25 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,30 Venta 39,70
16 de marzo 2023 - 16:00hs

Por Pilita Clark

A veces en mis momentos más ociosos, me he preguntado si podría ser una figura política. Los mensajes de WhatsApp de Matt Hancock prueban sin duda que no.

Los mensajes filtrados que escribió Hancock como secretario de Salud del Reino Unido durante la pandemia han aparecido casi todos los días de este mes en el Daily Telegraph de Londres. Son fascinantes. Espero cada nueva filtración con el mismo entusiasmo que me imagino que mostraban los fanáticos de Charles Dickens cuando se publicaban nuevos capítulos de Los papeles póstumos del Club Pickwick. El resultado es que me han recordado sobre la terrible autopromoción y el comportamiento indecoroso básico que impregnan los niveles superiores de la vida política.

“El crédito debe ser mío”, le dijo Hancock a un asesor al principio de la pandemia, mientras ambos conspiraban para asegurarse de que él recibiera el máximo reconocimiento por el lanzamiento de una vacuna que otros ministros estaban ayudando a desarrollar.

"¡Alok no debe recibir el crédito!", declaró Hancock algún tiempo después, al enterarse de que él podría ser eclipsado por el entonces secretario de Negocios, Alok Sharma, con la emisión de la noticia sobre un avance en la vacuna. “Lo sé, estoy preocupado”, respondió su asesor.

Hancock también transmitió la feliz noticia de que la crisis de Covid podría impulsar su carrera "al próximo nivel". Y discutió la idea de amenazar con bloquear un centro de discapacidad de aprendizaje en el distrito electoral de un compañero tory para presionar al parlamentario a votar por nuevas reglas de confinamientos.

Amenazas como ésta son parte del tumulto político que no es apropiado para la mayoría de nosotros. Pero los mensajes de Hancock también revelan con asombrosa claridad lo que sucede en gran parte de la vida laboral normal. Carrerismo detestable. Rivalidad desesperada. Conspiraciones. Engaño. Adulación.

Y sus mensajes plantean una pregunta inquietante para los 2 mil millones de usuarios de WhatsApp: ¿esta aplicación omnipresente ha hecho que el trabajo sea más desagradable de lo que era antes de la pandemia?

Hay motivos para decir que sí y las misivas de Hancock ayudan a explicar por qué. La mayoría se escribieron en el punto álgido de la pandemia cuando hubo un cambio abrupto en la forma en que las personas se comunicaban en el trabajo. El impacto de los confinamientos repentinos aumentó, y cambió, la comunicación interna.

“Las conexiones en el trabajo se fortalecieron”, dice Ben Waber, director ejecutivo de Humanyze, una empresa de software estadounidense que rastrea el comportamiento en el lugar de trabajo.

De manera crucial, dice Waber, esos vínculos eran especialmente profundos entre personas de los mismos equipos que, como muestran los mensajes de Hancock, eran propensos a conversar informalmente.

En ese momento se introduce WhatsApp, una aplicación que se destaca tanto en el chat social como en los grupos de mensajería fáciles de configurar.

Es posible que la pandemia se haya desvanecido, pero estimuló patrones de comunicación mejorados por WhatsApp que, por desgracia, todavía están con nosotros.

Consideremos la exclusión. Dudo que yo sea la única oficinista que (a) pertenece a más grupos de WhatsApp hoy que antes de que llegara el Covid y (b) no tiene idea de quién más pertenece a qué.

Habiendo estado en la misma organización durante muchos años, la idea de ser excluida de innumerables otros grupos no me molesta demasiado. Pero podría serlo si fuera un recién llegado, especialmente si sospechara que mi gerente o equipo estaban en un grupo del que me habían dejado fuera. O si estaba condenado regularmente a soportar ese otro legado pandémico, la llamada de Zoom.

Una amiga que también está obsesionada con las filtraciones de WhatsApp del Telegraph dice que sintió una punzada de culpabilidad al leer los mensajes entre Hancock y un asesor mientras ambos estaban en una reunión en línea con el entonces secretario de Educación, Sir Gavin Williamson. "Él no es exactamente colaborativo, ¿verdad?" dice Hancock. “Está actuando como un loco”, dice el asesor. “Todos se ven muy incómodos en la llamada”.

Mi amiga hace los mismo durante las llamadas de trabajo de Zoom. Ella no es la única.

También existe la sobreabundancia de canales. Antes de la pandemia, ya era difícil saber si era mejor contactar a alguien por correo electrónico, mensaje de texto, Slack o cualquiera de las otras opciones de mensajería que circulan en la oficina de hoy. Los grupos de WhatsApp agregan más confusión y división.

Como dice Waber, los equipos muy unidos pueden ser más confiables y mejores para hacer las cosas rápidamente, pero también tienden a pensar en grupo.

La lealtad grupal existía mucho antes de la pandemia o las aplicaciones de mensajería. Igual que los chismes de la oficina. Pero un lugar de trabajo dividido por docenas de discusiones febriles de grupos de WhatsApp no es necesariamente feliz. Y si esas discusiones alguna vez se filtran al resto del mundo, la vida puede ser mucho más infeliz. Sólo pregúntale a Hancock.

Copyright The Financial Times Limited 2023

© 2023 The Financial Times Ltd. All rights reserved. Please do not copy and paste FT articles and redistribute by email or post to the web.

Temas:

Financial Times WhatsApp trabajo Empleo Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar