Economía y Empresas > Cuentas Nacionales

La economía uruguaya cayó 11% durante el trimestre más duro de la pandemia

En línea con lo esperado, la contracción del PIB superó el dígito en el trimestre abril-junio; la ministra ya dijo que ve indicios de recuperación para el que está en curso 

Tiempo de lectura: -'

18 de septiembre de 2020 a las 17:42

En el segundo trimestre del año, el período de mayor impacto de la pandemia en los diferentes sectores, la actividad económica se vio diezmada. Entre los grandes sectores, solo las comunicaciones mantuvieron niveles de actividad superiores a los del año pasado. La caída del consumo fue el principal componente que arrastró la economía, aunque ni la inversión privada ni las exportaciones soportaron los efectos del distanciamiento social y el cierre de fronteras.

Según los datos difundidos este viernes por el Banco Central (BCU), la economía uruguaya se contrajo 10,6% en el segundo trimestre del año respecto a igual período del año pasado. Si se compara con el primer trimestre del año –y se corrigen los efectos estacionales– la caída fue de 9%.

Se trata del mayor deterioro concentrado en un solo trimestre de la historia reciente. De esta manera, se profundizó la recesión iniciada en el primer trimestre del año pasado, cuando la economía se contrajo 1,6% respecto al último cuarto de 2019, luego de haber caído otro 0,8% en el período inmediato anterior.

El consumo privado fue el principal afectado por la pandemia. La falta de movilidad y las restricciones impuestas por el deterioro del mercado laboral y la incertidumbre económica, llevaron a un retroceso de 13,8% en el gasto en consumo en términos constantes respecto al segundo trimestre del año pasado. El sector público no colaboró al empuje de la actividad económica. Por el contrario, el gasto corriente del sector público cayó 12% y las inversiones del Estado se recortaron 22,5%.

Por su parte, las inversiones privadas cayeron 9% e interrumpieron tres trimestres consecutivos de recuperación, luego de haber caído durante dos años y medio. La recuperación de la inversión es vista por los expertos como condición fundamental para la creación de empleos.

Las exportaciones de bienes y servicios tuvieron un deterioro interanual de 16,8% en el segundo trimestre, luego de haber retrocedido 5,8% en el inicio del año. La mala temporada agrícola y la menor faena ganadera se sumaron al parate en el ingreso de turistas a partir de marzo.

Entre los sectores de actividad, el peor impacto lo recibió el sector comercio, restaurantes y hoteles, con un recorte de prácticamente un tercio de su actividad respecto a igual período del año pasado (-31,4%). Según el informe del BCU, las principales caídas en el sector comercial se vieron vinculadas a la venta de vehículos y combustibles, mientras que en restaurantes y hoteles tanto los residentes como los turistas redujeron significativamente su gasto.

El rubro otras actividades tuvo una caída de 16,8%, principalmente por servicios personales –actividades culturales y de esparcimiento, entre otras–, servicio doméstico y actividad inmobiliaria. El sector enseñanza también redujo su actividad en el período e impactó en ese rubro.

La industria redujo 10,8% su actividad, principalmente por una caída en la producción de alimentos manufacturados. El agro continuó con el deterioro del primer trimestre, con una tasa apenas más moderada de 4% interanual. La construcción cayó 6,5% y el suministro de electricidad, gas y agua se redujo 14,3% debido a una menor generación y distribución de energía eléctrica.

La excepción fue transporte, almacenamiento y comunicaciones que creció 7,2% gracias a la mayor transferencia de datos en servicios de internet debido a la permanencia de los uruguayos en sus casas en los meses de confinamiento más extendido.

La ministra de Economía Azucena Arbeleche había declarado en la Expo Prado que el gobierno esperaba una contracción de la actividad algo inferior a la que se había manejado en un principio y que lo peor "habría quedado atrás", aunque precisó que si bien el país está en recuperación no quiere decir que la crisis sanitaria esté superada.

Arbeleche añadió que en este tercer trimestre del año (julio-setiembre) "ya estamos con una recuperación" y lo justificó en tres indicadores, además del repunte en la venta de vehículos 0 km de los últimos meses. Enumeró que la comercialización de combustibles "muestra esta recuperación", como también la industria manufacturera y la recaudación de la Dirección General Impositiva (DGI), que cayó comparado a 2019, pero esa retracción es "mucho más chica" a las de los meses anteriores. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...