Agro > TRIBUNA / PABLO CARRASCO

Los discursos

Columna de análisis en El Observador Agropecuario

Tiempo de lectura: -'

21 de septiembre de 2018 a las 05:04

Por Pablo Carrasco, especial para El Observador

El 11 de setiembre pasado, el dólar en Uruguay alcanzó la cotización máxima en el siglo XXI. Transcurrieron 16 años exactamente para que la pizarra nos mostrara un valor superior al registrado el día 10 de setiembre del año 2002. Aquellos $ 32,375 por dólar sucumbieron con la cotización reciente tal como nos lo recordara el contador Conrado Hughes en la red Twitter al día siguiente del histórico día.

En el mismo período el costo de la vida en pesos de los uruguayos subió sin solución de continuidad, de modo que el IPC evolucionó desde un modesto 54,87 a los 185,31 del mes de agosto último.

Estos números recuerdan los tatuajes en el antebrazo de las personas cuando se les quería identificar como parias a la espera de su muerte.

Porque en un país como Uruguay recibir los ingresos en dólares congelados durante 16 años y gastarlos en pesos con una inflación del 337% constituye una verdadera condena a muerte, y si no que lo desmientan los 8.000 pequeños productores desaparecidos en los últimos años, o las decenas de empresas que cerraron o llamaron a concurso por el pecado de dedicarse a la exportación.

Aún con un valor en dólares para los commodities que duplica al del siglo pasado, el desfasaje entre ingresos en dólares y costos en pesos es del más del 100%, esto es, la capacidad de compra cayó a la mitad en el período.

Para colmo de males, ignorando que los precios de los commodities eran pasajeros y excepcionales, se agregó a la política cambiaria un tsunami tributario elevando la imposición de 3.500 a 16.000 millones para el total de la economía y en el caso agropecuario haciendo que el 60% de la carga tributaria sea de impuestos ciegos a la tierra.

Esta realidad no es producto de la mala suerte o de aquello que viene dado de afuera. Es el resultado exacto y previsto cuando un gobierno decide desposeer a unos en beneficio de otros. En este caso escoger quien muere y quien vive entre la empresa y el empleado sobre la falacia de que el último puede sobrevivir sin el primero.

Con tales antecedentes, ¿qué otro discurso se podía esperar de parte del presidente de la Asociación Rural del Uruguay?

¿Había manera de no ser reiterativo?

Tal vez en esta ocasión lo diferente fue la respuesta del representante del Poder Ejecutivo, que tiró la pelota para afuera del estadio y nos mantuvo ocupados en sus crónicas de viaje de viernes.

En el centro del discurso colocó la transformación de la matriz energética vendiéndonos la paternidad de la iniciativa. Objetivamente lo que ha sucedido es que la empresa UTE se ha asociado con inversores privados desmontando el monopolio de la generación eléctrica. Hasta el último peso fue aportado por privados y en sustancia el mecanismo es el mismo que fuera propuesto por ley durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle y que fuera demonizado y derrotado en un plebiscito engañoso.

El gobierno ha decidido hacer tiempo hasta el final del período. Ya no tendremos a ministros ofendidos sino elusivos y nos adentramos  en una carrera contra el tiempo porque se ha desenchufado la heladera y lo que ella contiene se deteriora día a día.

El final se parece a lo que ya vivimos tantas veces. La trilogía de atraso cambiario, déficit fiscal y endeudamiento es minimizada por el ministro de turno y conduce como una vía férrea hacia un destino único y conocido.

El mercado siempre termina resolviendo los problemas que los hombres se niegan a reconocer y estamos cada vez más cerca de ese día.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...