Espectáculos y Cultura > Cine

La Reina Isabel I y su eterno retorno a la pantalla grande

La monarca tendrá su vigésima segunda versión en el cine a cargo de Margot Robbie en Mary, Queen of Scots

Tiempo de lectura: -'

03 de agosto de 2018 a las 05:00

Hay personajes, reales o ficticios, que parecen ser una fuente inagotable de historias para la pantalla grande. Los nombres van pasando, los años también, y las figuras se mantienen impertérritas en el celuloide, cambiando de rostro y de público, pero manteniendo su esencia. Pasa con Sherlock Holmes, por ejemplo, el personaje con más apariciones en la historia de la ficción audiovisual. Y pasa también con la reina Isabel I, una polémica figura histórica que ha encontrado varias representaciones destacadas a lo largo de la historia del séptimo arte.

Isabel I fue la última monarca de la familia británica de los Tudor. Hija de Enrique VIII y la malograda Ana Bolena, Isabel reinó la Corona inglesa desde 1559 a 1603 y fue conocida como la Reina Virgen, ya que durante toda su vida rechazó contraer matrimonio y dividir su poder con un consorte. Su reinado estuvo marcado por la consolidación de la iglesia protestante por fuera del poder hegemónico de Roma, una guerra con la Corona Española y la aparición de figuras relevantes en la historia inglesa, como Francis Drake o William Shakespeare.

De manera recurrente, el cine ha encontrado en todas estas características y hechos un nicho fértil donde incursionar. La última de estas representaciones será una película que no tendrá el nombre de Isabel en el título, pero que sí la tendrá como uno de los pesos pesados de un ring imaginario y medieval. Se trata de Mary, Queen of Scots, una producción que se estrenará este año y que pondrá en pantalla la tensión dinástica que existió entre la monarca inglesa y su prima María Estuardo, también conocida como María de Escocia.

La actriz australiana Margot Robbie será quien encarne a Isabel por vigésima segunda vez en pantalla grande, mientras que Saoirse Ronan, de ascendencia irlandesa, será María Estuardo.

Por las imágenes que su primer trailer deja ver, el filme pondrá sus baterías en la representación de estas dos grande estrategas, en especial al personaje de Robbie, a la que se ve afeada e histriónica en varios pasajes del adelanto. No sería descabellado pensar –y la tardía fecha de estreno también lo prueba– que su actuación pueda llegar a estar nominada algún Oscar. Por lo poco que se pudo ver, parece haber cumplido todos los casilleros de los personajes que a la Academia le gusta premiar.

Si esto sucede, no sería la primera actriz en alcanzar una nominación y/o un premio Oscar por representar a la monarca, ya que fue Judi Dench se llevó el premio a Mejor actriz secundaria por su papel en Shakespeare apasionado (1998). Casualidad o no, en la ceremonia de 1999 hubo otra Isabel I compitiendo por un premio en el rubro actoral. Esta fue Cate Blanchett, que estuvo nominada por su papel en Elizabeth, también de ese año. La película tuvo un perfil mucho más dramático que la de Dench y, además, tuvo una secuela por la que Blanchett volvió a ser nominada a Mejor actriz: Elizabeth: la edad de oro (2007).


Como Dench, Blanchett y Robbie, otras diecinueve actrices representaron a la Reina Virgen en pantalla, y entre ellas se encuentran la legendaria Bette Davis– que lo hizo en Las vidas privadas de Isabel y Essex (1939) y La reina virgen (1955)–, Florence Eldridge –en Mary Queen of Scots, dirigida por el mítico John Ford en 1936–, Catherine Lacey –en The Fighting Prince of Donegal (1966)– y Jenny Runacre –en Derek Jarman's film Jubilee (1977)–. Y además de retratos más o menos fieles de su reinado, también hubo representaciones de sus primeros años como princesa en la corte del Eduardo VIII. Entre ellas sobresale Young Bess (1953) – "la joven Bess", otro de sus apodos–, en la que fue interpretada por Jean Simmons.

El regreso de la figura de Isabel I al cine de la mano de Margot Robbie y Mary, Queen of Scots es una prueba más de que hay figuras que aunque lleven siglos enterradas, seguirán reviviendo cuando el cine, los premios y el público lo dicte.

Comentarios