Nacional > TRANSICIÓN

La inmobiliaria del Parlamento: así se asignan los despachos de los legisladores

La transición en el Parlamento suele incluir disputas por los despachos; Sanguinetti pidió la codiciada oficina de Lacalle Pou y será vecino de Mujica 

Tiempo de lectura: -'

01 de febrero de 2020 a las 05:02

Los despachos del segundo piso son amplios y de orientación al sur, por lo que el sol de la tarde no es un problema. No son tan accesibles como los de la avenida principal, en planta baja, que no requieren subirse al vetusto ascensor. Para los desinteresados por la locación y la tradición, el moderno edificio de en frente es una opción más que atractiva. En cualquier caso, el alquiler es por cinco años, el costo es asumido por terceros, pero todo sin garantía.

Por unas semanas, el cambio de legislatura convierte al Parlamento en una agencia inmobiliaria. Los pasillos siempre cargados de movimiento y noticias ahora muestran un paisaje en el que el mármol convive con cajas de cartón, bolsas negras de basura y papeles triturados. Los secretarios del Palacio, sin sesiones en la agenda inmediata, dedican parte de su tiempo a exhibir los despachos disponibles a los nuevos inquilinos, que deben estar atentos y ágiles si quieren quedarse con los mejores lugares. 

Cambio de dueño

El mecanismo de traspaso no siempre fue de lo más republicano y primó el pasaje de mano en mano. Ahora la distribución de los despachos está supervisada por la coordinación de ambas cámaras y sus secretarios, pero también hay designaciones que se avanzan de forma bilateral. 

El laberíntico Palacio Legislativo tiene un problema de origen. Inaugurado en 1925, sus oficinas no fueron pensadas para que los legisladores las ocuparan de forma permanente. Casi un siglo después, la modalidad de trabajo cambió por completo. Los senadores y diputados tienen secretarios y asesores y la Avenida de las Leyes pasó a ser su lugar de trabajo cotidiano. En la década de 1990 se construyó el anexo en la acera de en frente, pero los espacios siguen siendo insuficientes en el emblemático edificio que cumplirá cien años en 2025. 

Si bien la Constitución no hace distinción alguna entre los senadores, sus despachos son todos diferentes y eso motiva la competencia por los mejores lugares. Ni siquiera caben todos en el edificio central. Como la capacidad para alojar alcanza para entre 26 y 28 senadores, siempre hay algunos que terminan en el edificio de los diputados. 

La semana que viene, una reunión de las coordinaciones intrapartidarias del Senado y Diputados avanzará en la distribución de los despachos, pero muchos lugares ya están definidos. 

El expresidente Julio María Sanguinetti retornará a la oficina que lo acogió durante diez años y que se convirtió en una de las más codiciadas. Hasta 2019 estuvo ocupada por el hoy presidente electo Luis Lacalle Pou y antes por su padre Luis Alberto Lacalle Herrera. 

La oficina fue bautizada como el “despacho de los presidentes” y es una de las más amplias en todo el Palacio Legislativo. En las negociaciones bilaterales, Sanguinetti pidió especialmente ocupar ese despacho. “Lo ocupé yo, luego lo ocupó Luis Alberto Lacalle y luego lo volví a ocupar yo. Lacalle decía que era el despacho presidencial. Lo voy a reivindicar”, dijo en diciembre a El Observador.

Sanguinetti y Larrañaga reunidos con Lacalle Pou en el "despacho de los presidentes"

Al final de ese pasillo en el segundo piso del Parlamento tendrá como vecino a un viejo conocido: el expresidente José Mujica, que también retornará al despacho que ocupó en la actual legislatura, antes de renunciar y dejarle paso a Andrés Berterreche primero y Sandra Lazo después.

Entre el despacho de Mujica y el de Sanguinetti está el que actualmente ocupa Jorge Larrañaga. Como pasará al Ministerio del Interior, dejará su lugar a un senador de su sector. Su suplente Carlos Camy ya cuenta con un despacho en el piso de abajo. Si pasa al de Larrañaga hará un enroque de oficinas con Jorge Gandini.  

Del otro lado del “despacho del presidente” están hoy los senadores Álvaro Delgado (Partido Nacional), Ruben Martínez Huelmo (Frente Amplio) y Javier García. En principio, Delgado y García –que fueron reelectos pero también pasan al Ejecutivo– dejarán las oficinas a sus suplentes Amín Niffouri y Sergio Abreu. 

El de Huelmo, en tanto, probablemente quedará para Graciela Bianchi. “Yo saqué mis cosas en diciembre para darle el lugar a los que vienen”, dijo el senador del MPP, que ingresó a la Cámara Alta como suplente de Luis Almagro. “El segundo piso tenía gente del Partido Nacional y del Frente, pero todos con cierta orientación oribista. Con Sanguinetti vuelve alguien más de Rivera. Va a estar bueno”, bromeó. Huelmo destacó que si bien su despacho era “pequeño y sencillo”, tenía una buena “locación”. “Está a pocos metros de los pasos perdidos. Abajo te encontrás con las salas y tenés cerca el ambulatorio, que es el alma del Parlamento”, explicó.

Lucía Topolansky, actual vicepresidenta, pidió la oficina de Constanza Moreira, que no resultó reelecta y ocupaba una sala en el primer piso.  

Las oficinas del carril principal de la planta baja, denominada la “18 de julio” del Palacio, tendrá primacía frenteamplista. En el primero y más amplio de los despachos permanecerá Charles Carrera, que lo heredó cuando entró como suplente de Topolansky. Al lado suyo, Juan Castillo le dejará la oficina al sindicalista Óscar Andrade. El pasillo lo completará su compañera de lista Carolina Cosse, que ocupará el lugar de Miguel Vassallo, senador de Asamblea Uruguay que suplantó a Daniela Payssé. 

Al otro lado del pasillo hay tres oficinas divididas por un baño de hombres.  El colorado Pedro Bordaberry, que terminará de retirar sus pertenencias el martes, probablemente ceda su lugar a un senador de su partido. La línea la completarán Mario Bergara (entrará en el lugar de la emepepista Patricia Ayala) y Liliam Kechichian (que ocupará la sala hoy destinada a la bancada de la 711, que ahora solo tendrá un diputado).

En ese piso también estará el hoy ministro Danilo Astori, que volverá al despacho que mantuvo desde 1990. Rafael Michelini, senador del Nuevo Espacio, ya sacó casi todas sus cosas de la oficina que pasará a ocupar Enrique Rubio de la Vertiente Artiguista. Michelini no renovó su banca después de 30 años en el Parlamento. En 2005, el nacionalista Carlos Julio Pereyra le cedió su lugar cuando se retiró. “Me acuerdo que me dijo: esto es a préstamo. Ahora se lo ofrecí a Rubio”, contó.  

Puzzle

Una de las incógnitas a resolver es el espacio a ocupar por los senadores de Cabildo Abierto. Como en principio pidieron estar  los tres juntos, algunos consideran que eso solo podría darse en el anexo. Los dos primeros pisos, ocupados hoy por frenteamplistas, pueden acoger a los cabildantes. El tercer piso quedaría para los blancos y el cuarto para colorados y diputados de partidos chicos.

Ivonne Passada, del MPP, volverá a la militancia social y dejará el despacho a su inquilino original, Eduardo Bonomi. El ministro del Interior recibirá la oficina con algunos objetos de Passada pero también de antiguos ocupantes, como Eleuterio Fernández Huidobro y Luis Rosadilla. “En algunos casos el traspaso no es tan sencillo y pasa a ser situaciones casi de trofeo. Por suerte no ha sido así en mi caso y en otros colegas”, dijo Passada. 

Entre los nuevos ocupantes, una de las presencias estelares será la del nacionalista Juan Sartori. Luego de la elección de octubre, el empresario conoció por primera vez el Palacio Legislativo y le pasó lo que a muchos visitantes: se perdió y lo tuvieron que auxiliar. 

En esa ocasión, Sartori pasó por el despacho de Verónica Alonso y le comentaron que podía ser el suyo. La oficina de la actual senadora tiene una sala pequeña contigua y a Sartori le despertó una idea que causó sorpresa entre quienes lo acompañaban. “¿Se puede tirar abajo esta pared?”, preguntó el empresario. Entre risas, le respondieron que todo allí era patrimonio histórico.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...