Cargando...
BBC
El concepto de lördagsgodis se remonta a la década de 1950.

BBC News Mundo > COSTUMBRE

Lördagsgodis: la curiosa tradición que los suecos guardan para el sábado

En Suecia el sexto día de la semana se acostumbra comprar y comer dulces

Tiempo de lectura: -'

20 de noviembre de 2021 a las 08:22

Los sábados por la tarde, los adoquines de la plaza Liljeholmen de Estocolmo están llenos de familias que entran y salen del centro comercial local.

Si miras de cerca verás que los niños se aferran a un accesorio que está presente todas las semanas: una bolsa de caramelos sueltos.

Los suecos están tan acostumbrados a comprar y comer dulces los sábados que incluso tienen una palabra especial para ellos: lördagsgodis, que literalmente se traduce como "dulces de los sábados".

"Lördagsgodis siempre ha sido importante", dice Robert Lundin, quien creció en los 80 y acaba de comprar malvaviscos con su hija de cinco años.

"Esperas al sábado para conseguir tus dulces. Y es como un evento pequeño, pero importante, con tus padres. Y ahora también lo hago con mi hija ".

El concepto de lördagsgodis se remonta a la década de 1950.

Las autoridades médicas suecas comenzaron a recomendar dulces como un tratamiento una vez a la semana, para tratar de limitar el aumento de casos de caries dental a medida que el país se enriquecía, dice Sofi Tegsveden Deveaux, autora y conferencista sobre la cultura y los valores suecos.

La tendencia de los suecos a "confiar mucho en el Estado" los alentó a seguir y ceñirse a los consejos de restringir a los sábados el consumo de dulces, argumenta, y esto ha evolucionado hacia la querida actividad familiar que existe en la actualidad.

"A los niños les gusta, y los niños necesitan algunas cosas buenas para sí mismos", dice Hui Jiang, de 34 años, quien se mudó a Suecia desde China hace una década y ha adoptado la tradición con sus hijos, quienes comienzan a saltar de alegría en el momento en que se menciona lördagsgodis.

niña mirando dulces
Getty Images

Esta compra de caramelos es un placer para cualquiera que busque relajarse en el fin de semana.

Pero tanto los comentaristas culturales como los economistas argumentan que hay mucho más que aprender de la tradición lördagsgodis; en particular, se alienta a los niños a comenzar a pensar en el presupuesto semanal y alimenta una cultura que defiende la independencia desde una edad temprana.

"Mis hijos obtuvieron sus tarjetas bancarias cuando tenían seis años, y cada semana deposito 20 coronas (US$2,30) en ellas", dice Tegsveden Deveaux, que tiene mellizos de siete años.

"Luego van a la tienda todos los sábados y cuentan los dulces en una bolsa. Tienen que hacer un presupuesto para los dulces del sábado, si quieren comprar juguetes u otra cosa que no 'necesitan'", explica.

En su tienda local, 20 coronas pueden comprar hasta 40 caramelos sueltos.

Su hija tiende a volver a casa con una bolsa abultada, mientras que su hijo opta por comprar menos dulces para tener más dinero en su cuenta.

Promoviendo la libertad financiera

Si bien los caramelos de refresco de cola, o los de labios de gelatina roja o el regaliz salado pueden parecer inicialmente símbolos poco probables de libertad financiera, Tegsveden Deveaux dice que su familia no está sola cuando se trata de usar estos alimentos básicos de lördagsgodis como una lección temprana en la administración del dinero.

Los dulces de un centavo suelen estar entre los primeros artículos en los que los niños gastan dinero regularmente si se les da dinero de bolsillo semanal, dice, lo que ha sido algo común en Suecia desde la década de 1960.

Alrededor de siete de cada 10 niños suecos reciben actualmente una asignación semanal o mensual, según los datos de 2020 compartidos por Swedbank, uno de los principales bancos del país.

Seis de cada 10 padres encuestados dijeron que ellos y sus hijos tenían algún tipo de acuerdo sobre en qué se debería usar su dinero.

dulces
Getty Images

Americo Fernández, economista doméstico y comentarista de finanzas personales de SEB, otra importante cadena bancaria nórdica, está de acuerdo en que la tradición lördagsgodis es "definitivamente" una herramienta útil para ayudar a los niños suecos a comprender el valor del dinero.

"Es difícil hablar con una persona pequeña de ocho años y tratar de explicarle la importancia de ahorrar", argumenta.

Por el contrario, darles dinero a los niños para que reserven dulces semanales u otros pequeños lujos puede enseñarles sobre la planificación financiera básica.

"Es [más fácil] entender que si te doy 20 coronas y las gastas ahora, no tendrás más durante el resto del mes, por ejemplo, o la semana".

La investigación de Swedbank sugiere que el dinero de bolsillo semanal promedio de un niño de siete años en Suecia es de 20 coronas (US$2,30).

Esto puede ascender a 500 coronas al mes a los 15 años, cuando es más común que los niños usen esto para ropa o actividades con amigos, como salir a comer o ir al cine.

Existe una sólida evidencia de que fomentar la responsabilidad financiera desde una edad temprana está relacionado con hábitos de ahorro saludables: más de siete de cada 10 padres encuestados por Swedbank dijeron que sus hijos, a veces o siempre, podían ahorrar parte de su asignación.

"La mayoría de los padres suecos aumentan gradualmente la asignación semanal o mensual, pero con cada aumento, los hijos son responsables de una cosa más que deben comprar ellos mismos", explica Tegsveden Deveaux.

El papel del Estado

Americo Fernández cree que los padres de otros países podrían aprender mucho de la tendencia de los suecos a hablar sobre presupuestos y finanzas personales con los niños desde una edad temprana, en un momento en que la deuda de los hogares se está disparando en todo el mundo.

Pero dice que es importante situar los hábitos de gasto de los suecos en el contexto de la larga historia de bienestar social y una cultura del país que promueve el individualismo y la independencia en todas las edades.

La educación es gratuita y la atención médica está subvencionada por el Estado en Suecia, lo que ayuda a reducir las presiones financieras de las familias.

Además, todos los padres, independientemente de sus ingresos, tienen derecho a una prestación por hijo mensual de 1,250 coronas (US$144) al mes, hasta que su hijo cumpla 16 años.

Esto, explica Fernández, "da prácticamente a todo el mundo la posibilidad de ahorrar para su niños o darles una asignación semanal o mensual "de una manera que simplemente no es posible en muchas otras sociedades.

Cuando los niños suecos cumplen 16 años, el Estado deja de pagar la prestación a sus padres y comienza a darles la misma cantidad directamente como una forma de beca de estudios, siempre que sigan estudiando.

"Entonces, la idea con la asignación semanal o mensual es que se está acumulando lentamente hacia esa suma [del estudio]", agrega Tegsveden Deveaux.

"Es una transición bastante sutil de recibir dinero de tus padres a recibir dinero del Estado".

En el complejo comercial de Liljeholmen, Fanny Hökby, de 35 años, recuerda vívidamente que "no era muy buena" para ahorrar su primer dinero de bolsillo, que gastó principalmente en lördagsgodis y juguetes.

Pero a la edad de 16 años había descubierto cómo usar su beca de estudios para presupuestar ropa, regalos y salidas con amigos, y está de acuerdo en que una asignación mensual puede ser una herramienta educativa para niños y jóvenes.

dulces
Getty Images

Tegsveden Deveaux dice que muchos padres suecos creen que darles a los niños dinero de bolsillo desde una edad temprana también los ayuda a preparar su presupuesto con becas y préstamos para estudiantes de educación superior si continúan estudiando o gastan sus primeros salarios después de la escuela secundaria.

Los suecos suelen dejar el hogar familiar a la edad de 18 o 19 años, antes que la mayoría de los europeos.

"Los jóvenes suecos ... tienen que cuidarse a sí mismos bastante temprano, a pesar de que reciben muchos subsidios del Estado y préstamos para estudiantes", coincide Fernández.

"Esa es una gran diferencia [para algunos países]. Por ejemplo, yo estudié en el extranjero en España, si lo comparo con eso, vi que muchos de mis compañeros todavía vivían en casa, seguían siendo apoyados por sus padres, y después de la universidad, todavía vivían en casa ".

El futuro de lördagsgodis

Ya sea que a los niños se les enseñe a presupuestar con monedas y billetes o transferencias bancarias y aplicaciones, hay poco debate en Suecia sobre si la tendencia lördagsgodis continuará o no, incluso cuando Suecia avanza cada vez más hacia una sociedad sin efectivo y billeteras digitales.

"Creo que continuará la tradición de que los niños gasten sus primeras asignaciones en dulces… No veo que eso cambie", argumenta Fernández.

Sin embargo, señala que también se está volviendo más común disfrutar de caramelos efervescentes en forma de serpientes o bananas durante las noches de semana, y los datos nacionales sugieren que el consumo de chocolate y confitería ha aumentado constantemente en los últimos años.

"La gente puede estar comenzando a comer más [dulces] durante la semana, pero aún así no dejarán de lado los lördagsgodis tradicionales", coincide Deveaux. "Realmente está profundamente arraigado".

Sobre los adoquines de Liljeholmen, Hanna Sjöberg, de 38 años, regresa corriendo de las tiendas para tomar el tranvía con su pareja y su hija de ocho años.

Ella responde en un instante cuando se le pregunta si su familia lleva a cabo el lördagsgodis semanalmente. "Sí, ¡de lo contrario, habría muchas lágrimas!".


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...