Nacional > Siguen medidas de estudiantes

Liceo Miranda: 10 días de ocupación y sin reporte de Secundaría al Codicen

Los alumnos organizados continúan ocupando ese centro; profesores preocupados por indiferencia de autoridades

Tiempo de lectura: -'

29 de junio de 2018 a las 05:00

La puerta de entrada está cerrada con llave, y sus vidrios se encuentran tapizados por diarios. Nada puede verse para adentro, salvo una sombra que, dubitativa, comienza a moverse cuando percibe que alguien está del otro lado, al fin de la escalera de la entrada. Una mano tímida corre uno de los diarios del vidrio y unos ojos tratan de averiguar quién es la visita.

El liceo Nº 2, Héctor Miranda, se encuentra ocupado desde hace diez días, cuando el 18 de junio el centro de estudiantes de la institución tomó la decisión de bloquear el ingreso, para sumarse al reclamo de los sindicatos de los docentes que exigen alcanzar el 6% del Producto Bruto Interno para la educación, además de reivindicaciones propias de ese liceo.

Sol Barac, una de las estudiantes, dijo a El Observador que el edificio ubicado en Carlos Bacigalupi y Hocquart tiene goteras en varios salones, y que la falta de pupitres obliga a los alumnos a llevarlos de una clase a otra: hay incluso carteles que prohíben sacarlos de los salones.

Lea también: Gobierno recorta partidas a militares para dar más recursos a educación y salud

El laboratorio del centro tampoco cuenta con los insumos necesarios que los cursos demandan, dijo la estudiante, y quienes cursan la orientación de Artístico no tienen espacio para realizar las clases de danza.

Barac conversaba con la puerta entornada: a su espalda había una estufa eléctrica prendida para calentar el reducido ámbito de la portería, cuya vigilancia estaba a cargo de un estudiante; más al fondo, un puñado de diez adolescentes conversaban sentados, ajenos al diálogo.

La ocupación del liceo Miranda no es la única que se da en estos días. De hecho, este jueves eran seis los liceos que estaban tomados por estudiantes (Bauzá, N° 65, San Carlos y Solymar). Estos se suman a otros varios que han sido ocupados desde los últimos días de mayo hasta la fecha.

La indiferencia de las autoridades de Secundaria ante la extensión de la medida estudiantil en el Miranda preocupa al núcleo sindical de profesores del liceo, que el martes 26 de junio, enviaron una carta a la directora general de Secundaria, Ana Olivera, pidiéndole "actitud de diálogo" con los estudiantes.

La misiva, a la que tuvo acceso El Observador, da cuenta de que en los diez días que lleva la ocupación, los consejeros de Secundaria no intentaron ni una sola vez contactarse con los estudiantes para buscar una solución al conflicto.

Por el contrario, señala que la única oportunidad que logró el gremio de estudiantes de Secundaria (que aglutina a los estudiantes de todos los liceos) de sentarse a conversar con las autoridades, se vio frustrada, dado que a la instancia no concurrió ninguno de los consejeros. Esto sucedió el lunes 25.

"Llama poderosamente la atención esta actitud indiferente y antagónica con su propio discurso político pedagógico. Por este motivo, exigimos se cumplan las instancia de negociación fundamentales para la educación en valores", expresa la carta.

Fuentes del núcleo sindical del Miranda señalaron a El Observador que la instancia de diálogo finalmente se dio el miércoles 26, sin embargo, la respuesta de Secundaria no colmó las expectativas de los estudiantes que resolvieron continuar con la medida.

Las fuentes señalaron que los docentes también están preocupados porque esta semana deberían haberse tomado pruebas, pero no fue posible debido a la ocupación. Se adelantó que la semana que viene deberían rendirse varios exámenes.

Días atrás la consejera de Secundaria, representante de los docentes, Isabel Jaureguy dijo a El Observador que el consejo no iba a desalojar por la fuerza a los estudiantes que ocuparan liceos porque estos eran menores. "De ninguna manera vamos a pedir al Ministerio del Interior que desaloje. Nosotros vamos a seguir apostando al diálogo y a la negociación", afirmó.

Consultada este jueves, Jaureguy señaló que no está en el cometido de las autoridades de la enseñanza dialogar para "que no ocurran las ocupaciones" o las medidas de fuerza que tomen los jóvenes, sino que deben procurar que "se generen las condiciones apropiadas para que unos aprendan y otros enseñen: eso es un enfoque totalmente diferente", sostuvo.

Papel del gobierno

El integrante del Consejo Directivo Central de la educación pública (Codicen), Robert Silva, recordó que las instituciones educativas, en tanto oficinas públicas regulares, se atienen a lo reglamentado por el Poder Ejecutivo en 2010 para el caso de huelgas dentro de dependencias del Estado.

En el primer artículo del decreto 354/010 se establece que "ocurrida una ocupación por parte de trabajadores de una dependencia pública, cualquiera sea la naturaleza jurídica de ésta (...) se procederá por el jerarca de la misma a solicitar el desalojo de dicha dependencia al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social". En ningún apartado de la norma se discrimina a los estudiantes como sujetos exentos de la fuerza de la ley.

A diez cuadras del Miranda, en el Liceo 68, dos estudiantes pretendían iniciar la ocupación del centro en la mañana de este jueves, para acompañar el paro decretado por el PIT-CNT. Pero en este caso, la directora Silvia Aristondo dialogó con ellos para impedir la medida, porque, según supo El Observador, la directora entendía que "no había fundamentos" para que los alumnos asumieran esa posición, debido al poco apoyo con que contaban. Y finalmente desistieron de su intención.

Otros liceos que al comienzo de la semana estaban ocupados por alumnos, también comenzaron a liberarse, como es el caso del 35 y el 61. En otros, como por ejemplo el Liceo de Solymar 1, esperan por asambleas para definir si mantienen o levantan la ocupación.

Jaureguy, que recorrió algunos de estos centros, insistió en el rol que le corresponde a Secundaria en estas situaciones: "No trabajamos para evitar las movilizaciones estudiantiles, sino para dar repuesta a un sistema educativo que tiene muchas debilidades. Claramente –agregó– hay una distancia entre la expresión de deseo de dar cumplimiento a la educación como derecho para los jóvenes y las condiciones para hacerlo posible".

De todos modos, el Consejo de Educación Secundaria (CES) aún no informó al Codicen sobre ninguna de estas circunstancias. "Es una situación que como órgano rector de la educación deberías analizar", afirmó Silva.


Comentarios