Cargando...
Giorgia Meloni, electa primera ministra de Italia, mientras votaba este domingo 25 en los comicios de Italia

Mundo > Italia

Los desafíos del gobierno de Meloni: inflación, energía, la relación con Europa y la brecha norte-sur

Tras su arrollador triunfo en las elecciones de ayer, la coalición de derecha deberá enfrentar un panorama recesivo que pone en duda sus promesas de campaña

Tiempo de lectura: -'

26 de septiembre de 2022 a las 10:05

La derechista Giorgia Meloni, líder del soberanista Hermanos de Italia, podría ser consagrada como la primera mujer premier de la historia italiana dentro de un mes, luego de alcanzar ayer una amplia mayoría parlamentaria junto a sus socios de la Liga y Fuerza Italia en las elecciones que renovaron las 400 bancas de Diputados y las 200 del Senado.

La coalición liderada por Hermanos de Italia, que se convirtió en el partido más votado del país con más del 26% de los votos —a los que agrega el 9% de la Liga y el 8% de Fuerza Italia para llegar al 44% del total y superar la mayoría simple en las dos cámaras del parlamento— deberá lidiar con un panorama complejo, en el que se destacan la inflación, el costo de la energía y la relación del país con el resto de Europa, además de la histórica brecha entre las regiones del norte y sur del país.

Según los analistas, se trata de las principales preocupaciones de los italianos y hacia donde, seguramente, apuntará Meloni sus esfuerzos iniciales en busca de contener una dinámica de precios que erosiona los ingresos de las familias y afecta en las empresas, así como moderar el impacto de la suba de las tarifas de los servicios públicos y conservar el buen vínculo con la Unión Europea (UE), que desde febrero de 2021 mantuvo el renunciante premier Mario Draghi.

Los últimos datos señalan que en Italia la inflación alcanzó a fines de agosto el pico más alto en 37 años, con un avanece interanual del 8,4% interanual. Además, la suba de los precios de la energía de cara al invierno amenaza a varios sectores muy dependientes de la luz y el gas, lo que abre interrogantes sobre los niveles de crecimiento de una economía que en el segundo trimestre logró una expansión del 5% con relación al mismo período de 2021, según el instituto estadístico Istat.

La alianza de derecha, que llegó a las elecciones como favorita y lo confirmó en las urnas, percibió la preocupación del electorado, y en el último tramo de la campaña, aprovechó el ya antiguo descontento con Bruselas, la sede de la UE, para reclamar con mayor énfasis en las negociaciones del bloque la adopción a nivel continental de un techo al precio de la energía.

Otro desafío que espera el nuevo gobierno es la gestión de los fondos destinados por Europa al denominado Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia (PNRR), mediante el cual Italia recibirá solo en la segunda mitad de este año € 21.000 millones de Bruselas, de los cuales solo deberá devolver la  mitad y que, según la promesas de campaña, destinará en parte al desarrollo de la regiones del sur.

Según lo acordado por la UE en Bruselas, Italia debería recibir otros € 100.000 millones del plan europeo Next Generation, en este caso atados al cumplimiento de una serie de reformas estructurales y objetivos fiscales, económicos y tributarios. Un acuerdo que genera polémica, pero que todos los partidos, en busca de los votos de los italianos del sur, prometieron que cumplirán, destinando al menos el 40% del total a las postergadas regiones del sur.

El cumplimiento o no de la promesa será un tema central para el próximo gobierno, que deberá dar pasos concretos para achicar la brecha que divide al país en la mayoría de los indicadores sociales y económicos. Draghi, en ese contexto, era un aliado más que confiable para Europa, tras su larga carrera en el establishment financiero continental y, muy especialmente, luego de haber conducido con un alto grado de consenso el Banco Central Europeo (BCE) entre 2011 y 2019.

Meloni, en cambio, es mirada con desconfianza por los centros del poder económico debido a sus posiciones cercanas a los euroescépticos y a los gobiernos del Este de Europa, como es el caso de Hungría, un país reacio a las directrices de la Comisión Europea que encabeza la conservadora Ursula Von der Leyen, y del BCE conducido por Christine Lagarde, la sucesora de Draghi en la entidad.

Según los analistas europeos, aunque Meloni atemperó en los últimos tiempos sus críticas al liderazgo que ejercen Francia y Alemania en la UE, las diferencias podrían tensionar el vínculo de Roma con Bruselas debido a las posturas conservadoras de la líder Hermanos de Italia en temas como los derechos reproductivos y la gestión de la crisis migratoria, dos cuestiones en los que sus posturas se alejan de los estándares europeos.

Por lo pronto, Meloni deberá enfrentar un panorama recesivo. Muy probablemente más agudo que lo pronosticado originalmente. Así lo estimaron hace unos días los analistas del Deutsche Bank. Según sus cálculos, Italia - al igual que también Alemania- es la economía que presenta un mayor riesgo, dada la alta dependencia que ha tenido tradicionalmente al gas proveniente de Rusia. La entidad estimó que el PIB italiano retrocederá un 2% el año que viene.

En el mismo informe, y al igual que lo hicieron el Bank of America, el BCE y organismos multilaterales, el Deutsche Bank advirtió que Italia deberá abordar el significativo incremento de los costos de financiación, situación que también golpea a otros países del sur de Europa.

En este contexto, la coalición que lidera Meloni prometió una rebaja del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), adelantar la edad de jubilación, subsidiar la energía y aumentar el gasto militar, entre otras medidas que implican gastos. Las propuestas para compensar estos incrementos, sin embargo, no están tan claras. Italia cerró el primer semestre con un nivel de deuda pública histórico, que alcanzó el 152% de su PIB.

Por el momento, Bruselas mantiene suspendidas sus estrictas reglas fiscales hasta 2024. Un alivio para la nueva conducción política de Italia, que dependerá en gran medida de los desembolsos de los fondos del Next Generation para cumplir con sus promesas de campaña.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...