Economía y Empresas > Sustentabilidad

La vara más alta: generar negocios que trasciendan el “impacto cero”

Las compañías ya no se quedan en evitar la huella ambiental, sino en rediseñar sus negocios. La biomimética fue la palabra de moda en Sustainable Brands 

Tiempo de lectura: -'

11 de octubre de 2018 a las 05:00

Fernanda Ariceta
Especial para El Observador

"El mundo no puede esperar a que los líderes empresariales tengan una epifanía”; sentenció Mark Lee de Sustainability durante uno de los paneles más concurridos en la ultima edición del Sustainable Brands (SB) en Buenos Aires. Y con esa frase resumió la urgencia de encontrar soluciones que fue repetida durante todo el evento.

La emergencia planetaria para atender los asuntos ambientales y la responsabilidad y rol fundamental que tienen las empresas hoy es común al discurso de las conferencias y los eventos vinculados a las marcas y la sustentabilidad. También se ve en los últimos años la incorporación de la sustentabilidad social como una dimensión más del concepto. Trabajar la inclusión y la diversidad como problemas y a su vez soluciones para lograr un mundo más sustentable. 


¿Qué tienen que ver las empresas con esto?, se podrán preguntar algunos. Claramente no se lo preguntan quienes concurrieron durante dos días al Centro Cultural de la Ciencia para participar de Sustainable Brands BA. Entre los participantes se podía ver ejecutivos de multinacionales, emprendedores, activistas, académicos, consultores, comunicadores, pero todos con una tónica compartida: una “comunidad” que cree que las empresas están llamadas a tener un rol clave, que deben hacerlo y que deben hacerlo ya. 


A decir de la fundadora del capítulo latinoamericano de SB, Gabriela Korovsky, el intercambio es clave,  y este espíritu en este tipo de eventos, donde las charlas son disparadores de conversaciones que siguen en los cortes y se ve a mucha gente contándose mutuamente sobre sus emprendimentos e intercambiando tarjetas (de papel reciclado). También hubo, como todos los años, un “speakingcorner” donde pequeños emprendimientos presentan sus ideas. Así el público pudo conocer a Sembra, una empresa que ayuda a las empresas a compensar su huella plantando árboles nativos; Plantable, que investiga en packaging de origen vegetal o Martha, que está transformando un emprendimiento de moda con el uso de descarte textil. 


Las grandes multinacionales que tienen un mandato de sustentabilidad se hicieron presentes con stands y conferencias, mostrando sus objetivos, sus programas y desplegando su fuerza comunicacional para contagiar a otros; Nestlé, The Coca Cola Company, Unilever. Una de las ponencias más aplaudidas fue la de Nora Tela, de Disney, que presentó la propuesta de la compañía como creadora de los contenidos con los que crece y aprende generación tras generación de niños. “Hace 15 años transformamos a las princesas, y la gente todavía nos sigue pegando. Pero no hay que olvidarse que algunas de nuestras princesas fueron concebidas hace 50 o 60 años. Las protagonistas femeninas de hoy no esperan un príncipe azul: son mujeres criticas, aventureras, que persiguen sus sueños. De hecho en la última película se ríen de los estereotipos abiertamente”, explicó.  Planteó que la compañía se toma muy seriamente promover los buenos valores como medida de responsabilidad y sostenibilidad: que se esfuercen, que persigan sus sueños, que hagan deporte, la diversidad y la tolerancia. 

 


Es posible rediseñar los negocios


La vara está más alta. Es así que los buenos ejemplos de compañías llaman a no quedarse en evitar la huella ambiental sino en trabajar en estrategias que permitan un aporte negativo. En la jerga de los sustentables el aporte negativo es positivo. Es generar negocios que trasciendan el “impacto cero” para generar soluciones a los problemas ambientales y sociales generados por otros. 


Esto significa repensar las cosas desde el comienzo. Animarse a poner como guía la necesidad de soluciones basadas en otros paradigmas. En este rediseño, la biomímética es la palabra del momento. Inspirarse en las soluciones de la naturaleza para las problemas. Quizás para una empresa como Natura, que hizo también una presentación promoviendo la sociobiodiversidad en la Amazonía, puede parecer obvio ya que la industria de la belleza viene utilizando soluciones de las plantas hace años. Pero ¿que tal si diseñamos el empaque aprendiendo de cómo los insectos guardan líquido? ¿Que tal si buscamos una solución para sustituir adhesivos químicos contaminantes en el pegamento que usan los mejillones naturalmente? 


Mirar a la naturaleza y potenciar la fuerza de las culturas locales fue una constante en las conferencias. Una de las oradoras que logró emocionar al público de una forma especial fue la ingeniera agrónoma Magda Choque Vilca, que desde su Jujuy natal llamó a revalorizar el lugar de origen, a ser feliz donde a uno le tocó nacer. “Parece inteligente, señora, mándela a otro lado” , le decían a su mamá. Pero ella volvió y ayudó a generar una base de trabajo para cientos de mujeres de la zona construyendo desde la cocina regional y la cultura alimentaria sirviendo hoy más de 178 hoteles y espacios gastronómicos. 

 

Para saber
El lugar
El Centro Cultural de la Ciencia aportó un contexto ideal ya que cuenta con un parque, un museo y un auditorio inspirados en la ciencia y en la naturaleza, en pleno Palermo. 
Llega a Uruguay
En 2019 Montevideo tendrá su propio SustainableBrands. De la mano de Loving en asociación con Urban, la organizadora del SB Buenos Aires y representante en Latinoamérica. 
Biomimética
Biomimicry es el concepto de moda. Es que según los estudios, solo el 12% de las soluciones de la naturaleza y de los humanos a los mismos problemas son iguales.  
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...