Cargando...
"No tienen ningún beneficio conocido, presentan muchos riesgos para la salud y generan costos gigantescos para los sistemas sanitarios", afirmó el director general de la OMS

Mundo > "Objetivo inalcanzable"

La OMS advirtió que 5.000 millones de personas siguen expuestas a la ingesta de grasas trans

Los utiliza la industria para mejorar el sabor y la textura de los alimentos. Su consumo aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y causa la muerte de unas 500.000 personas todos los años

Tiempo de lectura: -'

24 de enero de 2023 a las 05:04

El objetivo de eliminar las ácidos grasos trans industriales de los alimentos está lejos de alcanzarse y más de 5.000 millones de consumidores en todo el mundo siguen expuestos a estas sustancias tóxicas y artificiales, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS), organismo que calificó como “inalcanzable” la meta fijado en 2018 de erradicarlos en 2023.

"No tienen ningún beneficio conocido, presentan muchos riesgos para la salud y generan costos gigantescos para los sistemas sanitarios", afirmó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, mediante un comunicado en el que se destaca solo un 43% de la población mundial se beneficia con alguna forma de protección contra estos productos químicos.

Según estima la OMS, los ácidos grasos trans usados por la industria para darles una textura y un sabor más deseables a los alimentos  procesados -como panificados, productos de repostería, galletitas y productos de copetín, entre otros- provocan cada año unas 500.000 muertes, ya que aumentan considerablemente el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares.

Su uso en los procesos industriales se ha extendido debido a que ofrecen ventajas en la industrialización de los alimentos, principalmente para su conservación y estabilidad a un bajo costo. Sin embargo, y pese al daño que causan, de los 60 países que anunciaron algún plan para eliminarlos solo 43 adoptaron mejores prácticas, como establecer un límite para que no representen más del 2% de los aceites y grasas en el conjunto de un producto, o directamente la prohibición de los aceites parcialmente hidrogenados.

El comunicado de la OMS recuerda que los ácidos grasos trans están presentes en las grasas vegetales solidificadas, como en la margarina y la manteca clarificada, y suelen encontrarse en cantidades en los snaks, como así también en los alimentos cocidos al horno y en las frituras. En noviembre del 2013, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos determinó que los aceites parcialmente hidrogenados no debían considerarse dentro de los alimentos "reconocidos generalmente como seguros" para la alimentación humana.

Fáciles de usar, económicas de producir y duraderas, las grasas trans, además de darles a los alimentos un sabor y una textura deseables, son utilizadas por muchos restaurantes y establecimientos de comida rápida para freír, ya que los aceites parcialmente hidrogenados pueden reutilizarse muchas veces. Varios países, como Dinamarca, Suiza y Canadá, o jurisdicciones, como California, Nueva York y Baltimore, han reducido o restringido su uso en los restaurantes.

“No obstante, hay algunas regiones del mundo que no saben que existe el problema", destacó Francesco Branca, jefe de seguridad alimentaria de la OMS, en una conferencia en la que enfatizó que existen otros productos alternativos que no cuestan más. Branca, además, enfatizó que las grasas trans incrementan los niveles de colesterol malo (LDL) y reducen los de colesterol bueno (HDL), lo que aumenta el riesgo de desarrollar cardiopatías y derrames cerebrales, e incluso están asociados con un mayor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2.

Actualmente, nueve de los 16 países donde se estima que hay una proporción más elevada de muertes por enfermedades coronarias causadas por las grasas trans no han adoptado las recomendaciones. Se trata de Ecuador, Australia, Azerbaiyán, Bután, Egipto, Irán, Nepal, Pakistán y Corea del Sur.  "Sinceramente, cuando hay grasas trans, hay gente que muere y estas sustancias deberían estar prohibidas", dijo Tom Frieden, exdirector de los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) de Estados Unidos y ahora presidente de una oenegé que lucha contra las enfermedades cardiovasculares.

"Simplemente no hay ninguna excusa para que un país no tome medidas para proteger a su población de un producto tóxico y artificial", se lamentó Frieden. Por su parte, la OMS destacó los planes de México, Nigeria y Sri Lanka para combatir el uso de estas sustancias en la industrialización de alimentos. "Las grasas trans no se ven. Uno puede no saber que están ahí. Si uno tiene una crisis cardíaca y muere, no sabría cuál es la causa", dijo Frieden, quien se mostró “medianamente optimista" con relación a la posibilidad de que el mundo logre dejar atrás las grasas trans, aunque no en un futuro inmediato.

La OMS recomienda que su ingesta se limite a menos del 1% de la ingesta calórica total; es decir: menos de 2,2 gramos por día en un régimen alimentario de 2.000 calorías. Para lograrlo, al igual que la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la OMS señala que la eliminación y/o reducción debe lograrse a través de un enfoque político que obligue a las empresas, incluido el uso de medidas legislativas o reglamentarias.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...