Georgetown, subrayó que Smith actualmente no tiene sitios web de bodas, lo que hace que el caso sea particularmente especulativo. Aun así, Morrison se burló de algunos de los escenarios hipotéticos que se les ocurrieron a ambos lados, sugiriendo que son "un poco exagerados".

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...