Economía y Empresas > Paraguayos los que más gastan

La dependencia de Argentina en turismo: un cliente de peso sin reemplazo fácil

Los argentinos han llegado a ser casi 7 de cada 10 turistas que ingresan al país, aunque están entre los que menos gastan y menos tiempo se quedan

Tiempo de lectura: -'

18 de enero de 2020 a las 05:02

Pasados los primeros días de enero, año tras año, las autoridades del Ministerio de Turismo presentan las cifras de la cantidad de visitantes que entraron al país el año anterior. Y año tras año la historia se repite: si la cantidad de argentinos que llegó al país es grande, estamos ante una buena temporada para el sector turístico. Si son pocos en comparación, los números se complican. El turista argentino representa, como mínimo, la mitad de los visitantes que llegan al país cada año y en algunos períodos, como en el 2017, llegaron a ser casi 7 de cada 10 (67%) turistas que ingresaron al país. 

El peso relativo de los argentinos desde 2005  ha variado de forma irregular pero nunca cayó por debajo del 50%. En 2019 fue de un 54% luego del pico de 2017. Incluso, si se tiene en cuenta solo el primer trimestre del año, que abarca casi toda la temporada alta de sol y playa, los argentinos llegan a ser, algunos años, cerca del 80% de los visitantes que ingresan a Uruguay. Y la dependencia no es de Argentina entera, sino mayoritariamente de Buenos Aires. El 44% de los turistas que cruzan el Río de la Plata vienen del gran Buenos Aires, según un informe de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto de 2017. 

Que Uruguay ha logrado aumentar la llegada de visitantes de todas las nacionalidades es innegable. Entre 2005 y 2019 hubo un aumento de casi el 80% en número de visitantes, pasando de 1,8 millones de turistas a 3,3 millones, sin tener en cuenta a los que llegan en cruceros. Pero a pesar de este gran crecimiento uruguayo estamos ante un aumento del sector a nivel global gracias a que viajar cada vez es más accesible. En este contexto, ¿es posible evitar la dependencia de los argentinos y abrirse a otros mercados? 

 

La ubicación geográfica del país y la mala conectividad aérea lleva a que las opciones se reduzcan. Tratar de atraer un turista que compita o compense los vaivenes de la economía argentina solo es posible si se mira a Brasil, según dijo a El Observador Alberto Prandi, exsubsecretario de Turismo (2005-2006) y operador turístico en Maldonado. “La dependencia es total y ha sido histórica, sobre todo en la propuesta de sol y playa”, aseguró.   

Con Brasil existe una frontera seca y la proximidad es similar a la de Argentina. Sin embargo, los hábitos vacacionales de los norteños son distintos ya que no comparten algunas pautas culturales. Hay una importante afluencia de público en la denominada Reveillon –que va desde los últimos días de diciembre hasta los primeros de enero– y luego en la semana de carnaval, cuando algunos brasileños prefieren salir de su país por el intenso movimiento que allí se genera. Más allá de esas fechas el turista brasilero no llega al país en grandes números y el peso relativo de los norteños no ha tenido grandes variaciones en los últimos años. En 2005 era un 10%, dos años después aumentó a un 15% y desde entonces ha oscilado entre ese número y un 12% del total de turistas que llega al país año tras año.

Prandi reconoce que atraer visitantes desde Brasil es difícil porque es un mercado con mucha oferta interna, pero asegura que es posible apostar por el habitante de Río Grande do Sul. “Hay que hacer una inversión fuerte acompañada de una promoción en esa zona, que es la más próxima. Se necesita de una estrategia”, aseguró el exsubsecretario de Turismo.

El operador turístico aseguró que hace algunos años la cantidad de argentinos que venía saturaba las instalaciones turísticas del país y que por eso no era necesario pensar en atraer a gente de otros países. Sin embargo, hoy la infraestructura es otra y cuando los argentinos no vienen en grandes cantidades, el sector lo siente. 

El expresidente de la Asociación Uruguaya de Agencias de Viaje y asesor del Partido de la Gente en temas de turismo, Sergio Bañales, tiene un pensamiento similar. “Hay que seguir captando nuevos argentinos, pero los recursos no pueden estar fijados en un mercado que por inercia viene aquí a Uruguay”, dijo a El Observador y explicó que es necesario redirigir los fondos hacia mercados que tengan un mayor poder adquisitivo y para ampliar el espectro. “La caída de un mercado no puede impactar como lo hace Argentina hoy”, cuestionó. 

Paraguayos gastadores

Los turistas que llegan desde Paraguay son los que más tiempo se quedan en Uruguay y los que más gastan con diferencia. Desde 2006 hasta 2019 han sido los que más gastaron todos los años a excepción de 2008 cuando fueron superados por los norteamericanos. El promedio de gasto de los paraguayos es de US$ 1.200 por persona, mientras que el de los argentinos es de menos de la mitad (US$ 556) y aparece en sexto lugar entre las principales nacionalidades que llegan al país.

 

Pero el gran problema es que la cantidad de gasto por turista viene en caída desde 2011, con una leve suba en 2017. “Es necesario llenar las playas pero llenarla de gente con capacidad de gasto”, aseguró Prandi y cuestionó que muchas veces se mira cantidad de turistas y se deja de lado el gasto que, según él, es el dato más importante. 

 

Sin embargo, si bien los paraguayos y los chilenos gastan mucho más que los argentinos, los números en los que llegan son insignificantes (40 mil y 54 mil en 2019 respectivamente). “Las familias paraguayas que están en condiciones de venir son muy pocas. Es una sociedad con mucha desigualdad”, dijo Prandi para explicar las dificultades que presenta agrandar ese mercado. 

Los  guaraníes también lideran los días de estadía con casi 10 por año seguidos de los europeos con 8 días y medio (ver gráfica 1). Los argentinos se quedan 6 días en promedio. Pero la estadía es otro de los indicadores que viene en picada desde hace varios años, en una tendencia que se repite a nivel mundial. En 2005 los turistas que llegaban a Uruguay se quedaban 8 días en promedio y en 2019 se quedaron menos de 6. 

 

Actividad de oro

El Turismo se ha transformado en los últimos años en una de las principales actividades económicas del país, compitiendo el primer puesto con las exportaciones de carne, y tiene una incidencia de alrededor del 7,5% en el Producto Interno Bruto (PIB). Según el informe de la OPP mencionado, el turismo genera uno de cada 15 empleos que se crean en Uruguay. 

El Observador intentó comunicarse con las actuales autoridades del Ministerio de Turismo pero no obtuvo respuesta. Sin embargo, esta administración ha enfocado mucho de sus recursos a desestacionalizar el turismo y ha apostado, entre otras cosas, por los viajes de reuniones y eventos. De todos modos, este tipo de viajes no tienen un impacto significativo en el número global.

En diciembre, la ministra de Turismo, Liliam Kechichián, aseguró que durante su gestión el turismo se transformó en una “política de Estado” y aseguró que la cartera quedó “transformada, descentralizada, regionalizada y con más técnicos en turismo”. La regionalización del turismo fue una de las políticas que los directores departamentales defendieron y solicitaron que se continúe en una reunión con el ministro designado, Germán Cardoso. 

Kechichián aseguró que una de las grandes líneas que queda asentada para trabajar a largo plazo es la gestión territorial. “Hay que hablar de Punta del Este, de los grandes destinos turísticos pero también meternos en aquellos pequeños lugares muy bellos que Uruguay tiene”, dijo en rueda de prensa. 

El futuro subsecretario de la cartera, Remo Monzeglio, aseguró a El Observador que pretenden aumentar todas las nacionalidades que visitan el país pero no quiso profundizar en el tema porque todavía no han asumido. “Las condiciones económicas a veces favorecen a que vengan argentinos, otras veces brasileños y algunas veces no favorece a ninguno”, dijo para explicar los factores externos que definen la temporada.  

Tendencia mundial

El crecimiento de Uruguay como país receptor de turistas ha sido notorio pero el turismo internacional también lleva 10 años consecutivos de crecimiento, por lo que Uruguay acompaña esa tendencia. Sin embargo, los problemas económicos de Argentina no solo afectan a Uruguay en la región. En el primer semestre de 2019 el turismo en América del Sur cayó un 5% por la menor cantidad de argentinso que viajó, según reportó la Organización Mundial del Turismo. 

Dentro del panorama regional, Uruguay se encuentra bien ubicado. América Latina y el Caribe recibieron cerca de 115 millones de visitantes en 2019 y México lidera con distancia el ranking de países receptores con 41,5 millones de visitantes. Uruguay aparece en la posición número 9 y es el único país junto con Puerto Rico (que cierra el top 10) que recibe un número de turistas similar a su población. Argentina es el segundo destino más visitado de América Latina, con casi 7 millones de viajeros, apenas por encima de Brasil y República Dominicana, que recibieron a 6,6 millones cada uno.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...