18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
30 de enero 2023 - 5:03hs

El 28/10/2022, tras seis meses de negociaciones llenas de sorpresas y conflictos, Elon Musk, en ese momento el hombre más rico del mundo, compró la compañía Twitter a un precio de US$ 44.000 millones. Musk, fundador y CEO de Tesla y SpaceX, se convirtió también, provisoriamente, en CEO de Twitter, y puso en marcha un proceso vertiginoso de reforma de esa red social, que incluyó despidos masivos, introducción de nuevas características del servicio y cambios en las políticas de moderación de mensajes, en busca de un mayor respeto a la libertad de expresión. En esa línea, Musk ordenó el desbloqueo de las cuentas de Donald Trump y de muchas otras personas, en su mayoría conservadoras, que habían sido suspendidas porque sus mensajes disgustaban al personal de Twitter, muy sesgado hacia la izquierda, y a los funcionarios gubernamentales con los que interactuaba.

Estos cambios suscitaron críticas airadas de políticos, celebridades, periodistas y activistas de izquierda. Los grandes medios de prensa, que hasta 2021 solían presentar a Elon Musk como un genio empresarial, ahora parecen haberle declarado la guerra. No pasa una semana sin que salga un artículo en un medio importante pintando negativamente a Musk y a su gestión (supuestamente "caótica") en Twitter. Esto ha impulsado a muchas empresas a disminuir sus gastos de publicidad en Twitter, en una movida que se parece a un boicot.

La saga de "Los Archivos Twitter" ayuda a comprender por qué la reacción de la izquierda ha sido tan visceral. Por orden de Elon Musk, a partir del 02/12/2022 varios periodistas famosos (Matt Taibbi, Bari Weiss, Michael Shellenberger, etc.), en su mayoría de centro-izquierda, han publicado los resultados de sus análisis de miles de documentos internos de Twitter que revelan acciones escandalosas y probablemente ilegales de los anteriores gerentes de Twitter, frecuentemente en colusión con agencias de inteligencia y otros organismos de gobierno de los Estados Unidos.

Los Archivos Twitter son publicados en entregas (o "partes") sucesivas en la propia red social. Cada parte es responsabilidad de un solo periodista. Hasta el 16/01/2023 se habían publicado quince partes, a cuál más jugosa.

Las Partes 1 y 7 tratan sobre la supresión de la historia (publicada por el New York Post el 14/10/2020, 20 días antes de la elección presidencial que enfrentó a Trump y a Joe Biden) que expuso los escabrosos contenidos del disco duro de una laptop abandonada de Hunter Biden, hijo de Joe. Twitter, urgida por el FBI, llegó a extremos sin precedentes para evitar la difusión de esa historia, bloqueando la cuenta del Post (el diario más antiguo de los EEUU) durante 16 días1 y bloqueando las cuentas que habían retuiteado esa noticia. Twitter bloqueó la historia basándose en su política sobre "materiales hackeados", pero los documentos internos muestran que sus ejecutivos no tenían ninguna evidencia de que la laptop de Hunter hubiera sido hackeada. Elon Musk resumió la Parte 7 así: "El Gobierno pagó a Twitter millones de dólares para que censurara información del público2". Y enseguida agregó: "Y también otras redes sociales, no sólo Twitter3."

La Parte 2 muestra que la anterior dirección de la empresa mintió repetidamente al negar que Twitter practicara el shadowbanning (literalmente, la prohibición en la sombra). Twitter tenía muchas herramientas (incluso listas negras de búsquedas y de tendencias) para filtrar o controlar la visibilidad de las cuentas que consideraba controvertidas, y usaba ampliamente esas herramientas.

Las Partes 3, 4 y 5 tratan sobre la eliminación de la cuenta de Donald Trump. Elon Musk las sintetizó así: "Bajo presión de cientos de empleados activistas, Twitter bloquea a Trump, un Presidente de los EEUU en ejercicio, a pesar de que ellos mismos reconocen que él no violó las reglas4." La Parte 5 muestra cómo Twitter cambió sus reglas retroactivamente para poder defender el bloqueo de la cuenta de Trump.

La Parte 6 se titula "Twitter, la filial del FBI" y muestra cómo el FBI, la CIA, etc. enviaban constantemente a Twitter listas de usuarios que quería que fueran bloqueados. Una de esas listas contenía 250.000 usuarios. Generalmente esos usuarios no habían violado la ley; a veces se trataba de cuentas con pocos seguidores y con mensajes humorísticos. Por lo común Twitter accedía a las solicitudes del gobierno.

Con respecto a las otras partes, pueden ver un buen resumen aquí5. Pero el mejor resumen son dos declaraciones del propio Musk: A) "Twitter es una red social y la escena de un crimen6"; porque, agrego yo, según cualquier interpretación razonable, también la tercerización de la censura viola la Primera Enmienda de la Constitución de los EEUU. B) "Para ser totalmente franco, casi todas las teorías conspiratorias que la gente tenía sobre Twitter resultaron ser ciertas7."

Mi conclusión. Si Twitter, bajo la guía de Musk, quiere volver a ser una plaza pública para el libre intercambio de ideas, debe terminar con todas las manipulaciones (manuales o automáticas) de los contenidos publicados por sus usuarios, y no aplicar más restricciones que las exigidas por la ley, como hacen las compañías de correos o telefónicas. Si, en cambio, Twitter desea tener una línea editorial propia, debe ser tratada como cualquier otra empresa editorial, lo que implica responsabilizarla legalmente por todo lo que publica.

1) https://www.thewrap.com/twitter-ends-ny-post-suspension-over-dubiously-sourced-hunter-biden-story/

2) https://twitter.com/elonmusk/status/1605219914813673473

3) https://twitter.com/elonmusk/status/1605219196350222339

4) https://twitter.com/elonmusk/status/1602387025855885312

5) https://taibbi.substack.com/p/capsule-summaries-of-all-twitter

6) https://twitter.com/elonmusk/status/1601667312930590721

7) https://english.almayadeen.net/news/technology/musk:-all-twitter-conspiracy-theories-turning-out-to-be-true

Temas:

Member archivos Twitter Elon Musk Twitter censura twitter

Seguí leyendo

Te Puede Interesar