Cargando...

Fútbol > INFORME

Lorenzo Carrabs, el fabricante de arqueros: ¿Cómo se forma un golero?

Formó a Mejía, Lerda, Mele, Formento, entrenó a Higuita... el exarquero niño contó a Referí los secretos del puesto y cuál es el mejor golero uruguayo en la actualidad

Tiempo de lectura: -'

04 de mayo de 2019 a las 05:00

¿Cómo se forma un arquero? ¿A qué edad se perfila? ¿Qué condiciones tiene que tener para llegar a Primera y triunfar? ¿Es necesario ser alto? ¿Practicar básquetbol? Buscando respuestas a estas y otras preguntas, Referí consultó a Lorenzo Carrabs, el entrenador que le tomó la primera prueba a Luis Mejía con 16 años; que entrenó a Santiago Mele, el arquero campeón sudamericano sub 20 en 2017 desde los 13 años; a los actuales goleros seleccionados sub 20 y sub 15, Enzo Rodríguez Bacchia y José Rio, y también a Rodrigo Formento, golero de Cerro que fue figura frente a Peñarol en la última fecha que se jugó por el Torneo Apertura y contra Universidad de Cajamarca por la Sudamericana. Además de tantos otros profesionales, como por ejemplo el colombiano René Higuita.

Carrabs debutó en el arco principal de Danubio cuando tenía 15 años y por eso en su momento fue bautizado “el arquero niño”. Hoy, con 64 años y una extensa trayectoria en clubes y selecciones, está al frente de un centro de formación y perfeccionamiento de arqueros ubicado en el Centro Gallego. Tiene 55 alumnos, desde los seis a los 30 años. Pero también pasaron por ahí Fabián Carini, antes de firmar con Peñarol, Jorge Bava, Yonatan Irrazabal, Rodrigo Odriozola y Danilo Lerda, todos arqueros de Primera división.

Ser golero no es para cualquiera: “El que viene a entrenar acá es porque le gusta. Esto te tiene que gustar porque te golpeás, te raspás y una cantidad de cosas que el jugador de campo no lo sufre”, contó Carrabs, quien explicó que en el centro que conduce, “tratamos de corregirlos y enseñarles los secretos del puesto. A veces vienen sin haber entrenado nunca. Los corregís y parece mentira cómo van agarrando y mejorando un montón”.

El entrenador señaló que para llegar a Primera es clave la dedicación: “Puede llegar alguno que no le guste el trabajo pero tiene condiciones de nacimiento, pero realmente prefiero al que no tiene tantas condiciones y llega con el trabajo, porque todo eso lo va puliendo. A veces veo arqueros de Primera y a nivel mundial que están jugando en Europa y decís: '¿Cómo puede ser que se equivoque o vaya a buscar una pelota de esta forma?'. Esas cosas charlamos con los chicos y tratamos de corregirlo en los entrenamientos”.

Respecto a si existe una altura ideal para ser golero, Carrabs indicó: “Cuando me preguntan por algún golero bajo les digo que entrené a René Higuita y era chico (1,76 m), pero tenía una potencia de piernas impresionante. Fuimos compañeros, empezó a entrenar conmigo, a acostumbrarse al entrenamiento porque no le gustaba mucho, pero era uno de los que tenía condiciones innatas. Lo conocí de chico, era mi suplente en Nacional de Medellín, y después lo entrené en Deportivo Pereira, cuando él tenía 42 años y entrenaba más que cuando era joven”.

Hay profesionales que suelen destacar la práctica del básquetbol como un buen complemento para el entrenamiento de goleros, pero Carrabs tiene su opinión al respecto. “Me acuerdo que (Ladislao) Mazurkiewicz en su época decía que jugaba mucho al básquetbol. A mi nunca me gustó jugarlo, pero es importante porque el doble ritmo que necesita el arquero para ir a buscar la pelota en un centro es importantísimo”.

De todas formas, lo necesario para llegar al primer nivel parece simple, pero no lo es. “Se necesita trabajo, dedicación, cuidado, entrenarse, es importantísimo que le guste el entrenamiento y tener algunas condiciones, porque por más que te guste, si no tenés algo de condiciones no llegás. También tener un entrenador que te entrene bien y te sepa corregir, porque la base de todo está en la repetición. Hay cosas que capaz el arquero no se da cuenta y si lo corregís lo entiende”.

Además, “cada gol que te hacen es una enseñanza porque no todos los goles son iguales. A veces me hacen un gol al primer palo, los próximos partidos no me lo van hacer porque voy a cubrirlo. Son enseñanzas”.

¿A qué edad se perfila un buen golero?

Carrabs dijo a Referí que en su grupo tiene niños desde los 5 años y una niña de 6 que juega al baby fútbol: “Tratamos de inculcarles primero el entrenamiento, en una edad de 6, 7 años a la que se dispersan un poco, pero tratamos de decirles lo que es el trabajo, de corregirle cómo agarrar la pelota, cómo caer”. También trabaja con jugadores de mayor edad, con "muchachos que juegan en la Liga Universitaria y varios que juegan en inferiores de los equipos, como Danubio, Boston River, River, Fénix”.

“A los 8, 9, 10 años ya ves si tienen las condiciones como para jugar. Por ejemplo a Santiago Mele siempre le recuerdo cuando le dije que le iba a firmar un contrato para ser su apoderado; tenía 13 años cuando empezó conmigo. Se le veía. Otro que empezó conmigo fue Manotas Mejía. Un día viene Jorge Chijane (representante de jugadores vinculado a Fénix) y me dice, ‘Lorenzo, Dely Valdés me recomienda un arquero de 16 años que jugó en la selección juvenil’. Le dije que lo trajera y lo veíamos. Me acuerdo que me fui a Punta del Este a entrenarlo, y el primer día de entrenamiento vomitó porque no estaba acostumbrado y había almorzado hacía poco. Entonces le dije, ‘fichalo’ y lo fichó. Tenía unas condiciones bárbaras, un físico lindo, rápido, buena pegada, seguro”, recordó el entrenador.

El argentino Danilo Lerda fue otro arquero entrenado por Carrabs, en Fénix. “Cuando llegó de Argentina lo veías y decías, ‘este muchacho no puede jugar’. Había que pulirlo, era un diamante en bruto. Sin embargo después convenció a todo el mundo, jugó en Peñarol, en Fénix la rompió. Empezó a trabajar dedicado totalmente. Después no ligó porque se fue para Portugal y no agarró otro equipo. Todo lo hizo a base de trabajo y corregir todos los días, es lo del arquero. Le das dedicación y a la larga lo pulís y lo sacás”.

Los mejores goleros de Uruguay

Aunque Carrabs tiene una debilidad por Mejía, entiende que actualmente el aurinegro Kevin Dawson es el mejor golero del medio local.

“Dawson es un arquero seguro, que hace la justa, sabe lo que tiene y explotó en Peñarol. Capaz que en Colonia hacía lo mismo pero no se notaba tanto. Sin desmerecer a los compañeros, gran parte de los campeonatos que ganó Peñarol se los debe a Dawson. Hace la justa. El otro día, en el gol que le hizo Cerro, creo que ahí se equivocó, porque tendría que haberle pegado de primera a la pelota, que es raro en él porque siempre hace la segura y no se complica; pero son esos momentos, milésimas de segundos que tenés que decidir. De los que están jugando acá es el mejor. A mi igual me gusta mucho Manotas, será porque fui uno de los artífices de que viniera. Me encanta”.

Respecto a Mejía, cuya titularidad en Nacional es rotativa con Esteban Conde, Carrabs expresó: “En Fénix tuvo un momento brillante, hoy si Álvaro (Gutiérrez) le da la chance de que juegue, no lo sacan más, porque necesita continuidad para agarrar confianza. Creo que (junto a Dawson) son los dos arqueros más parejos que hay acá. Luis siempre me dice que no se queda aunque no juegue, sigue entrenando como si tuviera que jugar, entonces esa es la base; si estás bien entrenado, te puede faltar un poco de distancia o de fútbol con tus compañeros, pero estando entrenado es un arquero espectacular. Aparte tiene buen físico, sale bien, le pega bien a la pelota, tiene la edad justa, creo que Nacional no lo puede desaprovechar y Nacional lo está desaprovechando. No sé qué hará Álvaro después de la actuación de él en Brasil, pero creo que se lo merece. No discuto lo que le pudo haber aportado Conde a Nacional, porque salió campeón, pero hay momentos que no estás pasando bien y ahora Luis demostró que estaba para jugar cuando le tocó hacerlo, entonces creo que tendrían que darle la oportunidad”.

¿Cómo entrenaba un golero en 1970?

Cuando Carrabs debutó en Primera división, en la década de 1970, los arqueros no tenían un entrenador específico. “Nos ponían al arco y nos pateaban. Después llegó Raúl Bentancur y me entrenaba, pero era exagerado. Hoy son tres o cuatro pelotas, rapidez, velocidad. Raúl me llevaba desde el córner hasta la mitad de la cancha cayendo y cayendo, y luego te decía, 'dale para el otro lado', y no había recuperación ninguna. Recuerdo que le decía, ‘Raúl no puedo más’ y él me contestaba ‘dele, dele’. A veces te ponía 20 pelotas. Ese año nos fue muy bien, eran campeonatos a dos ruedas y ganamos la primera, teníamos un equipazo. Después tuve al Maño Ruiz, que no era entrenador de arqueros pero sabía de entrenamientos de arqueros. A veces le decía lo que queríamos, lo hacíamos una hora antes entrenar. Con él aprendí mucho”.

En la actualidad la situación es diferente, aunque en Uruguay debería ser mejor, desde la óptica de Carrabs. “Hoy todos los equipos tienen entrenador de arqueros. A veces los dirigentes por no gastar no lo tienen a nivel de juveniles. Tenés un equipo y cuatro pelotas para 30 jugadores, ¿cómo hacés para enseñarles a jugadores de campo? ¿Cómo hacés definiciones? Los dirigentes tienen que darse cuenta de eso, que tienen que tener primero material y segundo, en el caso nuestro, entrenador de arqueros; y debe ser uno que haya jugado, que sepa enseñar, que sepa decirle a los arqueros esto es así, y tener personalidad, porque si no la tenés hacen lo que quieren ellos. Uno viene planificado, hoy hacemos velocidad, potencia, centros, trabajos con los pies. Planificado día a día y más cuando estás en un equipo”.

El equipo

Carrabs comenzó hace cinco años con ese emprendimiento, primero en un predio en Carrasco y desde hace un año y medio en las instalaciones de Centro Gallego.

Junto a él trabajan Juan Obelar, ex golero de Peñarol, Millonarios de Colombia y Fénix; Juan Pablo Marsicano, exarquero de El Tanque, Miramar y Vélez Sarsfield; Pablo Vázquez, exarquero de Liverpool, Cerrito y Albion. Son coordinados por Diego Kohn.

En su momento trabajaron como profesores los goleros Rafael García, Alberto Eiraldi y Nicolás Gentilio.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...