Cargando...
Puerte en Duisburgo, oeste de Alemania

Mundo > Cambio climático

La economía alemana está bajo amenaza por la caída del nivel de agua en el Rin

La situación, una consecuencia más de los problemas climáticos que vive el planeta, complica el transporte de mercancías, en momentos en que Europa sufre una grave crisis energética por la guerra en Ucrania

Tiempo de lectura: -'

11 de agosto de 2022 a las 15:32

En el oeste de Alemania, la caída del nivel del Rin a causa del fuerte calor estival dificulta la navegación fluvial, lo que está causando problemas de suministro en la zona y pesando en una economía alemana ya debilitada.

La amenaza de un cierre parcial del tráfico fluvial en este río, uno de los más transitados del mundo, se ha convertido en un rompecabezas adicional para la industria alemana, golpeada por la crisis del gas ruso y el fuerte incremento de los precios de la energía a causa de la guerra de Ucrania.

Luego de varias semanas de clima árido, algunas de las principales vías fluviales de Europa se han convertido en riachuelos, causándoles dolores de cabeza a las fábricas y termoeléctricas alemanas que dependen de la entrega de suministros por barco, lo que aumenta las posibilidades de una desaceleración económica. El transporte de mercancías por vías navegables es más importante en Alemania que en muchas de las otras naciones de Europa occidental, según Capital Economics.

Éste es particularmente el caso del Rin, cuyo punto crucial náutico en Kaub tiene niveles muy bajos de agua, pero continúa siendo navegable para barcos de poco calado”, manifestó Tim Alexandrin, portavoz del ministerio de Transporte de Alemania.

Las autoridades pronostican que el nivel del agua en Kaub bajará de la marca de los 40 centímetros (16 pulgadas) para las primeras horas del viernes y continuará descendiendo durante el fin de semana. Aunque este nivel continúa siendo más alto que el mínimo histórico de 27 centímetros de octubre de 2018, muchos barcos grandes podrían tener dificultades para cruzar el río en ese lugar, ubicado en el Rin a medio trayecto entre Coblenza y Maguncia.

“La situación es muy dramática pero todavía no tanto como en 2018″, indicó Christian Lorenz, portavoz de la compañía alemana de logística HGK.

Roberto Spranzi, jefe de DTG, una cooperativa de transporte marítimo de la ciudad industrial de Duisburgo cuenta que su flota de más de 100 barcos está viéndose obligada a limitar la carga para evitar que alguno de ellos acabe varando, por la falta de agua.

"Tenemos que utilizar tres o cuatro barcos, cuando en tiempos normales sólo nos haría falta uno" para transportar la misma carga, explicó a AFP.

Spranzi describió el reflujo inquietante del nivel del agua a la entrada del puerto de Duisburgo. "Está a 1,70 metros. En teoría, el nivel normal del agua es superior a los dos metros".

"Nosotros aprovisionamos en materias primas las fábricas de las orillas del Rin. Cuando ya no se puede, o se hace en menor medida, esto se convierte en una amenaza para la industria alemana", advirtió.

Problemas para transportar carbón

En Alemania alrededor del 4% del flete se hace por vía marítima, incluyendo el Rin. El río ganó importancia en los últimos meses a medida que Alemania ha decidido apostar por el carbón para reducir su dependencia del gas ruso.

El problema es que muchas de las grandes centrales eléctricas se sitúan precisamente en el entorno del Rin, un río fundamental para su aprovisionamiento.

Las grandes empresas alemanas han avisado de que las posibles perturbaciones graves en el tráfico fluvial pesarán en una economía afectada desde hace meses por dificultades en la cadena de suministro.

El grupo energético Uniper declaró así que el bajo nivel del Rin podría traducirse en septiembre en "un funcionamiento irregular" de dos de sus centrales de carbón. EnBW, otro grupo que opera en la región de Baden-Wurtemberg, en el suroeste de Alemania, ha avisado de que las entregas de carbón podrían verse limitadas.

"El bajo nivel de las aguas del Rin implica que no puede asegurarse con normalidad el transporte de importantes cargas de productos petroleros, de diésel o de fuel", resumió Alexander von Gersdorff, portavoz de la asociación profesional alemana de industriales de la energía y de carburantes.

Riesgo de penuria

Varios pesos pesados de la industria presentes en las orillas del Rin, como ThyssenKrupp o BASF, temen una ralentización de su actividad en las próximas semanas.

La disminución del flete en el Rin se añade así a la perturbación de la cadena de suministro sufrida por la industria alemana, una situación que acentúa el riesgo de penuria, y que también tiene su impacto en las cifras macroeconómicas.

La sequía de 2018, en la que la profundidad de referencia del Rin bajó hasta 25 centímetros en octubre de ese año, recortó entonces en dos décimas el PIB alemán, apunta Deutsche Bank Research.

"Si los problemas que estamos observando actualmente duran más (que en 2018), la pérdida de valor económica será más grave", señaló uno de sus economistas, Marc Schattenberg.

Desde Francia e Italia, Europa enfrenta dificultades debido a los períodos de sequía, el bajo caudal en las vías navegables y las olas de calor que son cada vez más severas y frecuentes debido al cambio climático.

(Con información de agencias)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...